Mi paciente es un robot

Hay simuladores cuyas características, síntomas y reacciones son parecidas a las de un humano. El diseño y uso de robots en la medicina se ha extendido en todas partes del mundo.
Robots  (Foto: Instituto de Cirugía Robótica)
Ivet Rodríguez
CIUDAD DE MÉXICO (Manufactura) -

Un estudiante de medicina ya no tiene que imaginar cómo reaccionará su paciente, ahora puede practicar con simuladores cuyas características, síntomas y reacciones son parecidas a las de cualquier humano.

Juan Gutiérrez Mejía, Profesor de la Escuela de Medicina del Tecnológico de Monterrey (Campus Ciudad de México), comentó que actualmente la tendencia en la enseñanza de procedimientos quirúrgicos en las escuelas se está moviendo hacia el aprendizaje con robots o simuladores.

El diseño y uso de robots en la medicina se ha extendido en todas partes del mundo. En España, por ejemplo, se diseñó un bebé robot que respira, sufre espasmos, simula diferentes tipos de llanto. Incluso se le puede tomar la presión o suministrarle medicamento vía cordón umbilical.

Este robot, llamado SimNewB, es usado por doctores y estudiantes para simular posibles complicaciones del recién nacido, como problemas respiratorios o cardiacos, y así saber reaccionar adecuadamente cuando se presente un caso real.

Robots cirujanos

Gutiérrez Mejía comentó que los robots además de servir como herramientas de enseñanza, también tienen aplicaciones en cirugías completas.

En México, el Instituto de Cirugía Robótica ubicado en Jalisco, cuenta con el Sistema Quirúrgico Da Vinci, que consiste en un robot quirúrgico diseñado para posibilitar cirugías complejas con invasiones mínimas al cuerpo humano. Se usa especialmente para operaciones de próstata, reparaciones de válvulas cardíacas y procedimientos quirúrgicos ginecológicos.

El robot quirúrgico Da Vinci permite a los cirujanos realizar intervenciones complejas y delicadas con una alta precisión y con tan solo algunas incisiones en el cuerpo. El cirujano opera el robot desde una consola con dos controladores principales y pedales. El sistema interpreta los movimientos del cirujano y los traduce a escala con movimientos precisos de los instrumentos.

Entre los principales beneficios para los cirujanos está mejor visión, mayor precisión y acceso a lugares difíciles, mientras que para el paciente esto se traduce en una recuperación más rápida, molestias menores, cicatrices más pequeñas, poco requerimiento de medicamento para el dolor y menor riesgo de infección, según datos del Instituto de Cirugía Robótica.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Más noticias de Manufactura

 

Ahora ve
Esta aplicación te permitirá detectar daños cerebrales desde tu smartphone
No te pierdas
×