Los desafíos de Toyota

-
Anand Sharma

Toyota es tema frecuente de esta columna porque su sistema de producción es la base sobre la que las empresas pueden crear la transformación lean en sus propios mercados, lo cual les ayudará a alcanzar un éxito global similar al que esta automotriz ha alcanzado en el mercado de automóviles. Hoy, su éxito cubre las páginas de negocios y es la envidia de todos sus competidores.

En 2003, Toyota se adelantó a Ford para convertirse en el fabricante de automóviles número dos del mundo, sólo superado por General Motors (GM). La empresa japonesa está a un paso de rebasar a este gigante, escenario que probablemente se facilite por el hecho de que esta compañía, junto con otros fabricantes de automóviles de América, enfrentará serias dificultades operativas y financieras.

Hace algunas semanas se filtraron informes del "Plan maestro global" de Toyota, que incluye ganancias de 15% en el mercado global para los siguientes tres años. ¿Cómo planea hacer esto? La empresa espera obtener impulso a partir del incremento en sus ventas en China, India, Rusia y Brasil.

Estos mercados están expandiéndose con rapidez, a diferencia del norteamericano. Desafortunadamente, ellos también se orientan más hacia los vehículos colocados en el extremo bajo de la escala de precios, pues los salarios promedio no soportan la adquisición de autos de lujo en países como China e India.

El nivel de éxito que logre Toyota en estos nuevos mercados depende de varias fuerzas. La empresa podría producir sólo automóviles de costo medio y alto para los mercados de China e India, aunque la demanda general es menor en vehículos de lujo. Ello se debe a que el número de personas que pueden comprar este tipo de automóviles es aún importante y crece con rapidez. La empresa además se enfrentará con una fuerte competencia en el rubro de automóviles de bajo costo: Una empresa en India, Tata, se prepara para abastecer ese mercado, y China ya probó su capacidad para elaborar productos para las masas. Tata se estableció en 1945. A partir de ese año fue designada como la marca más confiable de India en una encuesta de consumo de A.C. Nielsen. La empresa planea introducir un "auto del pueblo" a un costo lo suficientemente bajo (2,200 dólares). Parte del plan de esta firma es mantener bajos sus inventarios o muy cercanos a cero, en tanto que se centraliza la producción de las partes de alto volumen y se descentraliza el ensamble final.

El que Tata logre tener éxito, depende de qué tan bien pueda poner en práctica su visión y qué tan confiable y elegante pueda ser el auto. Existe una fuerte demanda de autos sencillos, baratos y utilitarios, y si Tata puede superar la problemática de seguridad inherente a un vehículo pequeño, Toyota podría encontrar dificultades para competir a ese nivel de precio. Tata espera lanzar su "auto del pueblo" en tres años, casi al mismo tiempo en que Toyota piensa obtener ese 15% del mercado y convertirse en el fabricante de autos número uno.

Mientras tanto, China, otro mercado de automóviles grande y en crecimiento, también está intentando desarrollar marcas propias. Desafortunadamente, en lugar de tomar el concepto de Tata para producir algo único que pueda atraer a las masas, China se inclina más por copiar las marcas existentes. Por esta razón, Toyota puede estar en posibilidades de atraer a los consumidores chinos que quieren hacer una verdadera compra en lugar de una imitación, especialmente si existe diferencia en calidad entre sus vehículos y las ofertas chinas comparables.

La automotriz japonesa tiene una política que con frecuencia yo he denominado "manufactura distributiva", cuya característica es fabricar vehículos cerca de donde éstos se venderán, lo que bien podría ayudar a superar el deseo de algunos consumidores de "comprar localmente". Toyota ya tiene una planta en India, cinco en China y planea abrir una sexta el siguiente año, de modo que está posicionada para competir con los fabricantes locales de vehículos en cualquier mercado, de manera especial en el oriental.

Autor de The Perfect Engine (Free Press 2001) y The Antidote (Managing Times Press 2006), Anand Sharma fue nombrado "Héroe de la Manufactura" por la revista Fortune y es fundador y CEO de TBM Consulting Group.

Ahora ve
No te pierdas