Momento de reflexión

Muchos productos que tuvieron éxito el año pasado podrían necesitar un cambio drástico; esto para conservar el momentum del mercado.
Enrique Mora  (Foto: )
Enrique Mora

El inicio del año es siempre una ocasión oportuna para establecer nuevas formas de hacer las cosas. Siempre que queramos obtener mejores resultados de nuestros esfuerzos se hace necesario pensar en cambiar el método en que los aplicamos, aunque no siempre es fácil.

En lo referente a manufactura, muchos son los frentes en que uno se tiene que ubicar para llevar a cabo las mejoras que nos permitan avanzar lo necesario y poder mantener la competitividad indispensable, ya sea mercadeo, tecnología, servicio al cliente, relaciones laborales, procesos de producción, interacción con nuestra fuerza laboral y otros más.

Un caso patético que se repite con frecuencia es el de no percatarnos de las necesidades cambiantes de nuestros clientes. Muchos productos y modelos que tuvieron éxito rotundo el año pasado podrían necesitar un cambio ligero o drástico para conservar el momentum del mercado.

Las compañías de automóviles, aunque “repitan” modelos casi idénticos a los del año anterior, mantienen una constante observación de las tendencias para ofrecer al cliente características que hace pocos años no tenían importancia, por ejemplo: Conexión para iPod, sonido MP3, radio de usos múltiples que obedecen órdenes verbales, entre otros detalles. También crean nuevos colores y cosas de ornato o funcionalidad para adaptarse a las nuevas tendencias.

Sin embargo, hay cientos de productos que no han cambiado en años y negocios que mantienen las mismas líneas sin actualizar. Por otra parte, también vemos competidores que saltan al frente con nuevas ideas para hacer los productos más simples, atractivos, económicos, eficientes, y que produzcan utilidades.


Este es un llamado a la creatividad de cada uno de nosotros. Posiblemente no la hemos practicado demasiado en los últimos años, y este es el mejor momento para desempolvarla. Además de representar una gran ventaja, la creatividad es también bastante divertida. Una forma segura de activarla es mediante las “tormentas o lluvias de ideas”, un procedimiento muy simple y productivo.  Estas son algunas ideas para hacerlo:

  • Se reúnen varias personas que tienen el mismo objetivo, en este caso el de “inventar” algún nuevo producto o modificar lo que hemos estado haciendo por años. Se establece claramente el objetivo de entregar a nuestros clientes un producto que les proporcione óptimos resultados, confiabilidad, calidad, comodidad, belleza, y cualquier otra característica positiva, que nos permita no sólo mantener la clientela a la que hemos estado sirviendo en el pasado, sino conquistar nuevos clientes y usuarios. En estos tiempos el dominio del poder de compra se ha movido rápidamente hacia los jóvenes, de ahí que nuestro enfoque también necesita ser versátil y flexible.
  • Luego de explicar las consideraciones anteriores, se iniciará el ejercicio. Necesitamos a una persona encargada de escribir rápidamente por cada grupo. Es recomendable que se haga uno o más grupos de seis u ocho personas.

Las sesiones son sobre un tema específico, por ejemplo: ¿Qué otro producto podemos producir en la misma planta?, ¿qué mejoras podríamos hacerle al producto actual?, ¿qué opiniones o sugerencias hemos escuchado de algunos de nuestros clientes? Esto se define en un tiempo límite de dos a tres minutos.

Las reglas son simples: Ideas en cantidad, sin crítica y combinaciones de ideas y mejoras.

Se pide al líder (espontáneo) de cada grupo que lea las ideas que encontraron en su grupo. Veremos que a medida que se repita este tipo de ejercicio, los miembros de los equipos se comienzan a “soltar” más, y participan con mayor habilidad y efectividad en un ambiente de amistad, cooperación y productividad.

Es necesario hacer varias sesiones de tres minutos y documentar algunas de las ideas para ponerlas en práctica. M


El autor es consultor en Estados Unidos (EU) y ofrece servicios en varios sitios web (www.tpmonline.com y www.manufacturaesbelta.net).

Ahora ve
No te pierdas