El cerebro detrás de un imperio multimillonario de la moda

Riccardo Tisci, director creativo de Givenchy, está celebrando 10 años en la casa de moda; su jefe, Bernard Arnault, presidente y CEO de LVMH, habla sobre su colaboración.
Riccardo Tisci  (Foto: Getty Images/Archivo)
Lianne Turner y Fiona Sinclair Scott
(Reuters) -

Cuando le pidieron que se uniera en el 2005 a la casa de moda Givenchy como el nuevo director creativo, Riccardo Tisci no podía entender por qué la marca –reconocida por su vestido negro a la Audrey Hepburn y estilo francés burgués– lo quería.

Joven, provocador, jugando con la religión, el sexo y las referencias góticas, no era una opción obvia.

Givenchy no es la única casa de moda en reclutar a un líder creativo joven. Olivier Roustering, 29, se convirtió en director ceativo de Balmain en el 2011, Emilio Pucci dio la bienvenida a Massimo Giorgetti a su negocio italiano a principios de este año; Alexander Wang, quien ya se ha ido, pasó un periodo corto en Balenciaga y Jonathan Andersen se unió a la marca de lujo Loewe a los 30.

Bernard Arnault, presidente y CEO de LVMH, empresa matriz de Givenchy, admitió que siempre existe el elemento de riesgo.

“No es suficiente (tener a un diseñador talentoso). Hay ejemplos en el mundo de la moda de diseñadores muy talentosos con excelentes marcas y a veces no funciona”.

No es el caso de esta colaboración. A diez años, Riccardo Tisci es la marca, y la marca ha evolucionado.

De acuerdo con Tisci, antes de que se uniera al negocio, Givenchy sufría una carencia de sensualidad y jovialidad, y como un diseñador joven, él introdujo estos dos elementos a la marca.

Ahora Givenchy es relevante e innovadora –incluyendo a celebridades fanáticas como Kanye West y Rihanna– pero la marca aún se afianza sobre el éxito y longevidad de su historia.

Esta temporada, Givenchy y Tisci celebraron su décimo aniversario con otro movimiento atrevido. La marca de 63 años movió su espectáculo SS16 de su habitual escenario en París a las calles de Nueva York.

Más que eso, en los días próximos al evento, la casa anunció que ofrecería boletos para el show a cientos de miembros del público –retando al concepto de exclusividad y alta moda–. Con el impulso de las redes sociales, las puertas están entreabiertas, ¿por qué no abrirlas del todo?

Tisci, amante de Americana desde la infancia, sabía que si vendría a Nueva York alguna vez, él quería hacerse notar, él quería, en sus propias palabras, “celebrarlo propiamente”.

El resultado, una emocionante presentación con el atardecer en Manhattan como telón de fondo el 11 de septiembre, codirigida por el artista y Marina Abramovic, amiga de Tisci.

¿Quieres más noticias como esta?
Recibe nuestros artículos sobre viajes, moda, lujo, cultura y estilo.

Más de 80 modelos caminaron en la pasarela en una mezcla de looks listos para usar y de alta costura, se escucharon presentaciones en vivo y seis pistas –de diferentes géneros y culturas de todo el mundo- se escucharon a través del muelle 26 en el río Hudson a la vez que la marca anunciaba: Somos relevantes, somos atrevidos y quizás lo más significativo cuando el sector de lujo ha puesto la mirada en China– estamos comprometidos con el mercado estadounidense.

 

Ahora ve
Hallan gigantesca área de contaminación oceánica del tamaño de México
No te pierdas
×