Por qué un aeropuerto nunca debe cerrar

Garantizar y mejorar el tráfico de manera fluida y continua, es su tarea a diario.
Aeropuerto  (Foto: Photos to Go)
Schneider Electric México
CIUDAD DE MÉXICO (Manufactura) -

Gestionar el tráfico aéreo, los pasajeros y los equipajes son actividades básicas de los aeropuertos, mismas que conllevan muchas otras operaciones, pero la principal actividad de la administración de estos es garantizar y mejorar el tráfico de manera fluida y continua, por lo tanto, la alta disponibilidad y continuidad del suministro eléctrico es esencial en los aeropuertos.

Los pasajeros confían en el correcto funcionamiento de los sistemas, no importa si están haciendo el check-in, recogiendo su equipaje, o disfrutando de un café. Una falla, por mínima que sea, es percibida por los usuarios y los operarios de un aeropuerto ciertamente lo han escuchado por parte de usuarios insatisfechos.

Con base en la premisa anterior, se pueden identificar dos niveles de requisitos básicos para un aeropuerto:

Seguridad en el suministro para la plataforma técnica (aviones, torre de control, iluminación de tierra del aeropuerto)

Continuidad del suministro para la plataforma comercial (terminal de pasajeros, manipulación de equipajes, puentes aéreos...).

El corto circuito ocurrido el pasado 28 de septiembre en el aeropuerto de la ciudad de México, afectó al primero, y más importante de estos aspectos.

Es importante señalar que la tarea de garantizar la seguridad de las operaciones recae en los controladores aéreos, quienes deben coordinar los movimientos de miles de aviones, mantenerlos a unas distancias seguras entre sí, dirigirlos durante el despegue y el aterrizaje en los aeropuertos, dirigirles en condiciones atmosféricas adversas y garantizar que el tráfico sea fluido y no se produzcan retrasos. Sin embargo, para garantizar estas operaciones tan complejas y vitales, la torre de control necesita contar con un suministro eléctrico de calidad y alta disponibilidad para alimentar todos los equipos eléctricos y electrónicos (radio, radar, sistemas atmosféricos, sistemas de aterrizaje, iluminación de tierra...). Asimismo, la red de telecomunicaciones que conecta todos estos dispositivos necesita fiabilidad, alta velocidad y mantenimiento rápido y fácil.

Para garantizar un alto grado de disponibilidad y una óptima calidad de la electricidad, la torre de control debe tener a su disposición fuentes fiables de energía, elemento que falló el día de ayer. Para evitar este tipo de contratiempos, un aeropuerto debe contar con:

Redundancia en la alimentación eléctrica con generadores

Redundancia N+1 para los sistemas UPS equipados con un filtro THM (Total Harmonic Management) para evitar la reducción de potencia del generador y las interferencias debidas principalmente a los armónicos impares

El esquema básico consiste en una fuente redundante de alimentación BT con generadores y sistemas redundantes UPS: los sistemas UPS son de potencia media (de 100 a 200 kVA, en función de los equipos receptores conectados y del volumen de tráfico del aeropuerto).

Así mismo, asegurar el aterrizaje y despegue de los aviones es una de las principales preocupaciones de las autoridades aeroportuarias, otro elemento clave que se vio afectada por el incidente experimentado el día de ayer.

Es obligación de los operadores de un aeropuerto asegurarse que los sistemas de aterrizaje (Visual Aids and Instrumental Landing Systems) funcionan correctamente en cualquier condición, incluso si falla la alimentación eléctrica como ocurrió ayer. En tal caso, es vital contar con una unidad de alimentación auxiliar con un dispositivo de conmutación automática. Garantizar hoy la disponibilidad eléctrica de los sistemas de iluminación de una pista de aterrizaje es más crítico que nunca. En el anexo 14 del ICAO (International Civil Aviation Organization) y en "Aerodrome Design Handbook" se especifica el tiempo de interrupción esperado en función de la categoría de la pista:

Aproximación visual

Aproximación clásica

CAT I

CAT II

CAT IIIA

CAT IIIB

El tiempo de interrupción debe ser de 2 minutos, 15 segundos, 10 segundos, 1 segundo o cero segundos. Estos tiempos no podían cumplirse el día de ayer, motivo por el cual tuvieron que cancelarse todos los aterrizajes y despegues de las pistas del AICM.

Es claro que la disponibilidad del suministro energético es clave en las operaciones de un aeropuerto. Para ofrecer la fiabilidad de funcionamiento necesaria, la generación eléctrica en su totalidad (generador de emergencia, UPS, etc.), la distribución eléctrica (MT, BT, CA, CC) y otras instalaciones del aeropuerto (HVAC, etc.) deben diseñarse sobre la base de un estudio de interdependencia general que tenga en cuenta los conceptos de fiabilidad, disponibilidad y capacidad de mantenimiento como los ofrecidos por empresas como Schneider Electric.

Tecnologías avanzadas de escaneo, control de accesos de última generación, resguardo de equipaje e iluminación de seguridad, por ejemplo, han hecho de la disponibilidad garantizada un elemento igual de importante que los mismos sistemas críticos. Sin ella, las fallas pueden interrumpir las operaciones de un aeropuerto de la misma manera, o peor, que una nevada o una tormenta tropical.

Más noticias de Manufactura

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

 

 

Ahora ve
El primer crucero ecológico y sustentable será realidad en 2020
No te pierdas
×