Trina Turk: La moda sin tanto drama

La diseñadora ha logrado el éxito en una industria despiadada con su ropa práctica para mujeres; habla de las ventajas de lanzar una empresa sin un plan de negocios y con un ambiente agradable.
Trina Turk  (Foto: Tomada de CNNMoney.com)
Shelley DuBois

La diseñadora de modas Trina Turk realizó su primera exposición en la Semana de la Moda de Nueva York el 10 de febrero. Considerando que lanzó su propia línea de ropa en 1995, es un período relativamente largo sin tener una presentación en el evento, dice. Pero es igual de bueno para Turk. Ella no sentía la necesidad de saltar a ese ambiente tan rápidamente.

Turk aporta una actitud tranquila estilo California a la moda. Todos sus diseños están inspirados en el Estado Dorado, afirma. Después de 17 años, cuenta con tiendas en todo el país y también vende su ropa a numerosos mayoristas. Turk está expandiendo su marca para abarcar todo tipo de negocios, desde ropa de cama hasta fundas para iPhone. Pero eso no significa que vaya a trasnochar en la Semana de Moda o que vaya a crear un ambiente de trabajo desagradable.

Trina Turk habló con Fortune sobre los pros y los contras de lanzar una línea sin un plan de negocios y cómo mantener bajo control el drama en una industria despiadada.

Tu nombre es la columna vertebral de la marca en su conjunto. ¿Cuál es tu filosofía de la moda?

No estoy aquí para ser la próxima pionera del diseño de modas. Estoy pensando en las mujeres y en las preocupaciones prácticas de su vida, porque así es quién soy. Creo que algo puede ser hermoso y halagador, sin costar 5,000 dólares.

¿Cómo reclutas a los diseñadores creativos con ese argumento?

Ha sido una evolución. Hasta hace ocho años, yo esbozaba y diseñaba cada cosa yo misma. Y poco a poco construí un equipo de diseño que entiende que no me gusta mucho lo quisquilloso; no me gustan los pliegues y los lazos. Con el tiempo, aprendieron lo estético.

Cuando empiezas a trabajar con cualquier diseñador, hay una curva de aprendizaje. Todavía no he tenido a alguien que comience e inmediatamente entienda lo que estamos tratando de hacer aquí. Tal vez esa persona está ahí afuera, pero no la he encontrado todavía.

Y tú ya has pasado por eso. ¿Cómo pasaste de trabajar para otros diseñadores a iniciar tu propia línea?

Ya sabes, honestamente, nunca escribí un plan de negocios. Simplemente empecé. Y no tenía idea de en lo que me estaba metiendo. Tenía una pequeña cantidad de dinero en ahorros. Trabajé días muy largos, y era sólo yo. Yo estaba conduciendo por ahí con rollos de tela en mi coche y los entregaba. No podría hacerlo de nuevo, era increíblemente demente.

Es casi como si, gracias a Dios, no supieras lo que hacías.

Es cierto, lo he pensado muchas veces. Creo que si hubiera hecho un plan de negocios, me habría sentido tan intimidada por lo que iba a tratar de hacer que tal vez no lo hubiera hecho. Yo simplemente me lancé. Supongo que parte de mi misión era la de no tener que trabajar para alguien más. Cuando comienzas, literalmente por ti mismo y estás haciendo tantas cosas, te acostumbras a hacerlo todo.

¿Qué se siente pasar de esa modalidad a ser gerente?

Creo que uno de mis mayores retos a medida que esta empresa crece es encontrar la manera de dejar de lado algunas de estas cosas y dejar que otras personas hagan su trabajo.

¿Cómo equilibras dejar ir cosas y mantener tu propia estética?

Creo que una de las razones por las que estamos todavía en el negocio 17 años más tarde es porque ha habido un aspecto coherente en lo que hemos estado haciendo. Al fin y al cabo, tienes que parecerte a algo, no puedes simplemente saltar hacia cualquier tendencia que se presente. Tiene que haber algún tipo de identidad, que es, supongo, mi gusto.

Después de 17 años, te presentaste en la Semana de la Moda de Nueva York la semana pasada. ¿Por qué ahora?

Tenemos un negocio exitoso y puedes hacer negocios sin participar en ese evento en particular, pero nos pareció que era el momento para asegurarnos de que la gente sepa que estamos aquí y que estamos haciendo moda de una forma más elevada y visible.

¿Cuál fue la inspiración para la línea que mostraste?

Nuestro tema fue la California moderna. Soy algo aficionada a la arquitectura, y en el sur de California hay mucha arquitectura modernista que encuentro inspiradora: realmente se trata de los materiales que hablan por sí mismos en lugar de un estilo complicado o un embellecimiento.

Todo el mundo dice que es mucho más difícil hacer que una habitación blanca normal luzca bien que lo que es hacer que una habitación muy decorada luzca bien, porque te das cuenta de las imperfecciones. De la misma manera, tratamos de escoger los mejores textiles que podemos y luego hacemos un estilo que sea relativamente sencillo y simplemente permitimos que el material se muestre.

¿Cómo fue tu primera Semana de la Moda? ¿Fue una locura?

Lo más interesante fue que contratamos a una empresa de producción, a un estilista, y a un director de casting, los cuales trabajan en estos desfiles de moda todo el tiempo, y todos dijeron: "Wow, ustedes son tan organizados".

Creo que hay mucho drama en nuestra industria, y creo que hay mucha gente que se desvela trabajando justo antes del evento, y en realidad nosotros no hicimos nada de eso. Todos tuvimos ocho horas de sueño.

En mi mente, los diseñadores que se preparan para la Semana de la Moda están lanzando telas por todos lados, haciendo demandas irracionales.

Sí, bueno, supongo que podría ser así. Creo que algunas personas tal vez prosperan en este tipo de drama, pero yo no.

¿Cómo mantener la calma en una industria tan despiadada?

¿Quieres más noticias como esta?
Recibe nuestros artículos sobre viajes, moda, lujo, cultura y estilo.

He trabajado para algunas, cómo decirlo, personalidades fuertes en algunos ambientes que yo realmente no creía que fueran muy productivos. Yo simplemente quería tener un lugar de trabajo donde todo el mundo tratara a todos con respeto, ya fuera el chico que estaba empacando las cajas en el almacén o el presidente ejecutivo.

Eso es algo que siento que hemos logrado aquí. No creo estarme engañando a mí misma al decir que a la mayoría de la gente que trabaja aquí le gusta trabajar aquí. En el esquema de nuestra industria, creo que es casi tan agradable como es posible.

Ahora ve
Este panda disfruta de la nieve en Washington como pocos
No te pierdas
×