¿Cómo convertir el estrés en algo positivo?

Entender los beneficios de la respuesta del cuerpo al estrés nos puede ayudar a actuar bajo presión; estar estresado puede ayudar a mejorar la memoria, la creatividad y algunas relaciones.
estres  (Foto: Getty)
Carina Storrs
(Reuters) -

¡No te estreses! O sí. A pesar de la mala reputación que ha tenido el estrés hasta ahora, hay una apreciación creciente sobre los beneficios de este tipo de presión.

“Piensas que el estrés es malo, pero las investigaciones muestran que en moderación y con los recursos adecuados, no todo es así”, dijo Elisabeth Conrad, profesora asistente de psicología de la Universidad de Utah.

La diferencia entre el estrés bueno y el malo, apuntan los expertos, recae en cómo vemos la situación. Es la diferencia entre sentir angustia, el lado malo del estrés, y su primo que nos hace sentir bien llamado eustrés.

Al menos esa es la premisa del libro “The Upside of Stress: Why stress is good for you and how to get good at it," (El lado amable del estrés: Por qué es bueno para ti y cómo hacerse bueno en ello), que salió a la venta este mes. Fue escrito por Kelly McGonigal, una psiquiatra de la Universidad Stanford y hay datos para sostener su argumento. Un estudio de 2013, por ejemplo, sugiere que la gente que ve el estrés como una respuesta natural son mejores en ahuyentar el pánico y desempeñar un mejor papel en una prueba de comunicación oral.

Lee: Cinco posturas de yoga para combatir el estrés 

Los beneficios de sobrevivir a situaciones estresantes y enfrentarse a ellas efectivamente, se podrían multiplicar. La habilidad de resistir el estrés también podría ayudarte a emplear los beneficios que vienen de estar en apuros. Un pequeño estudio encontró que los hombres jóvenes lograban incrementos en su memoria a corto plazo después de ser puestos en una situación social estresante. Otros reportes sugieren que la presión te puede hacer más creativo y responsable.

El bueno, el malo y el tóxico

Si bien eventos o cambios como comprar una casa o casarse parecen alegres, son estresores. “Nada es objetivamente positivo, todo está en cómo lo percibes”, dijo Todd Kashdan, profesor de psicología de la Universidad George Mason. “La gente se estresa por estas cosas y lo que pensamos de estas situaciones importa inmensamente”, dijo.

De igual forma, la mayoría de las situaciones no son objetivamente negativas, aunque algunas sí califican, dijo Kashdan. Ataques, desastres naturales y la pérdida del empleo son algunos ejemplos. Aún así, estos tipos de estrés son manejables, especialmente con el apoyo de la familia y amigos.

Pero hay casos en los que el estrés puede ser peligroso. El estrés tóxico, que puede surgir de adversidades de alto nivel o frecuencia, ocurre cuando la respuesta de nuestro cuerpo al estrés, que normalmente nos ayuda a lidiar con una situación difícil –incluyendo el aumento del ritmo cardiaco y de los niveles de hormonas del estrés- se pone a funcionar a todo lo que da. Puede generar daños permanentes, particularmente en niños, quienes pueden sufrir retrasos en el desarrollo y enfrentarse a mayores riesgos de padecer enfermedades crónicas.

Mientras más sabes

El estudio de 2013 que pedía a la gente que hablara en público le dio una lección sobre estrés a cerca de la mitad de los participantes antes de que entraran a la situación incómoda. La lección trataba de la respuesta del cuerpo al estrés y lo importante que es para la supervivencia, además de los estudios sobre los beneficios psicológicos del estrés. No sólo los educados en estrés tuvieron una respuesta al estresor reducida, por ejemplo tuvieron un ritmo cardiaco menor, también se desempeñaron mejor de acuerdo con el panel de jueces.

Lee: Estrés y ansiedad 'enferman' a las empresas mexicanas

“Hablar en público puede ser muy estresante para muchas personas”, dijo Conrad, quien no estuvo involucrada en el estudio. “En esta investigación se trata de cómo evalúas la situación y lo que piensas sobre el significado de estar estresado”.

Etiquétalo

De acuerdo con Kashdan, hay estrategias para convertir una situación como hablar en público, que es el mayor miedo en los Estados Unidos, de una amenaza atemorizante a un reto motivante. Parte de ello se reduce a darle un nombre a sus emociones.

Kashdan y sus colegas recientemente revisaron estudios que encontraron que la gente que explica sus emociones en términos específicos probablemente tienen menor riesgo de sentirse atrapados en situaciones estresantes. “Si digo ‘estoy triste’ o ‘estoy enojado’ en lugar de algo crudo como ‘estoy estresado’, puedo pedir ayuda o pensar en lo que tengo que hacer”, dijo Kashdan, quien es autor de “The Upside of your Dark Side” (Las ventajas de tu lado malo), que explora cómo los rasgos de la personalidad que usualmente son vistos como indeseables, como ser sumiso o egoísta, pueden resultar ventajosos.  

Los beneficios del estrés

¿Quieres más noticias como esta?
Recibe nuestros artículos sobre viajes, moda, lujo, cultura y estilo.

El estrés es más que sólo una molestia con la que tenemos que lidiar. Es un recordatorio de que estamos haciendo algo que nos apasiona. Como McGonial escribió en su libro, “No te estresan las cosas que no te importan, y no puedes crear una vida significativa sin experimentar algo de estrés”.

Kashdan concuerda. Sin estrés, dijo, “no tendríamos relaciones y amistades a largo plazo, la crianza sería imposible, no podrías volverte sabio ni fuerte”. Él agregó que “Siempre que haya una oportunidad de demostrar tu fuerza o potencial y hay un reto, hay una oportunidad de usar el ‘estrés bueno’”.

Ahora ve
Sebastián Piñera lidera las elecciones presidenciales en Chile
No te pierdas
×