Las telas se comunican

Con prendas ‘inteligentes’, firmas de la rama textil-vestido buscan llegar a mercados más exigentes; afortunadamente para ellas, se trata de un nicho donde la competencia asiática no existe.
textilsustentable  (Foto: Archivo Manufactura)
Silvia Ortiz
CIUDAD DE MÉXICO (Manufactura) -

Encontrar en el mercado una prenda de vestir con un diseño que realce la silueta, corrija su estructura y combine con el color de piel de las personas, parece ya no ser suficiente para los consumidores, quienes, hoy en día, buscan productos más funcionales, por ejemplo: ropa que no se arrugue; prendas que se mantengan limpias; indumentaria que vigile el estado de salud de las personas; y textiles que permitan una mayor transpiración. Esto hace que el reto para la rama textil-confección sea mayor, pues no se trata sólo de hacer inversiones en tecnología para la producción, sino también en investigación y desarrollo (ID).

Expertos en moda y diseño refieren que se busca desarrollar nuevas técnicas en aspectos como: tecnología de polímeros, materiales compuestos, reciclado de textiles y polímeros naturales, así como en la aplicación de nanotecnología en fibras y procesos superficiales.

Bertha Lucía Mejía, gerente para el sector textil-confección del programa de Transformación Productiva del Ministerio de Comercio, Industria y Turismo de Colombia, ve como una oportunidad el poder aprovechar las riquezas de la biodiversidad "que nos ofrece nuestro entorno a partir de materias primas originarias y, en algunos casos, únicas, que con id pueden arrojar resultados y productos extraordinarios".

La experta afirma que, en la actualidad, se observan importantes avances en la microelectrónica, la biología y la nanotecnología, ciencias que incorporan nuevos procesos y aportan materiales y sustancias que permiten desarrollar productos nunca antes vistos. Empresas colombianas, por ejemplo, están incorporando elementos amigables con el medio ambiente para la confección de sus productos.

Una de ellas es Miratex, la cual utiliza fibras viscosas vegetales (soya, eucalipto, bambú, algas marinas) que, además de ser sustentables, tienen beneficios para el consumidor.

"En el caso de las algas marinas, que tienen vitaminas y minerales, al estar en la prenda y entrar en contacto con el cuerpo liberan estas propiedades que la piel absorbe", explica Fernando Palma, representante de Ventas de Miratex en Ecuador. Agrega que la ropa hecha con fibras de bambú protege la piel de los rayos ultravioleta. 

Los beneficios de este tipo de innovaciones son variados; sin embargo, el costo de los hilos para confeccionar se incrementa. "Aproximadamente uno y dos dólares son el precio normal de las hilazas que tradicionalmente se utilizan", refiere Palma.

El departamento de mercadeo de Miratex no para, investiga tendencias en colores y fibras, entre otras cosas. Sus directivos viajan por todo el mundo constantemente. A Dupont le compran tecnología (teflón) para confeccionar telas contra el agua, especialmente para prendas que utilizan los jugadores de golf.

Esta compañía, con 1,200 trabajadores, la cual exhibió estos productos en la feria Colombiatex de las Américas 2010, que se llevó a cabo en enero pasado en la ciudad de Medellín, Colombia, invierte en ID alrededor de 10% de sus ventas.

"Tenemos la convicción que en la empresa textil lo más importante es la innovación; la firma que no desarrolla este concepto no avanza, por eso le dedicamos esfuerzos tanto humanos como financieros al tema de la investigación", afirma Benjamín Gaviria, gerente de Ventas de Miratex en Bogotá.

El ejecutivo señala que el mercado demanda hilos y materias primas que contienen un alto contenido de productos naturales. Actualmente, del total de insumos que produce esta compañía, 5% son de este tipo.

México hace lo propio

Miratex le vende a Ecuador, Venezuela, Costa Rica, Panamá y Brasil. Con otros países del Caribe está realizando investigaciones de mercado y con México busca alianzas, ya que "Kaltex —empresa mexicana líder en exportación y fabricación de telas, fibras y ropa— es uno de nuestros proveedores de fibra y está muy interesada en participar en el desarrollo de nuevos productos", comenta Benjamín Gaviria, quien aclara que la idea de su firma es comprar más insumos a México y exportar producto confeccionado.

Si bien en América Latina las telas e insumos con ciertas funcionalidades ya son demandadas, este mercado se queda corto en comparación con países de la Unión Europea (UE), Estados Unidos (EU) y Japón, en donde se concentra la venta de estos productos, principalmente.

Y aunque en México existen empresas que fabrican telas e insumos, así como ropa inteligente, el mercado local todavía no se interesa por estos productos. Empresarios del sector atribuyen esto a los altos precios que se tienen.

"Los costos de producción de los productos ‘inteligentes' suben. Si el público te lo paga y ganas con ello, los haces. Aquí el que tiene la última palabra es el que compra. Estamos en un mercado de compradores y ellos definen qué es lo que tenemos que hacer", afirma Víctor Miklos, presidente de la Comisión de Pymes de la Confederación de Cámaras Industriales de los Estados Unidos Mexicanos (Concamin).

El empresario es dueño de la compañía ModePlaya, que fabrica ropa deportiva y de playa, nichos en los que el mercado de ropa ‘inteligente' está creciendo en países desarrollados, dice Rita Paradiso, directora de ID de Smartex–Italia y experta en funcionalidad.

Sin embargo, ModePlaya, que este año espera alcanzar ventas por 100 MDP, no fabrica estos artículos, ya que la mayoría de sus productos se comercializan en México, sólo exporta 5% de su producción. "Las telas inteligentes son un producto que yo no ofrezco, porque no me lo están demandando", dice Miklos.

En cambio, otras empresas mexicanas que fabrican fibras, telas y ropa deportiva para marcas extranjeras o el mercado de exportación sí están desarrollando productos ‘inteligentes'. Tal es el caso de Texturerías, que tiene su planta en el estado de Puebla y que le confecciona ropa deportiva a Nike, la cual figura en la lista de empresas internacionales que venden ropa y zapato deportivo ‘inteligente'.

"En la actualidad existen productos funcionales en el mercado. Podemos encontrar algunos ejemplos como Numetrex, Adidas y Nike, empresas que están trabajando no sólo en el campo deportivo, sino también en el de la salud, donde el tejido se utiliza para administrar fármacos u hormonas de una manera controlada", explica Paradiso.

Destaca que los tiempos están maduros para una nueva primera generación de textiles ‘inteligentes', y que no tenemos que esperar más.

En esta misma línea de pensamiento, Texturerías, empresa dirigida por Tony Kury, se alió recientemnente con la empresa Textivisión, la cual dedica una parte de su producción a las telas funcionales —alrededor de 20%, calcula Efraín Domínguez, del área de Ventas de esta empresa localizada en Tlalnepantla, Estado de México—. En el país, figuran en su cartera de clientes empresas como Vanity, Vicky Form y Walmart.

Las telas funcionales las comercializa sobre pedido. A EU le vende tela (fibra de nylon con aloe) que ayuda a que la piel se mantenga hidratada. A Texturerías, con quien empezó a trabajar en estos desarrollos desde hace tres años, le provee poliéster con tecnología Dri–Fit, cuyas propiedades hacen que las prendas absorban y sequen el sudor rápidamente.

"Esta tela tiene esferas en el lado que toca el cuerpo, de tal forma que la prenda no se pega por completo, y con el diseño Dri–Fit, la prenda se mantiene seca", explica Tony Kury, quien es también coordinador de la Comisión de Trabajo de Ferias y Exposiciones de la Cámara Nacional de la Industria del Vestido (CNIV) en México.

Actualmente, Texturerías fabrica unas 500,000 prendas de futbol de los equipos América y Monterrey. Espera duplicar esta cifra cada año a partir de 2013. Hasta 2009, Texturerías importaba telas de Taiwan.

Ambas compañías han realizado millonarias inversiones en tecnología e investigación. Sólo por citar un ejemplo, Texturerías desembolsó, en 2009, 500,000 dólares para la compra de una máquina para sublimar (imprimir el estampado en telas).

Esta alianza con Textivisión le permitirá a Texturerías tejer una red de negocio para exportar prendas a diversos países del mundo como proveedor de Nike, empresa trasnacional que factura 30,000 MDD al año, según calculan fuentes consultadas.

Se habla de que sólo tres países le confeccionan la ropa a esta marca que, asegura Paradiso, "está trabajando no sólo en el campo deportivo, sino también en el de la salud, donde el tejido se utiliza para administrar fármacos u hormonas de una manera controlada". 

Otro sector que está demandando telas inteligentes es el automotriz, así lo hizo saber, en Medellín, Juan Diego Cock, responsable de la división de Ingeniería de Producto de Renault, durante su participación en el Pabellón del Conocimiento, organizado por el Instituto para la Exportación y la Moda (Inexmoda) y la empresa Lafayette. El directivo comentó que esta industria requiere telas resistentes y con características que den confort al interior del auto.

La academia participa

Queda claro que aunque el mercado de este tipo de productos —cuyo valor estimado a nivel internacional es de más de 1,000 MDD— es todavía reducido en México, existe interés  por desarrollar estos artículos que ya no son cosa del futuro, sino del presente. Por ello, instituciones académicas se están sumando a estos esfuerzos. Sobre esto, Alfredo Viniegra Islas, encargado de la sección de Posgrado e Investigación de la Escuela Superior de Ingeniería Textil (ESIT), del Instituto Politécnico Nacional (IPN), expuso recientemente en un comunicado que la participación de esta casa de estudios en el sector textil es amplia.

Destaca que en el IPN se realizan pruebas del uso de la nanotecnología textil para la confección de chalecos antibalas, así como en  el tratamiento de fibras para proteger las prendas de los rayos ultravioleta, y en la creación de telas imifugas, que absorben el oxígeno y, por lo tanto, dilatan la combustión de las prendas.

Para la empresaria Patricia Medina, de Anderton y presidenta ejecutiva del Consejo Consultivo del Centro de Innovación y Diseño (Celmoda), el objetivo es buscar proyectos específicos en donde haya clientes potenciales.

La idea es que se detecten firmas que sean casos de éxito, "empresas que estén en un punto que hayan encontrado su nicho de mercado y que tengan su producto para comercializarlo; a esas compañías se les dará apoyo para crecer y para que den el siguiente paso", comenta.

México tendrá que redoblar esfuerzos para dar la batalla en este campo, en donde si bien se cuenta con empresas como Grupo Kaltex, que manufacturan productos inteligentes, también existen graves rezagos como el hecho de no tener ni siquiera un registro puntual del tamaño de la producción de insumos y ropa ‘inteligente'. El propio presidente de la CNIV Marcos Cherem Entebi, reconoce no tener idea del valor de la producción en el país de estos productos.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Eso sí, asegura que la CNIV trabajará muy duro en el tema, porque será una herramienta de competitividad para incrementar las exportaciones. "Hoy, cuando las ventas externas han caído mucho, nos damos cuenta que el valor agregado es parte fundamental de nuestro trabajo y, a través de telas inteligentes, moda y talento, es como podemos volver a crecer, exportar más y tener un mercado interno sólido", concluye el también director de Grupo Ismark.

Más noticias de Manufactura

Ahora ve
La NFL mantiene sin cambios su política sobre el himno nacional
No te pierdas
×