¿Puedes vacacionar sin tu teléfono?

Los empleados de PwC pueden salir de viaje y desconectarse completamente del trabajo; el gigante de las consultorías ha creado una cultura que alienta esta práctica. Descubre cómo.
vacaciones  (Foto: Getty)
Anne Fisher
FORTUNE -

Michelle Lee, una socia de impuestos de PwC en la Ciudad de Nueva York, tiene una lista de cosas que quiere hacer antes de morir. Busca haber visitado 100 países para cuando tenga 60 años. Hasta el momento, ha tomado vacaciones en 65, incluyendo un viaje a las Islas Galápagos y Machu Picchu, y una expedición de buceo con tiburones en la costa de Sudáfrica. El plan de este año: una semana de estancia en Bali en noviembre, con clases de surf.

La mejor parte es que ella da mucha importancia a ignorar su smartphone cuando viaja. "A menudo he elegido deliberadamente lugares con recepción móvil realmente muy mala", dice Lee. "Me gusta alejarme mucho, tanto mental como físicamente".

Al parecer, cada vez menos de nosotros conseguimos hacer eso. Considera lo siguiente: En 2012, el 52% de los empleados estadounidenses preveían trabajar durante sus vacaciones, según una encuesta de 1,094 trabajadores de tiempo completo realizada por la empresa de juntas virtuales TeamViewer y Harris Interactive. Este año, esa cifra subió a 61%. De ellos, el 40% dijo que leerían correos electrónicos relacionados con el trabajo, mientras que 54% anticipaba recibir mensajes de texto y llamadas telefónicas de la oficina. ¡Qué gran vacación!

Hace cinco años, la alta dirección de PwC decidió que los 30,000 (actualmente 37,000) empleados de la empresa regresarían más frescos y productivos si se alejaban del trabajo por completo.

"Habíamos tenido un otoño particularmente agitado, y existía la preocupación de que la gente quedaría agotada si pasábamos directamente a nuestra ocupada temporada de primavera sin ninguna interrupción", recuerda Jennifer Allyn, directora gerente de PwC. "Asi que, durante las vacaciones de diciembre, dimos a todos 10 días libres consecutivos y les animamos a desconectarse por completo. Muchos empleados nos dijeron que eran las primeras vacaciones sin trabajo que habían tenido en su vida".

El experimento fue tan eficaz para recargar las baterías mentales de la gente que, desde entonces, las vacaciones desconectadas se han vuelto parte de la cultura de PwC. Una de las razones por las que funcionan es que equipos y departamentos completos se desconectan al mismo tiempo, entre la realización de grandes proyectos, por lo que nadie se queda varado en la oficina tratando de comunicarse con un colega que está sentado en alguna playa.

"Hace falta mucha planificación y mucha comunicación, con anticipación", señala Michelle Lee, quien maneja a cerca de 40 colaboradores directos. "Pero con un poco de esfuerzo y práctica, probablemente casi cualquier equipo puede hacerlo. Ella recomienda estos tres pasos:

1. Involucrar a los clientes, incluyendo a los clientes internos, en la programación del tiempo libre. "Con los grandes clientes, anotamos su tiempo libre, así como nuestras propias vacaciones planeadas, en un gran calendario que enviamos a todos los interesados", dice Lee.

"De esta manera, todo el mundo sabe de antemano quién va a estar disponible y cuándo". Ella también envía recordatorios a los clientes y a otros empleados de PwC que participan en proyectos específicos, antes de viajar a sitios desconocidos: "La gente tiende a olvidar cuándo estarás ausente, así que los recordatorios les dan la oportunidad de plantear cualquier pregunta o duda antes de que te vayas".

2. Anticipa los problemas que puedan surgir y haz un plan. "Nos sentamos en equipo y reflexionamos sobre los detalles de los distintos escenarios", dice Lee. "Hablamos sobre: '¿si esto o aquello sucede, quién va a cubrirlo? ¿A quién puede contactar el cliente si no estamos aquí?'". Las tareas del día a día pueden delegarse a otro equipo, bien informado con anticipación, mientras que las decisiones de alto nivel (si las hay) son encargadas a algunos de los socios compañeros de Lee, a quienes Lee y su equipo cubren cuando ellos toman sus propias vacaciones.

3. Si no funciona sin problemas la primera vez, inténtalo de nuevo. Lograr unas vacaciones desconectadas a la perfección "conlleva, francamente, mucho trabajo por anticipado, y no siempre me tomaba el tiempo para hacerlo, por lo que hubo algunos problemas imprevistos al principio", confiesa Lee. "Pero si hay algunos problemas al principio, no deseches la idea de alejarte en un descanso real. Simplemente incorpora lo que has aprendido en tu plan para el siguiente año".

¿Quieres más noticias como esta?
Recibe nuestros artículos sobre viajes, moda, lujo, cultura y estilo.

Una sugerencia adicional, de Jennifer Allyn: Recuerda que, a final de cuentas, nadie es indispensable. La encuesta de TeamViewer encontró que, aunque más de la mitad de los empleados anticipaban trabajar desde lejos durante sus días libres, sólo uno de cada cinco (20%) dijeron que sus jefes esperaban que lo hicieran.

Como Allyn, quien es fanática del libro de la profesora de la Harvard Business School Leslie Perlow Sleeping With Your Smartphone, señala: "Gran parte del trabajo que la gente hace en vacaciones es autoimpuesto. Se necesita disciplina para sacar al trabajo completamente de tu mente". A finales de este mes, Allyn se embarcará en un safari de cuatro semanas en Kenia y Tanzania. "No llevaré mi teléfono", dice, "así no sentiré la tentación de revisarlo".

Ahora ve
Trump quiere enviar hombres a la Luna, como paso previo a llegar a Marte
No te pierdas
×