Cuestión de estrategia

Cada etapa de la cadena de suministro muestra oportunidades de mejora constante.
Eva Zamora

Colocar los productos de manera ordenada y asegurarse que la mercancía con mayor demanda de consumo sea la más cercana a la salida, son acciones que pueden eficientar su cadena de suministro sin la necesidad de invertir en tecnología costosa.

A decir de Francisco Giral, director de Netlogistik, las empresas mexicanas tienen altos costos logísticos, pues gastan 50 centavos de cada peso del producto final en su almacenaje, mientras que el resto lo dedican al transporte.

“Dentro de un almacén 60% de los costos están asociados a la operación de surtido y recorridos físicos que se hacen en ellos para buscar la mercancía que el área de compras les demanda, es decir, hay exceso de inventario”, afirmó Giral.

Al respecto, Juan Arroyo, director de Miebach Logística (ML), mencionó que este gasto se debe al mal enfoque estratégico de las empresas ya que, si bien existen en el mercado soluciones tecnológicas que facilitan el flujo de la cadena, en ciertas ocasiones, los directivos no utilizan las adecuadas o, en el peor de los casos, aún no han detectado las fallas en la administración de la misma.

“Los encargados de gestionar la cadena de suministro deben flexibilizar el sistema operativo de la misma, es decir, implementar mejoras continuas a partir de la selección adecuada de montacargas, racks o simplemente en la modificación del tránsito en los pasillos”, indicó el directivo de ML.

Los expertos señalaron que es indispensable el uso de ciertos indicadores que faciliten el control de inventarios y, en este caso, la optimización de los procesos dentro del departamento logístico: Número de órdenes emitidas correctamente, la frecuencia con la que se formulan, el costo total de suministros, entre otras. En cuanto a inventarios: Cantidad de producto, ciclo de reposición, rotación de inventario, costo total de manejo de inventario, etcétera.

Con ello, afirman, cada etapa de la cadena de suministro muestra oportunidades de mejora constantes, ya que saber cuánto cuesta una devolución de los pedidos entregados tardíamente o cuántos pedidos son erróneos permite a la organización adoptarlos como nuevos indicadores para modificar las estrategias y alcanzar la tan ansiada excelencia logística.

Ahora ve
No te pierdas