Cuotas compensatorias: ¡Al banquillo!

Los industriales mexicanos deben demostrar las prácticas desleales de China.
Los inconformes tienen hasta el 11 de diciembre para present
Silvia Ortiz

Sin especificar montos, la Secretaría de Economía (SE) se comprometió a otorgar recursos económicos a productores e industriales que lo soliciten y que justifiquen que los destinarán a la realización de estudios y análisis de la producción y mercado de sus productos, como parte del proceso que se requiere para demostrar que las importaciones sin cuotas compensatorias de productos chinos pondrán en riesgo la producción nacional.

El jefe de la Unidad de Prácticas Comerciales Internacionales de la SE, la (UPCI), Hugo Pérezcano dice: “Si nos piden apoyo se los daremos; el secretario Eduardo Sojo lo ha ofrecido, pero hasta el momento nadie lo ha pedido. Les daremos apoyo (recursos económicos) siempre y cuando justifiquen que no tienen capacidad para hacer los estudios y análisis que se requieren para que la UPCI haga la evaluación”.

Y es que el periodo de reserva a las importaciones de China termina el próximo 11 de diciembre, según lo establece el protocolo de adhesión de éste a la Organización Mundial de Comercio (OMC), pero también el organismo internacional y la Ley de Comercio Exterior mexicana dan la oportunidad a nuestro país para revisar las cuotas compensatorias.

“Nadie ha dicho que vamos a eliminar las cuotas compensatorias, lo que sucede es que negociamos una reserva cuando China entró a la OMC, que fue el 11 de diciembre de 2001. Nosotros hemos dicho que las vamos a revisar para asegurarnos que las cuotas compensatorias que mantengamos sean congruentes con las reglas de la OMC”, explica Hugo Pérezcano.

Y aclara: “Si las cuotas se mantienen o no, dependerá de la información que nos den los sectores, tanto los productores nacionales e importadores, así como exportadores chinos o el mismo gobierno de ese país”.

El funcionario recuerda que en un principio había 21 sectores con cuotas compensatorias, pero en los seis años que han transcurrido desde que China entró a la OMC se han eliminado cuotas en cuatro sectores, entre los que se encuentran vajillas y electrónicos. De éstos últimos la resolución final se publicó el pasado 7 de febrero en el Diario Oficial de la Federación (DOF), donde de 79 fracciones de este sector, en 66 se eliminaron cuotas y en 13 aún se mantienen, recuerda Elizabeth Peón, gerente de Comercio Exterior de la firma PriceWaterhouseCoopers, quien asesoró a productores de este sector.

“Considero que en el caso de las cuotas compensatorias algunos productores se verán afectados, pero no todos porque muchas de las que están vigentes son de productos que ya no se elaboran en México, sino incluso ya se fabrican en China. En el caso de los electrónicos había una para estéreos de casete para automóvil, pero estos aparatos hace mucho que ya no se fabrican aquí”.

PREPARADOS PARA LA DEFENSA

En entrevista con Manufactura, Elizabeth Peón considera que actualmente existen otras cuotas compensatorias para productos que no se producen en el país, principalmente en el sector del juguete.

Lo mismo ocurre con el sector calzado, uno de los 17 que serán revisados: “Hay cuotas compensatorias que no tienen razón de ser, no hacemos botas para esquiar o botas de alta montaña”, dice el presidente de la Cámara Nacional del Calzado, Guillermo Márquez.

Visiblemente molesto afirma que en caso de eliminarse las cuotas compensatorias que sí tienen razón de ser, los zapatos chinos sacarían de la jugada a la industria mexicana, lo que traería consigo, advierte, la pérdida de más de 500,000 empleos y de las 2,000 empresas que existen, en tres años podría cerrar la mitad. “En tres años se acaba la industria nacional del calzado y las adyacentes (las que producen etiquetas, suelas, etcétera)”.

De acuerdo con la Cámara de Calzado de Guanajuato, son 11 las fracciones que están defendiendo los productores del sector, tienen una cuota compensatoria que va de 300% a 1,000% y que de eliminarse les causarían efectos adversos.
Por ello, para evitar que esto suceda los industriales del zapato enviaron a la UPCI estudios y análisis de este sector.
–¿Cuáles son los principales argumentos de la documentación que presentaron para que se mantengan las cuotas compensatorias de los zapatos que sí se producen en México?

–Que China no es una economía de mercado, sino una economía dirigida por el Estado, por lo tanto a éste le interesa que su gente esté trabajando aunque no gane.

Hugo Pérezcano explica que “la información que se presente ante la UPCI deberá demostrar que existe una discriminación de precios. Hay un reclamo generalizado de que China está vendiendo más barato que en su propio mercado. La documentación deberá sustentar esa discriminación y cómo repercute esto en sus indicadores financieros: Ventas, niveles de salario, costos, etcétera”.

Ante esto, Guillermo Márquez Ramírez dice: “La SE podrá decir misa, pero aduanas tiene registrados los precios de entrada de los productos chinos que se supone que vienen legalmente o subfacturados, que son precios totalmente fuera de competencia, sin contar lo que entra de contrabando. Tan sólo en lo que va del año se han decomisado cerca de 400 toneladas”.

Por su parte, el presidente de la Cámara de la Industria del Calzado de Guanajuato, José Abugaber, añade que 420 empresas del sector calzado —que representan 52% de la producción nacional con alrededor de 180 millones de pares de zapatos anuales— enviaron información a la UPCI que contiene estudios de dumping, triangulación y subfacturación que demuestra la diferencia de precios y que han venido recabando durante tres años para  defender a su industria del embate chino.

El empresario afirma categórico: “La industria del calzado no quiere una protección, quiere una defensa. México no puede ser la cola del papalote en este juego de las reglas internacionales, debe poner las propias y no dejar que China ponga las condiciones. México debe ser el actor principal y decir: ‘Tú estás cometiendo prácticas desleales, no puedo permitirte la apertura de tus productos’, esa es la postura que pedimos del gobierno, que sea un gobierno agresivo en defensa de nuestra industria porque lo único que va a hacer es engordar el caldo a los chinos y a los comercializadores”.

Hace unos días, José Abugaber asistió a la Convención de Latinoamérica de Cámaras de Calzado, en donde estuvieron representantes de las cámaras de Brasil, Colombia, Ecuador, Paraguay y Venezuela. La cámara que representa firmó un acuerdo para defenderse del enemigo común: China, al que exigen el cumplimiento de las reglas comerciales establecidas en la OMC. 

Tan sólo de zapato, el país asiático exportó al mundo 4,400 millones de pares en lo que va de 2007, dice José Abugaber; mientras que México exporta al año 10 millones de pares a Italia, Canadá, Alemania, Japón y Estados Unidos (EU), a éste último llega 80% del total de las exportaciones mexicanas.

Hugo Pérezcano admite que la UPCI ya tiene resultados derivados de la información que los productores de calzado presentaron, pero rechaza hablar de ellos, lo que sí deja claro es que los sectores del calzado, vestido, textil y juguetes son complicados por el número de productores que tienen.

Con ello coincide Elizabeth Peón, quien no duda que dichos sectores salgan afectados con la revisión de las cuotas compensatorias, sin embargo, considera que si los productores proporcionan a la SE toda la información correspondiente, las autoridades tendrán elementos suficientes para mantener las cuotas.

Por su parte, el presidente de la Cámara Nacional de la Industria Textil (Canaintex), Rafael Zaga Kalach, asegura que de quitarse las cuotas compensatorias de este sector, que van de 200 a 500% en cerca de 400 fracciones arancelarias, se podrían perder 200,000 empleos de los 500,000 que se tienen. Hasta el cierre de esta edición la SE había emitido la convocatoria para revisar nueve sectores.

“Estamos armando casos para identificar todos los productos en donde sufrimos por las prácticas desleales de China y el contrabando de este país”, dice Rafael Zaga.

Por su parte, la Cámara Nacional de la Industria del Vestido (CNIV) da cuenta que se han registrado pérdidas superiores a los 9,500 mdd por prácticas como piratería y contrabando, cifra que representa 20% del Producto Interno Bruto (PIB), mientras que la industria del vestido apenas alcanza 1.1% del PIB nacional y 4.3 del manufacturero. La CNIV estima que de continuar esta situación cerrarán alrededor de 500 empresas
al año.

La consultora Elizabeth Peón afirma que la competitividad es el mejor aliado para enfrentar esta situación: “Las empresas que sean competitivas, que sus productos sean de calidad, van a resurgir en el mercado. Hay empresas mexicanas con muy buena calidad que no porque entren productos chinos les van a dejar de comprar aquí en México”.

La especialista en comercio exterior considera que “el problema aquí es que los productores no están contestando a la SE, la cual va a decir: ‘No tenemos producción nacional, a nadie le afecta, entonces vamos a eliminar la cuota’, cuando a lo mejor sí hay productores que debieron haber soportado con información cómo están produciendo y cuáles son sus costos para efecto de que la dependencia pueda determinar si hay un daño a la producción nacional”.

Añade que, en este caso, existe una falta de comunicación entre la SE y los productores para el intercambio de información, aunque aclara: “La secretaría les hace llegar el examen de vigencia personalmente y les dice que se van a eliminar las cuotas de todas estas fracciones”.

ARGUMENTOS A FAVOR Y EN CONTRA

El pasado 15 de agosto la SE publicó en el Diario Oficial de la Federación (DOF) el protocolo de adhesión de China a la OMC. Ahí se especifica qué sectores mantienen medidas antidumping por las importaciones procedentes de ese país desde 2001, los cuales serán revisados para cumplir las reglas del organismo internacional.

–Según la Cámara Nacional de la Industria de la Transformación (Canacintra), la SE está en una posición muy legalista frente a este asunto de las cuotas compensatorias, ¿qué opina?

–Estamos obligados a actuar conforme a la ley, si China no cumple con sus obligaciones vamos a demandarla. Estamos discutiendo el panel que analizaría esta demanda de México y EU, falta que escuchen los argumentos de las partes.

Nosotros tenemos este derecho, no debemos cobrarnos ‘a lo chino’. Si México no cumple, pues China tendrá el derecho de demandarlo. Lo que queremos es no darle pretextos a China para que nos demande.

–¿México está preparado para asumir los costos?

–Nosotros anticipamos que no va a haber pérdida de empleos. La entrada de productos chinos a la economía en sí misma no tiene problemas, estamos en un mundo globalizado. Nos preocupa que las mercancías asiáticas entren en condiciones desleales de comercio.

Sin precisar cifras, Hugo Pérezcano asegura que el hecho de revisar las cuotas compensatorias traerá consigo “la reducción del contrabando porque nadie va a pagar 1000% de arancel. Han encontrado los canales para exportar los productos chinos por medio de las triangulaciones y eso sí nos preocupa”.

Las cámaras de Comercio, Servicios y Turismo Fronterizas, apoyadas por la Confederación de Cámaras Nacionales de Comercio, Servicios y Turismo (Concanaco), cuyo presidente es Luis Antonio Mahbub Sarquis, pugnan porque se quiten las cuotas compensatorias las cuales, argumentan, han generado un alto contrabando que, a su vez, provoca una evasión y elusión fiscal: “En Tijuana la evasión es de 5,900 mdd; en Ciudad Juárez, Chih., 2,500 mdd y, en Mexicali, BC., 1,100 mdd, por citar algunos ejemplos”.

Aseguran que la política de cuotas compensatorias en las zonas fronterizas ha generado un importante cierre de negocios y de pérdida de empleos con efectos en el comercio, el turismo y los servicios. 

Además, dicen que no existe suficiente presencia ni concurrencia de productos nacionales con calidad, variedad, precios y servicios competitivos en la frontera mexicana.

Por ello, proponen establecer un régimen de excepción en la aplicación de cuotas compensatorias dentro de la región y franja fronterizas; combatir el contrabando y la ilegalidad que se genera por las compras que realiza la población en los países colindantes donde se encuentran las mismas mercancías a un precio más bajo y que ingresan al país sin efectuar los pagos correspondientes de impuestos; promover la eliminación de cuotas compensatorias en las fracciones arancelarias, cuyas mercancías no se produzcan en territorio nacional o de abasto insuficiente, mediante la revisión de las mismas para lograr un comercio justo y amigable con la industria del país, entre otras cosas.

En opinión de Elizabeth Peón las empresas comercializadoras y las empresas detallistas saldrán beneficiadas con la revisión de las cuotas compensatorias a más de 900 fracciones de 17 sectores. “Muchas de ellas ya importan productos chinos pero están pagando una cuota compensatoria”, dice.

Incluso, fuentes que pidieron omitir su nombre, aseguran que la Asociación Nacional de Tiendas de Autoservicio y Departamentales (Antad) busca participar en las reuniones de la Comisión Intersecretarial para la Prevención y Combate a la Economía Ilegal y acusan a la SE de estar cabildeando al interior de esta comisión —que preside la Secretaría de Gobernación (Segob) y que fue creada en el sexenio pasado— para que entre la Antad.

“Lo que sí sabemos es que la Antad no debe entrar porque muchos de los casos que se tienen de contrabando están asociados con ella. Hay presiones por parte de la SE para que entre, pero no creo que lo logre”, comentan.

Ante este escenario la tarea de la SE será cumplir con las reglas de la OMC al mismo tiempo que deberá garantizar el desarrollo de la economía interna del país. De ahí que esté otorgando recursos para apoyar a los productores e industriales, que así lo soliciten, para realizar los trabajos de análisis de revisión de cuotas compensatorias como en el caso del calzado que tardará de 12 hasta 18 meses en resolverse.

¿Qué son las cuotas compensatorias?


Son medidas de tipo fiscal que se cobran a ciertos productos importados cuando ingresan al país para contrarrestar prácticas desleales (subsidios por gobiernos extranjeros y dumping) de comercio internacional. Las cuotas compensatorias tienen una vigencia de cinco años.

En un principio, transcurrido ese lapso deben eliminarse; pero la SE tiene posibilidad de prorrogarlas por periodos sucesivos de cinco años siempre y cuando analice nuevamente, a través del procedimiento que se conoce como examen de vigencia, si persisten las condiciones de dumping o subsidios y el daño consecuente a la industria nacional. La SE también puede revisar cuotas compensatorias anualmen-
te cuando una parte interesada se lo solicite, o en cualquier tiempo, de oficio,  cuando lo estime justificado. Los procedimientos duran aproximadamente un año.

La SE debe desempeñar un papel neutral como si fuera un juez. No  puede prejuzgar el resultado. Debe de otorgar a todas las partes igual oportunidad de ser oìdas y debe resolver técnicamente sobre la base de la información que le presenten todas las partes (productores, importadores nacionales, exportadores y al gobierno del país investigado).

Fuente: Unidad de Prácticas Comerciales Internacionales (UPCI) de la Secretaría de Economía (SE).

Para mayor información:
UPCI

Insurgentes Sur #1940,  col. Florida.
Tel.: 52296100 ext. 33100
Mail: hperezcano@economia.gob.mx


Ahora ve
No te pierdas