La economía y la elección en EU

Para los que estamos conectados con la realidad económica de este país, ya esperábamos un viraj éste, sin duda, producirá cambios muy positivos.
Enrique Mora
Enrique Mora

El nuevo gobierno que Barack Obama está integrando será de representación múltiple, donde las capacidades jugarán un papel más importante que las ideologías.

Y ¿cuál será el efecto inmediato y mediato en la actividad económica? La verdad es que estamos en una posición privilegiada: “Tocando fondo”, es decir, estamos optimistas porque peor ya no pueden estar las cosas. Todo cambio tendrá que ser positivo.

En los meses recientes estamos viendo que, de pronto, la industria que provee fuentes de trabajo, se enfrenta a una competencia despiadada que le impide seguir en el negocio. La gente se queda sin empleo y emigra a otras ciudades o países.

Con el cambio de gobierno, podemos anticipar grandes posibilidades: créditos más accesibles y oportunidades para los mismos y nuevos empresarios. Tal vez tomará un par de años volver a ver a Estados Unidos (EU) como un modelo mundial, pero las ideas negociadoras de Obama a nivel de relaciones diplomáticas pueden comenzar a reducir tensiones mundiales y, eso, definitivamente nos debe beneficiar a todos los que no vivimos de la industria de la guerra.

Si bien sectores como el automotriz se han empecinado en no aceptar los cambios radicales necesarios para sobrevivir, hay otras que definitivamente han entrado en la cultura de la efectividad.

Además, una enorme desventaja de India, China y otros países competidores es que su tiempo de reacción y entrega son, a veces, demasiado largos. Otro inconveniente es que requieren compras de volúmenes grandes de producto y, obviamente, la transportación a gran distancia les afecta también.

De ahí que si los manufactureros locales ponen atención, mejoran sus procesos, consolidan calidad, agilizan sus entregas, aseguran su precio justo y buen servicio al cliente, llevan grandes posibilidades de recuperar terreno perdido.

Quizá sea ésta la mejor oportunidad que jamás hayan tenido los manufactureros mexicanos de adoptar sistemas eficientes de producción, que les permitan incrementar su flexibilidad y reconquistar mercados. Para la industria mexicana, este es un momento de cambio, de comenzar a tomar nuevos ejemplos gerenciales.

La manufactura es noble, pero se requiere hacerla inteligente si deseamos estar a la cabeza de cada industria. Se necesitan ingredientes que en el pasado fueron ignorados: Liderazgo y Motivación. Los gobiernos de los años recientes, comenzando por Ernesto Zedillo, han dado un giro impactante al estilo de gobernar y gradualmente veremos más mejoras.

Muchas empresas en EU y en todo el mundo están alineándose en este proceso de seguir nuevos modelos. Como todo cambio, puede ser difícil de aceptar al principio, pero por fortuna ya existen hoy una gran cantidad de ejemplos de eficiencia. México tiene brillantes casos: la empresa Mabe, por ejemplo, ha llegado a un nivel tan avanzado en técnicas de fabricación, que General Electric ha otorgado apoyo para que ésta produzca toda su línea de aparatos domésticos; Telmex es otro, y quizás comenzaremos a ver algunos cambios positivos en Petróleos Mexicanos (Pemex).

Otros son Maseca y Bimbo, cuya eficiencia les ha llevado a conquistar la industria alimenticia en eu. Son los nuevos modelos a seguir. Buscando hacer eficiente cada pequeña parte de cada proceso es como se puede llegar a integrar fuertes mejoras que se extienden de manera corporativa.

El tradicional heroísmo de nuestra micro, pequeña y mediana industria de México se verá recompensado a medida que busquen oportunidades para hacerse cada día más competitivas. El remedio está en casa. Descubramos la gran riqueza que representa nuestro recurso humano y comenzaremos a ver impactantes resultados.


Con más de 20 años de experiencia y más de 50 años en la industria manufacturera. Sus artículos sobre Liderazgo, Comunicación y Manufactura Esbelta están disponibles en: www.LeanExpertise.com; www.TPMonLine.com; www.PapaKaien.com

Ahora ve
No te pierdas