Cine mexicano: lo ves en el cine o (tal vez) ya no lo viste

Solo 33% de las cintas que se estrenaron en complejos comerciales o festivales llegó a DVD; este y el Blu-Ray son los formatos más importante de exhibición, después de la pantalla grande.
DVD Blu Ray  (Foto: Getty)
Sofía Sánchez Morales /
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

¿Cuántas veces te has perdido el estreno de una película en cines y has pensado: la veré cuando salga en DVD o Blu-Ray? Si se trata de una producción nacional, podrías estarte arriesgando a no verla nunca más, pues en el último año casi 70% de las cintas estrenadas en salas no llegaron a este formato.

La vida natural de una película luego de su producción consiste en estrenarse, ya sea en las pantallas de los cines comerciales o de los festivales y muestras cinematográficas, para después ser lanzada por vías como el DVD, la televisión o las actuales plataformas digitales.

En 2014 se estrenaron 68 cintas mexicanas, pero solo 22 llegaron a DVD y Blu-Ray, según datos del Instituto Mexicano de Cinematografía (Imcine), por lo que 46 películas “murieron” en las salas de cine, ya que estas películas corren con la misma suerte en otros canales de exhibición, como la televisión y las plataformas digitales.

Lee: 10 claves sobre el cine mexicano en 2014

Pero, ¿por qué sucede esto?

Dos universos

La principal razón por la que más de la mitad de los estrenos mexicanos no llegaron al formato DVD el año pasado, es que no fueron comercialmente atractivos, coinciden analistas consultados por CNNExpansión.

“En el cine nacional hay dos diferentes universos”, afirma Juan Carlos Domínguez, coordinador de investigación del Anuario Estadístico de Cine Mexicano 2014, elaborado por Imcine.

“Uno de ellos es el cine comercial que tiene el claro destino de llegar a las salas de cine y de ser distribuido por todas las ventanas posibles, DVD, TV de paga, etcétera.

“Por otro lado (hay) un universo más limitado donde las películas de alguna manera buscan una distribución mucho más en festivales, en cineclubs, y que no necesariamente están perfilando su salida comercial en DVD“, explica Domínguez.

El productor y director Roberto Fiesco lo explica de manera contundente: si a la cinta no le fue bien en taquilla difícilmente la van a sacar en DVD, ya que “casi nunca es el mismo distribuidor el que te va a sacar en salas de cine y otro el que va a sacar la película en DVD“, aunado a que en México se hacen producciones muy caras que no logran recuperar la inversión.

“No hay un círculo de recuperación real (en la industria mexicana), no hay una expectativa de recuperación de las películas y ninguna ventana por los costos que tienen. ¿Por qué se siguen produciendo películas?, porque hay dinero en la producción”, añade el ganador del Ariel por el documental Quebranto.

Una muestra de esto son los ocho títulos que lograron rebasar la meta del millón de espectadores en las salas de cine en 2014. Todas las películas que alcanzaron esta cifra se encuentran en DVD: La dictadura perfecta, Cásese quien pueda, Cantinflas, La leyenda de las momias de Guanajuato, ¿Qué le dijiste a Dios?, El crimen del Cácaro Gumaro, Más negro que la noche y Guten tag Ramón.

Mejor la veo en Internet

En México el canal de exhibición más importante, después de los cines, es el DVD. Más del 80% de los mexicanos cuentan con un reproductor de este formato, según el Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática (Inegi).

Pero la tecnología avanza y el cine no es la excepción. El consumo del DVD disminuye año con año; por el contrario, la penetración de las plataformas digitales como Netflix o Claro Video es cada vez es mayor.

“Han venido migrando los consumos“, explica Juan Carlos Domínguez. “Se prevé que el DVD, como en Europa y Estados Unidos, vaya disminuyendo su distribución en la medida en que las plataformas digitales se posicionen en el país“.

La película mexicana más taquillera del año pasado, La dictadura perfecta, se estrenó en la plataforma digital Netflix tan solo cinco meses después de su llegada a las salas de cine. El tiempo normal de lanzamiento, explica Domínguez, es de 6 meses después del estreno para un DVD y 6 meses más para la llegada a televisión de paga.

Leonardo Cordero, director de la distribuidora ND Mantarraya, concuerda. “Para nosotros el DVD no es un formato que ha muerto, pero es un formato que se está reinventando“.

“Creo que es una cuestión más de coleccionistas, o de gente asidua, que les gusta tener (películas) físicamente", dice Cordero, cuya compañía envía a DVD todas las cintas que estrena en salas, pero que también ha empezado a experimentar con las plataformas digitales.

¿Y la piratería, apá?

Según el Imcine, de las películas mexicanas estrenadas en 2014, el 40% se encontraron en el negocio informal.

Esto quiere decir que el número de estrenos que se encuentra en negocios informales es mayor al distribuido de manera legal; por lo que no solo es más barato, sino más fácil, ver cine nacional en DVD a través del consumo de la piratería. 

“Creo que lo que hay que eliminar es la piratería, que es el principal obstáculo que hace que la película no sea adquirida (de manera legal), y es comprensible porque es más barato, incluso a veces la distribución es mejor”, opina el director de ND Mantarraya, quien ha distribuido películas de los cineastas mexicanos Amat Escalante y Fernando Eimbcke.

Según la Asociación Mexicana para la Protección Intelectual (Ampri), 7 de cada 10 mexicanos adquieren productos piratas y los productos más pirateados son los CD, DVD y libros, entre otros.

“Es preocupante, debemos esforzarnos para que la gente encuentre nuestras películas en la mayor cantidad de lugares posibles, y tengamos maneras de competir realmente con la piratería, también hay que trabajar para combatir la piratería digital. Hay que crear audiencia, para que se pueda respetar y valorar el trabajo que hacemos“, explica Cordero. 

¿Quieres más noticias como esta?
Recibe nuestros artículos sobre viajes, moda, lujo, cultura y estilo.

Sin embargo, esta no es la visión de todos en la industria cinematográfica. El cineasta Bruno Santamaría considera que el que vende piratería es un “promotor de cine“ y representa “una forma más para que la película sea vista“.

La serie mexicana XY en su página de Facebook invitó a sus seguidores a adquirir por medio de la piratería las temporadas de la producción.

"Aunque no sea políticamente correcto, les recomiendo - pues es la única forma de tenerlas - que vayan a un distribuidor de series piratas y ellos por sólo $240.00 les darán las e temporadas. Ni modo si ellos no la venden o no la promueven es importante que llegue a más público. Ojalá estén de acuerdo", establece la página de la serie. 
Ahora ve
Estos son los mejores inventos del año
No te pierdas
×