Normas no obligatorias, pero necesarias

Las ‘normas privadas’, sin ser obligatorias, ya son parte de un código exigido por ciertas marcas; y las exigen a sus proveedores, sobre todo en sectores como calzado, vestido y muebles.
normatividad_ley_legal  (Foto: SXC)

Los fabricantes de marcas y distribuidores mundiales están exigiendo a sus proveedores cumplir con lo que se ha llamado ‘normas privadas', que son disposiciones sociales, medioambientales y de seguridad no obligatorias, pero fundamentales para participar en cadenas de proveeduría mundial.
Es por ello que la Organización de las Naciones Unidas para el Desarrollo Industrial (Onudi) lanzó la guía sobre normas privadas Cómo beneficiarse con las normas privadas. Guía sobre las normas privadas para proveedores de los sectores de indumentaria, calzado y muebles, dirigida a exportadores en países emergentes, y aquéllos en vías de desarrollo, que trabajan en los sectores del vestido, calzado y muebles con el objetivo de ayudarles a acceder a una producción globalizada y cadenas de minoristas.
Otto Loesener, jefe de la Unidad de Fortalecimiento de Capacidad Comercial de la Onudi, aclara que estas normas no son obligatorias, sin embargo, recomienda que los productores de los países en desarrollo sigan su evolución.
"Esta guía demuestra la importancia de las normas privadas para los fabricantes, con el fin de mantener su relación comercial con determinadas marcas o distribuidores mundiales. Es probable que estas normas adquieran cada vez más importancia en el futuro", advierte.
Las ‘normas privadas' son diferentes a las regulaciones técnicas y a las normas voluntarias nacionales, regionales e internacionales —como las que se pueden encontrar en las operaciones comerciales con cualquier socio— y también son conocidas como valores, ética, códigos, principios o moralidad, consideradas como un medio para promover el desarrollo social y la sustentabilidad en las cadenas de valor globales, dice la guía.
"Los proveedores tendrán que prepararse para hacer frente a estas normas privadas", asegura Loesener.
Y es que, de acuerdo con la guía, está aumentando la conciencia del consumidor respecto a los patrones de producción y consumo. Esta situación genera la reacción de grandes marcas y distribuidores, quienes están fijando normas más estrictas dentro de sus cadenas de suministro, a fin de mejorar el rendimiento social y ecológico de los fabricantes de países en desarrollo a lo largo de todas las cadenas.
En esencia -dice la guía-, muchas de las empresas multinacionales utilizan las normas privadas como un instrumento de gestión de la cadena de suministro y como un mecanismo para obtener ventajas de comercialización sobre sus rivales.
"Dado que los compradores son cada vez más conscientes de los riesgos para su reputación que conllevan las violaciones de los derechos de los trabajadores, las violaciones de los derechos humanos y la degradación del medio ambiente, sus proveedores directos deberán ejercer más control sobre lo que ocurre con sus propios proveedores o subcontratistas, y así garantizar la trazabilidad de los productos finales", advierte la guía de la Onudi.
La adopción de estas normas implica un costo para el proveedor, pero también tendrá mayores oportunidades de exportación y un incremento de su competitividad y eficiencia en la operación, por ejemplo, contar con mejores medidas de salud y seguridad pueden generar una disminución del ausentismo del personal, explica la guía.
Según detalla Loesener, el documento está dirigido a fabricantes de las industrias textil, calzado, cuero y muebles porque están dentro de los cinco principales sectores de exportación en los países en desarrollo.
Además, la guía se realizó mediante entrevistas con compañías exportadoras de estos sectores, ubicadas en India, Brasil y Turquía, por estar entre los cinco principales países exportadores de estas industrias.

Códigos de conducta

Estos códigos  del comprador componen el grupo más grande de normas privadas, pero son los menos conocidos. Cada uno tiene un alcance de aplicación limitado, es decir, se trata de un acuerdo entre la compañía compradora y su cadena de suministro. Pero, en conjunto, tienen un enorme alcance. Aquí algunos ejemplos.

1.- Código de conducta de H&M. Para ser proveedor de la firma sueca H&M hay que cumplir requisitos de responsabilidad social: no utilizar trabajo infantil y pagar un salario mínimo, entre otros.

2.- Iniciativa de Comercio Ético (ETI). Es una alianza de empresas, organizaciones y sindicatos para mejorar las condiciones laborales en las cadenas de suministro a nivel mundial.

3.- Asociación para el Trabajo Justo (FLA). Las firmas pactan controles internos, cumplen un sistema de Control Externo Independiente (IEM) y elaboran informes públicos sobre las condiciones de sus proveedores.

 normasprivadas.png

Más noticias de Manufactura

 

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

 

 

Ahora ve
Snapchat pasa de un filtro a ser un disfraz
No te pierdas
×