Comercio: Lo mismo para todos

LIGIE busca homologar clasificación arancelaria entre países.
Ismael Jiménez

Las reformas involucran a todos los actores del comercio exterior de un país, por lo que requieren de aprobaciones legales por parte de sus respectivos órganos de gobierno; debido a esto, puede tardar entre tres y cuatro años su implementación en cada país. En este sentido, México ha venido realizado las adecuaciones necesarias a la nomenclatura de la clasificación arancelaria que deberá aplicarse a partir de julio de este año.

La Organización Mundial de Aduanas (OMA) ha trabajado en los últimos años para lograr una misma nomenclatura de clasificación arancelaria entre los países miembros del organismo y que, en su mayoría, también forman parte de la Organización Mundial de Comercio (OMC).

La última enmienda realizada por la OMA fue en 2004, cuando se llevaron a cabo 254 modificaciones de clasificación de mercancías.

México ha tenido importantes avances en la aplicación del sistema armonizado de clasificación, lo que lo coloca entre los países que mejor se han adaptado y adecuado a dicho esquema, incluso por encima de países como Estados Unidos (EU). Esta ventaja es consecuencia, entre otras cosas, de que antes de su adhesión a la OMA, nuestro país contaba con un sistema de clasificación similar a la nomenclatura de Bruselas.

Las modificaciones recientes buscan homogenizar los seis dígitos que se utilizan para la clasificación arancelaria y armonizar los siguientes puntos:
* Nomenclatura
* Reglas generales
* Notas legales
* Notas explicativas
* Criterios de clasificación
* Índice de productos

El Sistema Armonizado (SA) se modificará básicamente en tres aspectos: Enmiendas y cambios a la clasificación de mercancías; revisión de los textos en las partes en que la clasificación llega a ser confusa o poco clara y; una traducción del texto al idioma español. Esta será la primera ocasión en que se realiza una versión oficial en este idioma, lo que representa un gran logro luego del trabajo realizando de manera conjunta entre un grupo de expertos aduaneros de España, México y la Asociación Interamericana de Integración (ALADI).

Debido a lo anterior, la Secretaría de Economía (SE) ha ofrecido facilidades y garantías necesarias para la puesta en marcha de las nuevas disposiciones de la OMA. Con esta medida se busca:
1. Agilizar los trámites aduaneros.
2. Propiciar una mejor identificación y clasificación de mercancías.
3. Perfeccionar el control de los documentos aduaneros.
4. Evitar que se incurra en analogías incorrectas por error o dolo.

En el caso de México, las adecuaciones al SA por parte de la OMA no modificarán su política arancelaria actual, ni los compromisos internacionales en materia arancelaria (TLCs); tampoco sufrirá cambios la cobertura de restricciones y regulaciones no arancelarias actualmente vigentes; sin embargo, sí estará obligado a reclasificar ciertas mercancías, además de asignar nuevos códigos a otras.

Son estos cambios se estima que a partir de este año la TIGIE estará compuesta por 12,250 fracciones contra 11,929 que operaban en 2006.

Ahora ve
No te pierdas