Socios para crecer

Las alianzas entre laboratorios farmacéuticos buscan eficientar los procesos en el sector; El outsourcing provee las competencias y tecnologías para desarrollo de nuevos productos.

La industria farmacéutica internacional enfrenta una creciente complejidad para hacer negocios y mantener altos estándares de competitividad reflejada en un aumento no sólo de responsabilidades, sino también de actividades de procesos ajenos al negocio, los cuales requieren tiempo y recursos que las empresas deberían orientar hacia el desarrollo de nuevos productos a fin de asegurar su competitividad a largo plazo.
Procesos como la contabilidad, nómina, cumplimiento fiscal, auditoría interna, plataformas y aplicaciones tecnológicas no son centrales para el negocio y tienen una intervención mínima en la creación de valor directo para los clientes o accionistas, sin embargo, en muchos casos suelen llevarse a cabo de forma interna. .
De acuerdo con el reciente estudio de Deloitte El futuro de la industria de Ciencias de la Vida: Estrategias para el éxito en 2015, una de las principales tendencias en la industria es incorporar el outsourcing en diversos sectores clave, incluyendo investigación, formalización de alianzas o sociedades, atracción y retención de talento, así como desarrollo de redes de comercialización.
De hecho, el servicio de outsourcing ha registrado un rápido crecimiento a nivel mundial y en particular, en la industria farmacéutica, debido –en parte– a una exigencia cada vez mayor de reducir los costos de las medicinas; un tema de relevancia si tomamos en cuenta que se calcula que el desarrollo de un nuevo producto cuesta aproximadamente mil millones de dólares.
En el caso de México, ya es común el outsourcing para la producción de medicamentos de productos para marcas propias de cadenas de farmacias e incluso de grandes cadenas de autoservicios, así como alianzas de empresas farmacéuticas con laboratorios  para aumentar la eficiencia y aprovechar competencias de producción.
Algunas tendencias muestran que miembros de la industria farmacéutica, como los laboratorios, optan por el outsourcing de fuerzas de ventas,  por resultar más económicos, además de permitir ahorro en gastos como automóviles, laptops, celulares, entre otros.  

Socio indispensable en 2015
Las empresas que brindan servicios de outsourcing funcionan como socios de negocios, ya que ofrecen sistemas y procesos que maximizan la eficiencia de las operaciones, lo que se traduce en mayor productividad y rentabilidad, permitiendo que los directivos deleguen procesos de soporte especializados para concentrarse en actividades críticas del negocio generadoras de valor.
En el caso de la industria farmacéutica, la terciariazación ha permitido que las empresas se provean de competencias y tecnologías requeridas para el descubrimiento, desarrollo y producción de nuevos productos, y se prevé que sea la forma de operación de las empresas del sector en 2015.
Hoy en día muchos países en desarrollo se benefician del outsourcing,  ya que el brindar servicios como el de  investigación y desarrollo, pruebas clínicas y producción de compuestos, hace que además de atraer inversión extranjera, desarrollen competencias críticas y tecnologías mediante inversiones relativamente moderadas.
También habrá un énfasis en establecer alianzas y redes perdurables por parte de los laboratorios con otras firmas, organizaciones no gubernamentales (ONGs) y universidades, para lograr mejorar la productividad, en particular, en investigación y desarrollo.
De acuerdo con el estudio, basado en mesas redondas así como una encuesta de opinión aplicada a 193 ejecutivos de la industria a nivel mundial incluyendo compañías con ingresos anuales menores a 500 mdd hasta más de 15,000 mdd, una de las tendencias de los próximos años será la búsqueda de desarrollo más allá de las fronteras.
Hasta ahora, los mercados emergentes, por ejemplo, forman parte de la estrategia para reforzar las ventas de productos y así permanecerá para el 2015, aunque comienzan a presentar enorme atractivo para las grandes corporaciones de la industria para expandir capacidades de investigación y desarrollo, liderando China como el principal mercado emergente debido a factores como población, bajos costos y rápido crecimiento económico.
En segundo lugar se situó Europa Central con países como la Republica Checa, Hungría y Polonia que representan un mercado económicamente sólido, estable y capaz de producir a bajo costo.
Un caso especial son los mercados emergentes como India, Europa del Este o Rusia, que no sólo ofrecen bajos costos, sino profesionales talentosos para sustentar proyectos de Investigación y Desarrollo, aunque existe cierto escepticismo debido a determinadas condiciones, como la infraestructura disponible para realizar investigaciones de mercado.
En el caso de América Latina si bien es atractiva por su bajo costo de producción y alto volumen de población, aún es necesario mejorar las expectativas de crecimiento económico en general, y en el caso de México, la competitividad, a fin de fortalecer su posición como líder en la región, décimo lugar a nivel mundial debido a que en 2006, el mercado farmacéutico alcanzó un valor de 13 mil 200 millones de dólares.
Actualmente sólo un 18% de los participantes en el estudio afirmaron que 10% de sus actividades de Investigación y Desarrollo se efectúan en mercados emergentes, donde si bien ofrecen menores costos aún están lejos de la efectividad lograda por los países desarrollados en este tema, por lo que la tendencia no sería la de reemplazar esta actividad, sino expandirla.

Estrategias de crecimiento
El principal reto que enfrentará la industria farmacéutica a futuro será el de encontrar maneras de trabajar en un ambiente de negocios mucho más complejo y moderno, que exigirá, entre otros aspectos, construir una línea efectiva de proyectos en investigación y desarrollo; forjar más sociedades entre firmas farmacéuticas, de biotecnología o equipo médico, así como con el ámbito académico, y adquirir negocios estratégicos, entre otros aspectos relevantes.
Si bien tradicionalmente la industria farmacéutica prefería crecer por medios propios, a fin de evitar ceder procesos clave a terceros, ahora se presenta como un vehículo de crecimiento, complementado con colaboraciones y sociedades. 
La tendencia, de acuerdo con nuestros estudios, será el de búsqueda de mayores alianzas para reforzar temas clave, como la investigación y desarrollo, expansión hacia nuevos mercados, desarrollo de canales de mercadotecnia, así como la construcción de relaciones con gobiernos, ONGs, académicos, colegas, pequeñas y grandes compañías, entre otras audiencias.
En la medida en que las empresas de la industria logren aprovechar las nuevas asociaciones y acuerdos se consolidarán como jugadores competitivos en el sector, es decir, tendrán mayor éxito.

* La autora es socia de consultoría de Deloitte, a cargo de la industria de Ciencias de la Vida y Cuidado de la Salud a nivel de la Región de Latino América. Más información en www.deloitte.com/mx

Ahora ve
No te pierdas