El ABC del aire acondicionado

El mal funcionamiento de este sistema en la planta puede generar pérdidas.
Dos trabajadores reinstalan una unidad de 5 toneladas despué
Georgina Portas
CIUDAD DE MÉXICO (Manufactura) -

El aire acondicionado es un servicio del que no pueden prescindir las industrias, de hecho, su uso de forma cuidadosa y organizada ayuda a evitar gastos innecesarios, por lo que es conveniente tener un plan de contingencia y equipo de refuerzo, afirmó Roberto Figueroa, gerente nacional de Servicios de Trane México.

De acuerdo con Figueroa, la falla más común en el equipo de aire acondicionado de las plantas es la parte eléctrica, ya que es la más vulnerable debido a los apagones.

“El plan de contingencia previene alguna falla que tenga la fábrica en su sistema de aire acondicionado y evita que en el momento en que se paren los equipos, se pare producción por un largo tiempo”.

Según el experto, un plan de contingencia es una instalación física y contempla, por ejemplo, tener tres equipos en la instalación, para que dos estén trabajando de manera permanente y un tercero esté en stand by para cuando uno de los otros falle, lo cual da tiempo para reparar el equipo que se descompuso.

En particular, las compañías que se encuentran en zonas costeras son vulnerables a este tipo de problemas debido a factores climatológicos como la lluvia, por lo tanto, tienen que enfrentar apagones continuos que dañan la parte eléctrica del aire acondicionado como los contactores y arrancadores y eso, a su vez, puede ocasionar una falla en el control.

Figueroa añadió que otra falla común es la falta de mantenimiento del equipo y la mala operación, pues ocurre que los operadores no están bien capacitados y dañan los equipos.

Por ejemplo, después de una falla eléctrica se tiene que restablecer y revisar que no haya existido algún problema mayor en el área de control, sin embargo, a veces los operadores lo olvidan y arrancan el equipo sin haber hecho antes un chequeo, de modo que se vuelve a parar y se hacen repetidos intentos de arranque que dañan la parte eléctrica y mecánica.

Un error de este tipo –detalló– provoca que la falta de enfriamiento afecte directamente la producción, lo que representa pérdidas económicas significativas.

Generalmente en el caso del aire acondicionado hay dos grandes áreas: El proceso y el confort. El proceso es dependiente y el confort no. Cuándo se trata de una falla en el equipo de proceso es un impacto total porque detiene la fabricación de autos, plásticos o del producto a manufacturar.

Figueroa agregó que un plan de contingencia no sólo sirve para enfrentar un paro imprevisto, sino uno previsto, es decir, que si una planta planea bajar su ritmo de producción o parar máquinas durante el fin de año o la Semana Santa para darles mantenimiento, esto es posible rentando un equipo alternativo de aire acondicionado que trabaje, mientras al principal se le verifica.

“Tienen una semana más de producción. El plan de contingencia no sirve nada más de emergencia, sino para planear un paro previsto y darle mantenimiento al equipo”.

El experto insistió en que el implementar un plan de contingencia requiere una inversión que se paga sola, ya que la pérdida que tendría una fábrica debido a un paro causado por una falla en el sistema de aire acondicionado, sería mucho más grande: “Es como tener un seguro, prefieres no usarlo, pero sí tenerlo para cuándo lo necesites y no enfrentar una pérdida importante”.

Ahora ve
No te pierdas