Umberto Eco, el filósofo en un mundo diverso

Sus estudios en la semiótica y sus aportaciones a la literatura ayudaron a comprender las culturas; marcó una nueva forma de literatura en Italia con sus obras.
Eco nació el 5 de enero de 1932 en Alessandria (Piamonte, Italia) (Foto: AFP)
umberto eco  Eco nació el 5 de enero de 1932 en Alessandria (Piamonte, Italia) /  (Foto: EFE, )
  • A+A-
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

El escritor italiano Umberto Eco, quien falleció este viernes a sus 84 años, según medios italianos, dejó como legado su conocimiento de la semiótica, mismo que le permitió aprender de la diversidad y la tolerancia entre las distintas culturas, tal como lo expresó en una entrevista.

"Hoy en día estamos en contacto con tantas culturas y lenguas, tantas prácticas y costumbres que piden ser reconocidas, a veces de manera pacífica, a veces por la fuerza, que me parece más necesario confrontar diversos sistemas de comunicación o diversas visiones del mundo", señaló en una entrevista para El correo de la Unesco en 1993.

Esa fue la filosofía que Eco plasmó en sus obras y ensayos sobre la comunicación humana.

Lee: El escritor italiano Umberto Eco muere a los 84 años

Nacido el 5 de enero de 1932 en Alessandria (Piamonte, Italia) dedicó su trabajo a temas sobre comunicación, semiótica, estética y arte contemporáneo.

Sin embargo, el talento del escritor italiano no se redujo al estudio de los signos, también fue reconocido como novelista, una faceta con la cual dio un gran salto en 1980 al publicar su libro El nombre de la rosa.

Aquella novela, situada en la Edad Media, lleva al lector a un escenario de misterio, con un toque policial, en la que se busca resolver la muerte de varios religiosos en una abadía. La obra fue llevada al cine en 1986, protagonizada por Sean Connery.

El nombre de la rosa representa un texto que marca la aparición de una nueva forma de literatura en Italia, una meta que buscaba el Grupo 63 al que perteneció Eco a principios de la década de los 60.

En 2000, el escritor italiano fue condecorado con el premio Príncipe de Asturias de Comunicación y Humanidades, entregado a las personalidades cuya labor de creación e investigación en el conjunto de actividades humanísticas y en lo relacionado con lo que los medios de comunicación social aporten a la cultura universal.

Doctor Honoris Causa por 25 universidades e instituciones educativas a lo largo del mundo, así como condecorado con la Legión de Honor de Francia, además de formar parte del foro de sabios de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) desde 1992, Eco tuvo un numerosos reconocimientos en su carrera de más de medio siglo.

En su novela, El cementerio de Praga, generó polémica por el antisemitismo de uno de sus personajes. Ante ello, Eco comentó que su "intención era dar un puñetazo en el estómago de mis lectores".

Ahora ve