Obesidad: reto para la industria

Reducir porciones y reformular productos son las acciones de la industria para revertir la obesidad. La obesidad cuesta al país 3,500 mdd anuales en atención médica y ausencias laborales.
Obesidad  (Foto: AP)
Ivet Rodríguez
CIUDAD DE MÉXICO (Manufactura) -

Reducción de empaques, reformulación de productos, sustitución de ingredientes y la búsqueda de nuevos mercados son las estrategias que ha seguido la industria de alimentos y bebidas procesados en México para ayudar a revertir el sobrepeso y la obesidad en el país.

México ocupa el segundo lugar mundial en obesidad y el primero en obesidad infantil. Cerca de 30% de la población mexicana mayor de 15 años padece obesidad y 70% tiene sobrepeso, dijo Horacio Anell, analista de la consultora Euromonitor Internacional.

Por otro lado, según Cecilia García, consultora independiente en nutrición y ciencia de los alimentos, uno de cada cuatro niños de entre cinco y 11 años están excedidos de peso, con una mayor incidencia entre las niñas. Se estima que desde 1999 el sobrepeso infantil afectaba a 18.8% de la población, el crecimiento de este segmento ha sido de 1.1% anual, alcanzando 26.2% en 2006 y 30% en la actualidad.

Se calcula que la obesidad y el sobrepeso cuestan al país 3,500 millones de dólares (mdd) anuales en atención médica y hospitalaria, ausencias laborales y otros. Si continúa esta tendencia esta suma se elevará a 6,500 mdd hacia fines de esta década.

Ante este panorama y antes de que la obesidad colapse el sistema de salud pública del país, el gobierno promovió en enero de 2010 el Acuerdo Nacional para la Salud Alimentaria (AMAP), el cual propone disminuir el consumo de azúcar y grasas en bebidas, reducir el consumo de azúcares y otros edulcorantes calóricos añadidos en los alimentos, disminuir el consumo diario de grasas saturadas en la dieta y reducir al mínimo las grasas ‘trans' de origen industrial, así como disminuir el consumo diario de sodio.

Anell comentó que para cumplir con estas disposiciones algunos productores de alimentos y bebidas procesados, como Barcel, redujeron hasta 50% los tamaños de las porciones, ofreciendolas ‘miniatura' de 25 y 30 gramos.

Algunos otros reformularon los productos reduciendo grasas totales, grasas saturadas, azúcares, sodio y las llamadas grasas ‘trans'. O, por el contrario, adicionaron sus productos con ingredientes funcionales. Fibras dietéticas como la linaza, vitaminas y minerales, frutas o vegetales en polvo, y omega 3 líquido, son algunos ejemplos de ingredientes que se le pueden agregar a los alimentos industrializados para dotarlos de un beneficio adicional.

Por su parte, los productores de bebidas carbonatadas han encontrado en los productos light o de dieta, una estrategia para conservar a sus consumidores. Según Anell, el crecimiento de las bebidas light es tres veces mayor que el de las tradicionales.

Más noticias de Manufactura

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

 

 

Ahora ve
Twitter eliminará la verificación de cuentas que infrinjan sus reglas
No te pierdas
×