Industria, el gran vacío en el Congreso

Sólo 20 de 608 iniciativas legislativas se enfocan en la industria, pero ninguna se ha aprobado. Con sólo dos comisiones especiales para el sector, el Congreso muestra poco interés en este tema.
camara-diputados-congreso-NT.jpg  (Foto: Notimex)
Verónica Alcántara y Esteban David Rodríguez
CIUDAD DE MÉXICO (Manufactura) -

Con la creación de dos comisiones especiales que atenderán los sectores industriales más importantes del país: el automotriz y el de maquila y manufactura de exportación, parecería que los actuales legisladores federales están preocupados por apoyar a la industria nacional, tan golpeada por la crisis económica mundial.
Pero nada más lejos de la realidad si se considera que en plena turbulencia financiera, de las 608 iniciativas presentadas en el primer periodo ordinario de sesiones de la LXI Legislatura del Congreso de la Unión, sólo 20 han sido pensadas para el sector, y todas ellas se encuentran todavía en comisiones, pendientes de discusión y dictaminación.
En cuanto a los puntos de acuerdo que involucran al sector manufacturero, éstos son 13, de los que se aprobaron tres en este periodo, dos de los cuales dieron origen a las comisiones especiales para la Industria Automotriz y para la Industria Manufacturera de Exportación, encabezadas por los priistas, Melchor Sánchez de la Fuente y Alejandro Cano Ricaud, respectivamente.
Por las responsabilidades de cada órgano legislativo, la mayoría de estas iniciativas (13) han salido de la Cámara de Diputados (CDD), y 13 puntos de acuerdo (uno en conjunto con el Senado).
Y si bien hay quienes auguran que vendrá la recuperación tan esperada, con un mayor dinamismo económico en el primer trimestre de este año como menciona Alicia Bárcena, actual secretaria ejecutiva de la Comisión Económica para América Latina (Cepal), lo cierto es que también consideran que es urgente que México consolide esos indicios de repunte con medidas específicas para incentivar el mercado interno.
"Hay que dinamizar la industria. México tiene un potencial importantísimo, ya que cuenta con capacidad instalada, técnica y laboral, que deben ser aprovechadas; sin embargo, no habrá que dejar de hacer esfuerzos para incrementar la competitividad del país, y eso le toca al legislativo: cimentar una política industrial clara", asegura la especialista.
En su opinión, otra medida que se debe adoptar en medio de esta coyuntura, es el fortalecimiento del mercado interno, lo cual podría lograrse con una política de créditos al consumo y financiamiento a las empresas, en particular, a las pequeñas y medianas (pymes), afirma.

PROPUESTAS PARTIDISTAS

En cuanto a las prioridades de los grupos parlamentarios representados en las Cámaras, el Partido Revolucionario Institucional (PRI) parece el más proactivo en el rubro que nos ocupa, tal vez con el propósito de aprovechar el desencanto que los empresarios han mostrado hacia las decisiones económicas del gobierno panista de Felipe Calderón, para capitalizarlo. De este modo los priistas son autores de 11 de las 20 iniciativas con vocación industrial en este periodo y de seis puntos de acuerdo, incluyendo los de las comisiones especiales para el sector.
Para la diputada priista Narcedalia Ramírez Pineda, secretaria de la Comisión de Economía, la crisis confirmó la ausencia de un plan de desarrollo nacional, pues se ha perdido no sólo el nivel que se tenía, sino la reputación del país, por lo que el grupo parlamentario del que forma parte, se ha comprometido con un proyecto de nación, basado en una política industrial de largo plazo.
Su propuesta legislativa es recuperar el papel que, en su momento, tuvieron las secretarías encargadas de la planeación y regulación económica, con el fin de impulsar la construcción de infraestructura, de la organización productiva, el fomento al desarrollo industrial y el establecimiento de nuevas formar de regulación comercial y canalización del crédito.
Además, pugnarán por la modificación del modelo económico vigente, la recuperación del mercado interno con base en estrategias que superen en forma paulatina la actual dependencia del mercado externo y a las empresas trasnacionales. En el llamado a focalizar esfuerzos en infraestructura estaría un beneficio intrínseco para la manufactura, pues más de 36 ramas participan de forma directa en el sector construcción. Detrás del PRI, pero poco propositivo, está el Partido Acción Nacional (PAN). Sus legisladores tienen tres propuestas en el Senado y una en la CDD; además de dos puntos de acuerdo, éstos corresponden a exhortos al Ejecutivo Federal.
El diputado blanquiazul Leoncio Alfonso Morán Sánchez, también integrante de la Comisión de Economía, difiere de la legisladora priista, pues considera que la Secretaría de Economía (SE) ha logrado su cometido en el impulso a las pymes, mediante la capacitación, financiamiento y fortalecimiento de las cadenas productivas para detonar el desarrollo regional del país. Así, el legislador asegura que esto es algo que se debe aprovechar para darle continuidad.
En lo que sí coincide con el PRI es en la necesidad de desarrollar el mercado interno y dejar de depender de Estados Unidos (EU) y de los ingresos petroleros.
Fuera de esto, la industria definitivamente no figura en las agendas legislativas del Partido de la Revolución Democrática (PRD), ni de la ‘chiquillada' con representación en el Congreso. Los senadores perredistas sólo han presentado dos iniciativas en el Senado y dos puntos de acuerdo desde la CDD. El Partido Verde Ecologista de México (PVEM) tiene una iniciativa en favor de la industria y dos puntos de acuerdo; Nueva Alianza (Panal) también una; y los dos restantes —el Partido del Trabajo (PT) y Convergencia— no presentaron nada en este periodo de sesiones.
Y sin embargo, el diputado del PRD, Ramón Jiménez López, también integrante de la Comisión de Economía, expresa que la SE carece de un plan de desarrollo sectorial y regional sobre el cual gire la política económica, ya que, actualmente, éste atiende solamente a las grandes cifras macroeconómicas del país sin preocuparse de cómo se logrará elevar el crecimiento industrial.
La política industrial del país —afirma— ha sido ineficiente porque no existe una clara estrategia. Señala que los integrantes de su bancada se han pronunciado en favor de desaparecer el régimen de consolidación fiscal, porque se ha abusado de esta herramienta por parte de las empresas; no obstante sus apreciaciones, la bancada de ese instituto político en el Congreso, no ha presentado, aún, alguna iniciativa al respecto.
Estos datos sólo muestran las iniciativas y puntos de acuerdo destinados específicamente a la industria, sin embargo, otras propuestas económicas que impactan al sector no fueron consideradas en este análisis, debido a que no han sido motivadas por un plan de acciones para apoyar a éste.
Tal vez sea muy temprano aún -apenas ha concluido el primer periodo ordinario de sesiones-, pero la LXI Legislatura no está precisamente ocupada en los temas industriales, de hecho, parece que será más difícil conforme se aproxima la discusión de la reforma política del presidente, y después, el proceso sucesorio. (Con información de Diego Castillo).

Ahora ve
Los escenarios no lo son todo; estos son los otros negocios de los famosos
No te pierdas
ç
×