¿Es ‘networking’ o una cita romántica?

En ocasiones, las líneas entre la vida social y profesional pueden llegar a ser bastante borrosas; sigue estos consejos de expertos para crear redes laborales sin ser objeto de coqueteos románticos.
Restaurante comida amigos  (Foto: Getty)
Deena Shanker

Llegas a un compromiso profesional, tal vez un evento para hacer contactos (networking) o para tomar unos tragos con un antiguo colega. Esperas hablar de tu trayectoria profesional o la de la otra persona. Estás allí para construir tu red de contactos, fomentar las relaciones profesionales fuera de tu oficina, incluso para abrirte camino para ser considerado para un trabajo en el que tienes el ojo puesto. Pero cuando te sientas, la conversación se aleja de tus intereses laborales y se dirige al territorio personal.

Ahí es cuando te das cuenta: no estás asistiendo a un cóctel para hacer contactos. Estás en una cita.

En un mundo empresarial donde casi el 40% de la fuerza laboral reporta haber salido con un compañero de trabajo, las líneas entre la socialización profesional y las citas son borrosas. Sin embargo, aunque muchas oficinas tienen políticas claras y escritas sobre este tipo de comportamiento, no existen tales normas cuando se trata de crear redes de contactos.

Esta tierra de nadie se ha convertido en un campo minado para las mujeres solteras que tratan de subir en la escalera corporativa. Las aguas son turbias para los hombres también, pero como Ivan Misner, autor de Business Networking and Sex: Not What You Think, las mujeres se encuentran con estas situaciones "mucho más que los hombres".

Si no deseas acabar en una cita romántica, asegúrate de que eso no es lo que estás acordando. Todo comienza con la invitación inicial. Twanna A. Hines, educadora, escritora y comentarista que se enfoca en la relación entre sexualidad y cultura, advierte a los profesionales: "Sé clara desde el principio sobre cuál es tu resultado previsto para la reunión". Cuanto más específica seas, mejor. "Así que cuando estés poniéndote de acuerdo, expresa ese resultado".

La logística de la reunión también importa. Dorie Clark, experta en creación de marca personal y autora de Reinventing You: Define Your Brand, Imagine Your Future, aconseja mantener las reuniones de networking durante las horas laborales, en las que hay menos lugar para interpretaciones erróneas. Pero, admite, esto no siempre es posible.

Algunas personas simplemente están demasiado ocupadas durante el horario estándar de 9:00 a 5:00. En esos casos, Clark aconseja que te asegures de que tu atuendo es profesional.

"Incluso si te vas a reunir con alguien para ir a cenar o tomar unos tragos, no te vistas como si fueras a bailar", dice. Y para mayor certeza, aconseja: "Siempre ten un plan en alguna parte al que planees asistir después".

Pero incluso los mejores planes a veces salen mal. Si, a pesar de tus esfuerzos, acabas en una cita accidental, no todo está perdido profesionalmente. "Tu meta principal en esta situación es tratar de asegurarte de que la conversación no progrese hasta el punto de no retorno, es decir, que la persona se te insinúe directamente", dice Clark. Si la conversación parece estar virando en la dirección equivocada, trata de traerla de vuelta a los temas profesionales, o casualmente menciona a tu pareja.

¿No tienes una todavía? Según la investigación de Misner, no es raro que las mujeres no casadas usen anillos de matrimonio para evitar que los hombres les coqueteen en entornos profesionales. Tanto Clark como Misner sugieren traer a otro colega a las reuniones para desactivar la desagradable tensión romántica.

¿Qué pasa si has hecho todo lo posible para que la otra persona sepa que tus intereses son profesionales y no románticos, pero aún sientes que esa persona está buscando algo más? ¿Aún así puedes aceptar su ayuda? De acuerdo con Clark, "aquí es donde tu instinto entra en juego".

Si la persona es un caso perdido, márchate. Pero, "siempre y cuando creas que la persona tiene buenas intenciones, en lugar de maliciosas" dice Clark, "yo no veo problema en hacer lo mejor que puedas con integridad, para recibir su ayuda profesional y para dar tu ayuda profesional a esa persona".

Hines ofrece consejo similar: "Si alguien se ofrece a ayudarte y su motivación para hacerlo es que esperaba acostarse contigo, eso de ninguna manera te obliga a acostarte con esa persona ni a sentirte culpable si no lo haces".

Misner recomienda tener cuidado en este tipo de escenarios. Asegúrate de que no estás coqueteando con la persona o que no estás usando tu sexualidad para interactuar. "No es muy auténtico", dice. "Y si realmente quieres construir relaciones de negocios con la gente, tienes que ser auténtico".

También ofrece asesoramiento a la persona en el otro extremo de la conversación. Después de todo, a veces un avance romántico será bienvenido, la clave es identificar la diferencia. Para hacer eso, necesitas construir una relación. "Los hombres tienen una tendencia a actuar inmediatamente, y muchas veces olvidan preparar el terreno", dice Misner.

En lugar de coquetear directamente con un colega, conoce a la persona. "Cuando hayas establecido una relación, entonces llevarla al siguiente paso puede ser más obvio para ti", dice. El ciertamente lo sabe: conoció a su esposa en un entrenamiento de líderes de su organización de networking, BNI.

Ahora ve
Los bomberos rescatan a un perro atrapado en un arroyo congelado
No te pierdas
×