Sector editorial quiere precio regulado

La iniciativa que propone el 'precio único del libro' será discutida próximamente en el Senado; aseguran que la ley favorecería la diversidad de los títulos, la oferta, la competencia y el co
Juan Arzoz, presidente de la CANIEM y el escritor Alberto Ru
Nadia Talamantes
GUADALAJARA (CNNExpansión) -

Puede que entre ellos se ‘despedacen’ para lograr quedarse con una mayor cuota de mercado, pero ayer la industria editorial llegó a un consenso general: quieren precios regulados.

En una muestra pública de apoyo al proyecto de Ley de Fomento a la Lectura y el Libro que será discutido en breve por el Senado, representantes de diversas casas editoriales dieron su respaldo a la iniciativa.

Los portavoces que pidieron el “sí” a la nueva ley del libro que incluye un precio único fueron Ana María Cabanellas (presidenta de la Unión Internacional de Editores), Gloria Patricia Miranda (coordinadora de la Red Nacional Altexto), Gerardo Jaramillo (director general de Publicaciones UNAM), J. Ángel Quintanilla (presidente de la Fundación Mexicana para. el Fomento de la Lectura), la editora francesa Dominique Bourgois y Enrique Iglesias (secretario general Iberoamericano) fueron algunos de los apologistas de la legislación.

En el marco de la Feria Internacional del Libro (FIL) en Guadalajara, el escritor Alberto Ruy Sánchez criticó la actuación gubernamental al negarse a la adopción del precio único, “Los economistas que nos gobiernan atentan contra la multiplicidad de las librerías” declaró. Aunque se mostró optimista con la presente administración: “Calderón ha demostrado, a diferencia del anterior presidente, que sí lee.”

Hay pues, muchas esperanzas cifradas en la próxima decisión del Congreso mexicano en relación a la ley de libro, una vez que el precio único favorecería la diversidad de los títulos, multiplicaría la oferta, regularía la competencia, incrementaría los puntos de venta e incluso mantendría el precio del libro por debajo de la inflación. Actualmente, en toda América Latina sólo Argentina tiene un régimen de precio único.

Por su parte, el presidente de la Cámara Nacional de la Industria Editorial Mexicana (CANIEM), Juan Arzoz, anunció un convenio recién firmado entre la CANIEM y la empresa de mensajería Multipack, acuerdo que reduciría a una cuarta parte el costo del flete y favorecería la distribución de libros en el país.

Según cifras preliminares de un estudio estadístico elaborado por la CANIEM, la producción editorial en México durante el 2006 fue de más de 319 millones de ejemplares, comprendiendo publicaciones tanto del sector privado como público. El 88% de la venta de ejemplares se realiza en el país, sólo el 12% se exporta.

La suma de la facturación registrada en el sector privado en el 2006 asciende a poco más de 7,959 millones de pesos. Aún así, los editores gastan más en libros importados (96 millones de dólares) que lo que ganan con ejemplares exportados (71.4 millones de dólares), lo que arroja un déficit comercial de 24.6 millones de dólares.

Por desgracia, sólo el 6% de los municipios mexicanos cuenta con librerías, pues los canales de distribución -1,062 puntos de venta- se concentran en las grandes ciudades.

Ahora ve
No te pierdas