Internet arruinó las citas para siempre

Servicios como Match.com, OKCupid y Facebook han destruido el misticismo de las primeras citas; la cantidad de datos sobre una potencial pareja en Internet provoca que seamos demasiado selectivos.
Citas en linea  (Foto: Getty)
JP Mangalindan

La icónica cantante rockera de los 80, Pat Benatar, fue quien popularizó la frase "el amor es un campo de batalla", pero ha sido la ubicuidad del Internet móvil la que lo ha hecho realidad.

Hace unas semanas, tomé un café con un empresario de veintitantos años. Uno de los temas que surgió fue tener citas en la era de Facebook, OkCupid y la infinidad de otros servicios digitales que pululan por ahí.

Siendo un chico guapo y seguro de sí mismo, él había descubierto que Internet de hecho le dificultaba tener citas y, al menos en un caso, lo hizo imposible. Cuando invitó a salir a una linda chica en una fiesta, ella le solicitó amistad en Facebook antes de la cita -lo cual no es raro- y él aceptó.

Una vez que lo hizo, tuvo acceso a un tesoro de información: sus bandas, películas y programas de televisión favoritos y a las fotos de sus vacaciones recientes. Esto puede parecer un armamento valioso. Entre más información tienes sobre el otro, mejor... ¿o no? Pero después de unos minutos de ojear su perfil, descartó la idea de una cita.

"¿De qué íbamos a hablar? Sentí como si ya supiera todas las respuestas a las preguntas que le preguntaría durante el café", explicó. (Nunca se reunió con ella).

El suyo claramente no era un caso de ‘amor verdadero', o ni siquiera de lujuria. Pero éste es el punto: Justo como Facebook (que ha facilitado que todo el mundo se mantenga en contacto) ha creado su marca propia de etiqueta narcisista, los servicios en línea y móviles han dado lugar a un comportamiento selectivo de compras que prioriza la apariencia más que nunca. Inicia sesión en Match.com, y encontrarás una red casi infinita de rostros y edades.

Entra a la aplicación móvil de la comunidad gay Grindr, y la mitad de las fotos de los chicos más cercanos a ti pueden ser fotos de torsos anónimos. En el caso de la primera red, es sólo después de hacer clic en el perfil de alguien cuando puedes conocer más sobre él o ella. En el caso de la última, creo que las palabras sólo son la decoración del escaparate.

Lo que es peor, los servicios en línea permiten un nivel descarado de superficialidad melindrosa tipo Seinfeld. ¿No te gusta el hecho de que el cabello de un chico parezca muy escaso? Siguiente. ¿Piensas que a una chica le haría bien perder unos kilos? Siguiente. ¿Odias ese lunar en su mejilla? ¡Siguiente, siguiente, siguiente! ¿Por qué? Porque pensamos que podemos conseguir algo mejor, que alguien más guapo, más inteligente y más gracioso nos espera en el correo electrónico de OkCupid lleno de potenciales parejas, o literalmente a la vuelta de la esquina gracias a aplicaciones como Tinder que muestran los prospectos en las cercanías.

Y debido a eso, somos más propensos a salir de ‘shopping' y hacer juicios precipitados sobre la gente con la que estamos saliendo. ¿Me declaro culpable de esto? Por supuesto. Pero también he estado del otro lado. Un tipo con el que salí me arrojó por la borda vía mensaje de texto. ¿La causa? Había conocido a alguien más en línea mientras estaba en un viaje de cuatro días, y las cosas -tan incipientes como podían ser- estaban "yendo bien". ¡Ay!

¿Quieres más noticias como esta?
Recibe nuestros artículos sobre viajes, moda, lujo, cultura y estilo.

Ahora que la gente puede buscar parejas potenciales en línea, como si fueran elementos de un catálogo, geolocalizar reuniones desde una bicicleta fija apenas a dos metros de distancia, organizar una cita en grupo espontánea con la aplicación Grouper u organizar una serie de citas a ciegas en sucesión con Carzy Blind Dates, me pregunto si toda esta conveniencia tecnológica renovada ha hecho, en cambio,  que el romance sea mucho más difícil de obtener. Ahora bien, puede que estemos más preocupados por lo que alguien es en vez de por lo que no es.

Y como el empresario de veintitantos años me recordó durante el café, servicios como OkCupid, e incluso Facebook, eliminan mucho de la mística de las primeras citas. Así que, por supuesto, puede ser más fácil que nunca conseguir una cita, pero ¿qué tipo de cita será en realidad?

Ahora ve
“Los países nos dan a las peores personas”, dice Donald Trump sobre migrantes
No te pierdas
×