Aviones no tripulados con firma mexicana

Empresa de Guadalajara sorprende al mundo con tecnología e ingeniería nacional. Sus naves superaron a Israel y Estados Unidos, países líderes en este tipo de innovaciones.
Avion  (Foto: Jupiter Images)
Shaila Rosagel
CIUDAD DE MÉXICO (Manufactura) -

Cuando el avión no tripulado S4 Ehécalt viajó a Washington D. C en 2007 para participar en el premio Al Aube Outstanding Contributor Award, que otorga la Asociación Internacional de Vehículos No Tripulados (AUVSI), se trasladó en calidad de juguete, recordó Gustavo Villar Villar, director de Comercialización de Tecnología del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt). La razón: simplemente nadie creía que aquel artefacto que viajaba en partes y se armaría en Estados Unidos para el concurso, fuera un avión de verdad hecho en México.

La misma sorpresa que la aeronave causó en los agentes aduanales, se llevó el jurado del Al Aube Outstanding Contributor Award, quien en ese año otorgó la presea al mexicano S4 Ehécalt después de competir con más de 275 expositores de todo el mundo, (entre ellos de Estados Unidos e Israel), países líderes en el desarrollo de este tipo de tecnologías.

"Todos veían asombrados, muchos ni siquiera se daban cuenta que provenía de México, cuando ganó y se anunció, hubo quien hasta entonces supo que era mexicano", recuerda Gustavo Villar, quien fue testigo del nacimiento de este avión.

En Guadalajara, Jal., la empresa Hydra-Technologies diseña y vende aviones no tripulados desde 2005, gracias a un proyecto que nació en conjunto con el Fondo Emprendedores CONACYT-NAFIN.

Una empresa con vocación hacia la seguridad que fabricaba códigos de barras y tintas, tuvo la inventiva para desarrollar tecnología de punta al nivel de las innovaciones de los países más destacados en el área.

Ingenieros mexicanos en Electrónica, Sistemas, Aeronáutica, Robótica y Mecatrónica, diseñaron en 2005 el S4 Ehécalt, un avión creado para vigilancia aérea y reconocimiento a base de sistemas de video con aplicaciones militares y de seguridad pública.

Este avión puede volar durante ocho horas a 38 k/h en un radio de 80 kilómetros, mide 3.70 metros, tiene un piloto automático programable con puntos predefinidos, patrones de espera y regreso a base automático. Funciona a través de un Sistema Inercial de Navegación, se mueve a base de gasolina, con un sistema de mediano alcance no tripulado, elevado a 15, 000 pies.

Después de que el S4 Ehécalt obtuvo el AUVSI, la empresa planeó sacarlo a la venta. Hoy la firma tiene el G1 Guerrero, E1 Gavilán y E2 Colibrí.

Aunque se desconoce el costo de uno de estos aviones, la compañía reconoció en 2010 que la tecnología mexicana cuesta hasta cinco veces menos que un avión similar fabricado en Israel o en Estados Unidos. Además de ser diseñados y producidos en México, estos aviones están hechos a la orografía del país.

La empresa ya vende sus aviones a dependencias de gobierno, tales como la Fuerza Armada Mexicana y Protecciòn Civil de Jalisco, donde las aeronaves cumplen la función de realizar mapeos de riego en temporadas de lluvia y huracanes.

De acuerdo con Gustavo Villar, a la fecha existen alrededor de 16 sistemas compuestos por estos aviones y otras tecnologías que Hydra-Technologies desarrolló para su operación.

Más noticias de Manufactura

 

 

 

Ahora ve
Autoridades hallan fosa clandestina en las afueras de Tijuana
No te pierdas
×