Rockeros alzan la voz por Wirikuta

A las voces de músicos como Zack de la Rocha o Rubén Albarrán se sumó la del poeta Javier Sicilia; 60,000 personas, según Ocesa, acudieron al festival ofrecido este sábado en el Foro Sol.
zack  (Foto: AP)
CIUDAD DE MÉXICO (Agencias) -

Zack de la Rocha, vocalista de la banda de protesta estadounidense Rage Against The Machine, se unió a la lucha de las comunidades indígenas huicholes y músicos latinos en defensa de la reserva natural y cultural de Wirikuta, durante el festival que se realizó el sábado en el Foro Sol de la Ciudad de México.

De la Rocha volvió a México después de varios años para sumar su voz y exigir al Gobierno federal la protección a la zona huichol conocida como Wirikuta, en la que hay concesiones mineras que esperan sean canceladas en su totalidad.

"¡Qué viva la gente huichol, ¡Qué viva la gente de México! ¡Qué viva la justicia!", gritó el cantante ante la euforia de unas 60,000 personas, de acuerdo con cifras de la promotora Ocesa.

Zack de la Rocha, músico y activista social mexico-estadounidense que en la década de 1990 apoyó el movimiento del Ejército Zapatista de Liberación Nacional, y conocido por su trabajo a favor de los inmigrantes indocumentados, acompañó en el escenario a la agrupación puertorriqueña Calle 13 durante la interpretación de su canción "Calma pueblo".

El poeta y activista Javier Sicilia, que encabeza el Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad, también participó en el acto masivo, con el que se busca concientizar y socializar la situación que enfrenta esa zona asentada en el desierto de San Luis Potosí, en el centro del país.

"Su paz, su fuerza, es la democracia de esta nación, no lo olvidemos. ¡Fuera la minera de Wirikuta!", dijo Sicilia antes de pedir al público que hiciera un minuto de silencio.

"El silencio grita profundamente, había un autor que decía que el grito más fuerte es el del silencio, por nuestro dolor, por el dolor de Wirikuta, por el dolor de nuestra nación", pronunció el poeta durante una breve intervención con el Colectivo Aho, conformado por artistas y activistas, y entre los que participan Rubén Albarrán, de Café Tacvba y Roco, de Sonidero Mestizo.

El espectáculo de Café Tacvba, uno de los más esperados, inició con el tema "Las flores", que unió al foro como una hermandad defendiendo un mismo ideal.

Durante los casi 60 minutos que duró el recital se pudieron escuchar temas emblemáticos en la carrera de la banda como "Ingrata", "Cero y uno", "Locomotora" y "Si pudiera comenzar".

"Gracias a todos los hermanos por apoyar al Wirikuta, desde aquí reciban un gran abrazo fraternal, unámonos por defender lo que es nuestro".

"Lo que está sucediendo en Wirikuta está sucediendo en todas partes del mundo, nuestras aguas y ríos se están contaminando", sentenció Albarrán.

El vocalista apoyó la descalificación del anuncio que el Gobierno Federal dio hace unos días en el que aseguró que 45,000 hectáreas del Wirikuta fueron declaradas como reserva libre de explotación minera y anunció que la empresa canadiense First Majestic Silver Corp cedió también parte de sus permisos en el área para que no se haga ninguna explotación.

"Fuimos engañados por una máscara mediática", dijo durante la presentación del grupo, que también aprovechó el momento para apoyar al movimiento de estudiantes conocido como Yosoy132.

Esa manifestación es resultado de una iniciativa por parte de estudiantes universitarios en México para mostrar su descontento por el presumible sesgo informativo de las cadenas de televisión a favor del candidato del Partido Revolucionario Institucional (PRI), Enrique Peña Nieto, y por la corrupción de la clase política.

René Pérez, vocalista de Calle 13, también mostró su apoyo al mencionado movimiento estudiantil en México al mostrar la leyenda "Yo soy 132" pintada en su espalda.

El festival no sólo presentó una amplia variedad de ritmos musicales, sino también carpas en las que se ofrecieron actividades que promovían campañas sociales y ecológicas en pro de la comunidad de Wirikuta y las que buscaban que los jóvenes cobraran conciencia al respecto.

El espectáculo se dividió en dos escenarios, el azul y el rojo, con un total de 18 agrupaciones, además de contar con una carpa exclusiva para los amantes de la música electrónica.

Durante el festín musical, las miles de almas reunidas en el recinto pudieron escuchar aparte de rock otros ritmos como reggae, ska, surf, reggaeton y hasta cánticos y rezos ancestrales.

Dichos ritmos fueron ejecutados por bandas como 22, Luix Saldaña, Ginger Ninjas, Lengualerta, que a pesar de no ser agrupaciones tan consolidadas en el país obtuvieron un gran recibimiento por parte de los asistentes que se envolvieron en este festejo.

El festival, organizado por el AHO colectivo, albergó a grupos que apoyaron la causa, hecho por el cual ninguna agrupación cobró. Algunas bandas, provenientes de diversas partes del continente, como Colombia, Argentina y Estados Unidos, financiaron sus traslados.

Durante el evento se le dio una gran difusión a las actividades y artesanías hechas por las comunidades de Huicholes, como la carpa de temazcal, en la que el público podía realizarse limpias espirituales o relajarse.

Hubo además decenas de pancartas en donde los jóvenes demostraban su inconformidad ante la situación por la que atraviesa el país, algunas de ellas más subidas de tono que otras, pero todas con consignas políticas.

Pasada la medianoche y para cerrar la fiesta, el AHO colectivo dio las gracias a los miles de asistentes que se dieron cita para alzar la voz en favor de los indígenas de este país.

¿Quieres más noticias como esta?
Recibe nuestros artículos sobre viajes, moda, lujo, cultura y estilo.

Al grito de "¡Wirikuta no se vende, se ama y se defiende!" músicos y asistentes participaron en el evento para apoyar a los huicholes y su Wirikuta, que en 1999 fue declarado por la UNESCO uno de los 14 sitios naturales sagrados del mundo sujetos a protección.

Con información de AP y Notimex

Ahora ve
La compra de Fox y otras predicciones acertadas de ‘Los Simpson’
No te pierdas
×