El fotógrafo Héctor García fallece

El artista mexicano, uno de los más grandes de la lente, murió a los 88 años de edad en el DF; el maestro será reconocido este domingo a través de un homenaje de cuerpo presente en Bellas Artes.
hectorgarcia  (Foto: Notimex)
CIUDAD DE MÉXICO (Notimex) -

El fotógrafo Héctor García, considerado como uno de los más grandes artistas de la lente de México, falleció este sábado en la Ciudad de México. De acuerdo con su familia, el periodista gráfico de 88 años de edad murió a las 7:00 de la mañana en su domicilio y a causa de una insuficiencia cardiaca.

Fue discípulo de otros grandes de la fotografía, como Gabriel Figueroa y Manuel Álvarez Bravo, y el ya fallecido escritor Carlos Monsiváis lo bautizó como "El Fotógrafo de la Ciudad".

García nació en la Ciudad de México en 1923. Estudió en el Instituto de Artes y Ciencias Cinematográficas, donde fue discípulo de  Álvarez Bravo y Figueroa.

Desde 1945 trabajó como periodista gráfico para diversas publicaciones de México y del extranjero; además obtuvo el Premio Nacional de Periodismo en 1958, 1969 y 1979.

Héctor García desempeñó tareas docentes en el Centro Universitario de Estudios Cinematográficos (CUEC), de la Universidad Nacional Autónoma de México.

A partir de 1960 realizó más de 65 exposiciones individuales en México y el extranjero y participó en otras tantas muestras colectivas. Además, su obra se encuentra en importantes colecciones públicas y privadas.

Héctor García "deja para la posteridad más de un millón de negativos, pulso del devenir de México y del mundo", declaró su esposa, María García.

El maestro fotógrafo será reconocido este domingo a través de un homenaje de cuerpo presente en el Palacio de Bellas Artes, confirmó su viuda y compañera de vida.

"Estaba enfermo y padecía de una arritmia, en realidad, se podía quedar dormido en cualquier lugar y en cualquier momento. El próximo 30 de junio cumpliría siete años de estar en cama", añadió su compañera de toda su vida.

Sin embargo, dijo María García, el ánimo del maestro era tan vital que pese a todo, mantenía su gusto por viajar, salir a comer y asistir a los sitios donde se llevan a cabo actividades afines a su labor de periodista.

Héctor García pedía que lo llevaran a comer y todavía el pasado fin de semana la familia asistió a uno de sus restaurantes favoritos en el Centro Histórico de esta ciudad. "Fue el sábado, lo llevamos en su silla de ruedas y él, feliz. Lo mismo que cuando lo llevábamos a galerías y exposiciones", abundó María.

La viuda comentó que muchas personas e instituciones la consultan sobre la obra de Héctor. "Me preguntan ‘¿Tienes fotografías de tal o cual tema? y yo les contesto ‘¡Pregúntame de qué no tenemos fotografías!', porque Héctor por la lente de él han pasado los acontecimientos y personajes más importantes del Siglo XX".

Con alrededor de millón y medio de negativos, la Galería-Fundación María y Héctor García alberga gran parte de las obras del occiso.

Con cinco salas permanentes y temporales, las obras de García tienen como objetivo promover y difundir los valores culturales de la fotografía documental y periodística.

De joven, como muchos más, Héctor García decidió dejar su barrio, en La Candelaria de los Patos, para probar suerte en Estados Unidos. A su regreso, el artista se topó de frente con una nación en crisis, la cual no hallaba su camino.

Tuvo entonces que emplearse cargando bultos de papel en un periódico sobre cine, también la hizo de 'carga cables' en los estudios Churubusco.

Edmundo Valadés, cuentista, periodista, editor e intelectual mexicano, vio en el joven ayudante un talento único, por ello lo mandó a estudiar a la Academia de Arte Cinematográfico, donde conoció a los legendarios Gabriel Figueroa y a Manuel Álvarez Bravo.

¿Quieres más noticias como esta?
Recibe nuestros artículos sobre viajes, moda, lujo, cultura y estilo.

Héctor se calificó como un fotógrafo trotacalles colmado de anécdotas y dueño de un archivo todavía por explotar.

Lo mismo fue amigo de bailarinas exóticas que de personajes de renombre o intelectuales de izquierda.

Ahora ve
Nobel de la Paz 2017 advierte el peligro “de que alguien pierda los estribos”
No te pierdas
×