Futbol francés analiza iniciar huelga

Varios equipos podrían emprender un boicot por un gravamen de 75% a los salarios de sus jugadores; el impuesto es defendido por el presidente Hollande, que busca reducir el déficit presupuestario.
futbol francés  (Foto: CNNMoney)
Virginia Harrison

El mundo futbolístico en Francia se tambalea ante la negativa del gobierno a eximir a los equipos de un proyectado impuesto del 75% sobre los altos salarios.

Los equipos están amenazando con boicotear los partidos a manera de protesta, y la Unión profesional de Clubes de Futbol ha dicho que el impuesto amenaza con "matar" al futbol francés.

La polémica se desató cuando el presidente Francois Hollande se negó a excluir a los clubes de futbol del considerable impuesto, después de reunirse con representantes de la industria.

El ataque del líder socialista contra los que más ganan es parte de los esfuerzos por reducir el gigantesco tamaño del déficit presupuestario de Francia y apoyar a la debilitada economía.

"La necesidad de elevar las cuentas públicas justifica plenamente este esfuerzo que pedimos hacer a las empresas, que eligen dar altos salarios anuales", indicó un comunicado del Palacio del Elíseo tras la reunión.

Los empleadores deben pagar el impuesto sobre salarios superiores a 1 millón de euros (1.4 millones de dólares) al año, el cual será aplicado durante dos años.

La liga planea realizar una huelga en protesta a finales de este mes, el primer boicot de este tipo en más de 40 años.

Los clubes franceses ya están bajo presión financiera en medio de una disminución de las ventas de entradas y menores ingresos por derechos televisivos. Ellos argumentan que el impuesto hará a la liga menos competitiva y temen perder jugadores ante rivales europeos que paguen altos salarios.

Sin embargo, Hollande se mantiene firme. Un impuesto que castigue a los que perciben los salarios más altos en Francia fue un elemento central de la campaña electoral del presidente en 2012.

Tras intentar imponer el impuesto del 75% de forma directa sobre las personas, Hollande trasladó la carga a las empresas que pagan salarios de más de 1 millón de euros.

Su propuesta inicial llevó al actor francés Gerard Depardieu a asumir la ciudadanía rusa en protesta por el llamado impuesto a millonarios.

Sus intentos por revitalizar la maltrecha economía no han logrado reunir mucho apoyo hasta el momento. Hollande es profundamente impopular y los sondeos de opinión también muestran oposición a algunas de sus políticas fiscales.

Ahora ve
Oficialismo se queda con más de 300 de los 335 municipios venezolanos en disputa
No te pierdas
×