Para navegar en aguas turbulentas…

El nuevo status quo es vivir en confusión; pero las organizaciones lean están en una mejor posición para prosperar.
â??EU ya no está en posición de dictar nada; hoy, los países
Anand Sharma

Los expertos de los medios manifiestan que la crisis nos está llevando a una recesión. Y sin embargo, hay gente fuera de este sector que dice que ha tenido el mejor trimestre de su vida. Así que, aún cuando pudiéramos no estar en una recesión económica real, desde luego que sí estamos en una recesión emocional. Y debemos aprender a vivir con ello.

Hay otro gran problema a la vista: la energía. En tanto que algunas facciones claman por combustibles alternativos, hay otras que creen que ni las alternativas nos salvarán de las deficiencias que experimentaremos más adelante.

¿Por qué? Porque cada vez más y más personas en las economías en desarrollo como India y China pueden comprar automóviles.

Los viajes por aire se incrementarán de manera dramática. El aeropuerto de Nueva Delhi, India, era una especie de ‘pueblo fantasma’ a mitad del día, ya que la mayoría de los vuelos llegaban de noche. Hoy, prácticamente no hay dónde pararse en ese aeropuerto a ninguna hora.

Empatemos la expectativa en el aumento de la demanda de combustibles con el crecimiento poblacional, así como el asociado incremento en el consumo de alimentos y agua y tenemos que la confusión se elevará a todos los niveles. En una reciente reunión en India, se hizo notar que lo que evitará que la economía siga creciendo a ritmo de 10% anual será la escasez de agua. No solemos pensar en eso, pero una tercera parte del mundo no tiene el mismo acceso al agua al que nosotros estamos acostumbrados. Y esto sólo va a empeorar.

Si sumamos todo esto, nos encontraremos en medio de —perdón por el cliché— la ‘tormenta perfecta’. El costo de todo lo que hagamos va a incrementarse. Combinemos los crecientes costos con las mortificaciones socioeconómicas de todo el mundo y el resultado es una aguda caída en la confianza del consumidor.

En el libro titulado The Post-American World  (El Mundo Post-Estadounidense) por Fareed Zakaria (W.W. Norton & Company, 2008) —lectura obligada para todos los líderes de negocios—, el autor presenta la idea de que no es el país el que está declinando, sino que el resto del mundo es el que está ascendiendo a un ritmo más acelerado. Por lo que debemos aprender a vivir en un orden económico diferente. Estados Unidos (EU) ya no está en posición de dictar nada; en vez de ello, los países deben unirse a él.

La cultura lean nos ha enseñado a tratar a las personas con dignidad y a pensar en ellos como valiosos activos. Es preciso extender tal sistema de creencia a todo el mundo y tratar a todas las personas con respeto, si es que deseamos un orden económico duradero.

Lo que necesitamos preguntarnos es cómo podemos ser guías para la supervivencia en un ambiente donde no hay más que confusión alrededor.

Las ventas al menudeo de Toyota en eu, en abril, subieron por primera vez en cinco meses, a pesar de la problemática que todos estamos confrontando. ¿Cómo lo hicieron? Han creado un ambiente en el que todos buscan solucionar problemas. Han empatado eso con la innovación —usando la creatividad de su gente— para crear una fórmula triunfadora.

Lo que las organizaciones necesitan hacer en tiempos de crisis es repasar y revisar algunas de las herramientas clave de las empresas lean:

  • Eliminar el desperdicio–eliminar lo que no agrega valor.
  • Realizar eventos kaizen de energía.
  • Desafiar y facultar a los empleados para la innovación.
  • Fortalecer la conectividad con los clientes.
  • Generar sincronía entre sus suministros y el resto de su empresa.

Al hacer esto, usted asegurará que su empresa resista lo inesperado y que pueda navegar a salvo en la constante turbulencia de un mundo imperfecto.


El autor de The Perfect Engine (Free Press 2001), fue nombrado Héroe de la Manufactura por la revista Fortune; y es fundador y ceo de tbm Consulting Group, Inc. Para comentarios o preguntas favor de dirigir su correo electrónico a tbm.Mexico@tbmcg.com

Ahora ve
No te pierdas