Errores fatales para un emprendedor

La mitad de las empresas que se abren cada año cierran en los siguientes cinco años. Los fracasos empresariales se deben a errores de gestión y financieros.
Emprendedores  (Foto: Photos to Go)
Ivet Rodríguez
CIUDAD DE MÉXICO (Manufactura) -

La estadística marca que la mitad de las empresas que se abran en 2011, cerrarán en los próximos cinco años. En 2010 dejaron de operar cerca de 28,500 negocios, según cifras del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

Blanca Tapia, jefa del Centro Nacional de Apoyo a la Pequeña y Mediana Empresa (Ceapyme) de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), explicó que muchos de los fracasos empresariales se deben a errores de gestión y financieros que afectan el diseño y ejecución del negocio.

Tapia mencionó que entre los principales errores que cometen los emprendedores están:

Solicitar financiamiento sin saber exactamente en qué se va a usar, ya que cuando una empresa no tiene objetivos o estrategias definidas difícilmente sabrá cómo invertir el capital, por lo que corre el riesgo de gastar en rubros que no generan valor como sueldos, papelería o la renta del local, en vez de hacerlo en maquinaria o capacitación.

Producir o comercializar productos que no tengan un mercado definido es otro error que cometen muchos emprendedores, ya que abren un negocio sin antes analizar si el producto o servicio que venderán u ofrecerán responde a una necesidad real del mercado.

Otro muy común es el síndrome del ‘súper empresario', que cree que puede administrar todas las áreas de su empresa, lo cual no siempre es así, por lo que es recomendable que recurra a especialistas que lo puedan orientar.

A veces los emprendedores ven la planeación como un requisito para obtener financiamiento y una vez que lo consiguen se olvidan de las estrategias planteadas en el plan de negocio, en vez de seguirlas.

"Zapatero a su zapato", por ello lo recomendable es que el giro de la empresa vaya acorde con el campo de conocimiento dominado por el emprendedor.

Otro error que se debe evitar es quedarse en la zona de confort. Una empresa que no diversifica su portafolio de productos, sus estrategias de comercialización o sus canales de distribución tendrá menos oportunidades de sobrevivir que una que sí lo hace.

No invertir en investigación y desarrollo es un error grave. Todo desarrollo tecnológico cuesta, ya que implica trabajo intelectual, equipo e infraestructura, por lo cual no puede ser barato, sin embargo se debe de ver como una inversión más que como un gasto. A la larga representa la posibilidad de ‘apropiarse' de tecnología novedosa que puede devenir en más ventas.

Más noticias de Manufactura

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

 

 

Ahora ve
El 2017 comienza a despedirse con una lluvia de estrellas gemínidas
No te pierdas
×