Cadenas de clase mundial

El Supply Chain Council de Estados Unidos promueve un modelo de gestión para realizar las mejores prácticas en las cadenas de suministro.
Cadena de suministros  (Foto: Cortesía Expansión)
Hugo Domínguez
CIUDAD DE MÉXICO (Manufactura) -

No hay que ser un instruido en temas relacionados con la cadena de suministro para entender la importancia que le dan los expertos: puede representar hasta 90% de los costos totales de una empresa, si se consideran todos los eslabones que intervienen, desde el consumidor final hasta el proveedor de insumos.

De acuerdo con Joseph Francis, director ejecutivo del Supply Chain Council (SCC), en Estados Unidos, este dato adquiere una mayor relevancia, cuando la mayoría de las empresas carecen de estrategias para administrar la o las cadenas de suministro donde participan.

“Hoy en día obtienes insumos y servicios de diferentes países, ensamblas en otro y diriges el negocio desde otro; estás en cadenas globales y debes hacer una buena gestión", dice Francis.

Pese a que en México hay una masa de empresas –transnacionales y extranjeras- que suelen administrar exitosamente sus cadenas, dando el expertise a sus proveedores, hay un universo de 4,000,000 de pequeñas y medianas empresas (pymes) que en su gran mayoría no han aprendido a hacerlo.

Para el director general de la consultora Calafia BMT, Herman Estrada, esta empresa y el Supply Chain Council han trabajado de la mano para llevar prácticas de clase mundial hacia empresas pequeñas, incluso en México. “Es una tendencia que ha ido creciendo”.

El SCC fue formado en 1996 por empresas como Bayer, Compaq, Procter & Gamble, 3M, Lockheed Martin, Nortel y Rockwell, quienes empezaron a  compartir información entre sí sobre las mejores prácticas y errores que cometían en su operación, con el fin de crear un modelo universal de gestión que fuera aplicable a cualquier industria, en cualquier país.

Esto dio como resultado la creación del Modelo de Referencia de Operaciones de la Cadena de Suministro (SCOR), un sistema de administración que abarca desde la reingeniería de procesos, benchmarking y mejores prácticas, las cuales se aplican en cuatro grandes rubros: abastecimiento, transformación (manufactura), distribución y planeación.

Francis asegura que el objetivo es mejorar las operaciones de las empresas que adoptan este modelo a través de tres niveles de madurez: evitar las malas prácticas, hacer sólo las mejores y poder implementar unas de clase mundial.

Al final, algunos de los resultados que pueden lograrse son reducción de 35% en el costo de distribución, de 50% en el área de producción y 70% en el manejo de inventarios.

Más información de Manufactura

Ahora ve
Desde el espacio, así se ve el huracán María mientras se agita por el Caribe
No te pierdas
×