‘Lemmy’, la figura del “sexo, drogas y rock and roll”

El músico se convirtió en un ícono para los amantes del rock debido a su peculiar estilo de vida; Kilmister siempre insistió en que Motörhead era un grupo de rock y no de heavy metal.
lemmy Kilmister  (Foto: Reuters)
(Reuters) -

La típica figura de la trilogía: "sexo, drogas y rock and roll", Ian Lemmy Kilmister, que falleció por cáncer este lunes a los 70 años, fue un pionero del heavy metal, admirado e imitado por los grandes del rock.

Lee: Fallece ‘Lemmy’ Kilmister y Motörhead muere con él

Invariablemente vestido de negro, desde sus botas hasta su sombrero de vaquero, con el pelo largo e imponentes patillas, el músico se había convertido en un ícono cuya notoriedad superaba el círculo de los amantes del rock.

Aunque sus problemas de salud le obligaron a dejar el whisky por el vodka (con naranja, según él algo menos nocivo para la diabetes) sus excesos eran tan famosos que la cuestión de su muerte era recurrente en muchas de sus entrevistas.

"Aparentemente, soy indestructible", decía en agosto pasado a The Guardian con motivo de la publicación de su álbum número 22 con Motörhead, Bad Magic.

Kilmister, quien siempre atribuyó su longevidad a que no consumió heroína, vivía en Los Ángeles, California, en Estados Unidos. Aunque estaba considerado como un pionero del heavy metal, siempre insistió en que Motörhead era un grupo de rock and roll, "la banda más ruidosa del mundo", en sus palabras.

Se había tatuado su lema en el brazo, todo un resumen de su vida: "Born to loose, live to win" ("nacido para perder, vivo para ganar").

Su padre, excapellán del ejército británico, abandonó a la madre poco después de su nacimiento el 24 de diciembre de 1945 en Stoke-on-Trent .

Hijo único y solitario, Ian Kilmister se crió en la isla de Anglesey, en el extremo norte de Gales, donde se ganó el apodo de Lemmy.

Más apasionado por los caballos, las chicas y la guitarra que por los estudios, trabajó en una fábrica antes de probar suerte en Londres, en plena emergencia de la contracultura.

Con Jimi Hendrix trabajó en 1971 en el grupo de space-rock Hawkwind como cantante y bajista. Cuatro años más tarde, es detenido en plena gira canadiense por posesión de anfetaminas y eso le cuesta el puesto.

De regreso a Londres, decide fundar su propia banda, "rápida y viciosa como el MC5", como pionero del punk norteamericano.

Tras pensar en ponerle Bastard, opta por el título de la última canción que escribió para Hawkwind: Motörhead, término que designa a los consumidores de la droga speed (en jerga urbana anfetaminas, metanfetaminas y similares).

Más rápido y más fuerte

En momentos en que el punk comienza a desplazar a la corriente dominante de rock progresivo, Motörhead tocaba más rápido y fuerte que el resto.

Los álbumes Ace of Spades (1980, grabado en estudio), y No Sleep 'til Hammersmith (1981, en vivo) consolidan a la banda como uno de los grandes del hard-rock.

A pesar de la alta rotatividad de sus miembros, (Kilmister era el único sobreviviente de la banda original), el sonido se mantuvo sin evolucionar en las décadas siguientes.

Aunque inspiró a muchos adeptos del heavy metal, en primer lugar a Metallica, Lemmy Kilmister consideraba que el género era demasiado reductor y aseguraba que sus melodías tenían sus raíces en el rock de Little Richard y Chuck Berry.

Los temas de Motörhead abordaban a menudo las obsesiones tradicionales del género: motos de alta cilindrada, fans, odio a la autoridad y aspiración al infierno.

Pero Kilmister también fue un hombre que gustaba debatir temas de sociedad y un apasionado de la historia, en particular de las dos guerras mundiales.

Era conocido por coleccionar recuerdos del Tercer Reich, que acumulaba en su apartamento de West Hollywood. Su pasión despertaba a menudo polémica, aunque aseguraba no ser admirador del nazismo.

Este hombre que se jactaba de sus cientos de conquistas amorosas, dejó un hijo, Paul.

Ahora ve
Chile celebra elecciones generales con Sebastián Piñera como favorito
No te pierdas
×