Proveeduría en busca de nuevas figuras

El contexto internacional impone más exigencias al sector automotriz; así, nuevas empresas se integran a la cadena.
Bosch cuenta con una plantilla de 9,000 proveedores en todo  (Foto: )
Silvia Ortiz Ruiz

Un área de oportunidad en el sector automotriz es la de maquinados de precisión, coinciden expertos en el tema y empresas tier one y two, quienes aseguran que si se desarrolla la cadena de suministro con tecnología, capacitación e innovación, se podrían reducir las importaciones de estos materiales que ascienden a varios millones de dólares.

Robert Bosch, empresa líder en el desarrollo de tecnología, que cuenta con 10 plantas en México, calcula que el mercado de maquinados de precisión podría llegar a 100 mdd en el mercado nafta a corto plazo. Esta empresa busca aumentar sus compras de estos componentes, por lo menos entre 10 y 15 mdd al año, lo cual es alentador, pues se estima que las empresas establecidas en México compran en el extranjero 70% de estas piezas.

No obstante, en los archivos de la Secretaría de Economía (SE) no existe información sobre la producción e importaciones de estas piezas, según lo confirma la propia dependencia a través del Instituto Federal de Acceso a la Información (IFAI).  

Así las cosas, Robert Bosch suma acciones para desarrollar a los proveedores de esta área, la cual invierte 7% de sus ventas en investigación y tecnología.

Con el respaldo de su experiencia internacional en el desarrollo de proveedores y el trabajo que ha venido haciendo a través de su oficina de Compras Internacionales–México, cuya labor se concentra en acciones como evaluar el mercado de proveedores para conocer el nivel de los mismos en tecnología, administración corporativa, gestión de calidad y otros; la compañía alemana trabaja en equipo junto con casi una docena de empresas de maquinados de precisión, instituciones de educación superior, centros de investigación, organismos públicos y organizaciones civiles, entre otros, para desarrollar la cadena de suministro y hacerla competitiva.

En 2007, Octavio Fernández, Purchasing Manager México Automotive Technology de Bosch, se puso en contacto con funcionarios del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) “para entender y conocer su modelo y poder aplicarlo en el desarrollo de proveedores”.

Y es que el conacyt en 2007, creó el programa Alianzas Estratégicas y Redes de Innovación para la Competitividad (AERI’s), el cual es “un instrumento que tiene la finalidad de promover la articulación entre instituciones de investigación y empresas que al utilizar su sinergia incrementen la competitividad del sector productivo que les compete”, según se lee en sitio web del organismo (www.conacyt.gob.mx).  

Cabe destacar que en este programa el conacyt brinda apoyos para el desarrollo de tecnología, procesos de innovación tecnológica y capacitación de recursos humanos. Otorga hasta 50% de los recursos que se gastan en cada proyecto.  

Hasta el momento, según el director adjunto de Desarrollo Tecnológico y Negocios de Innovación del Conacyt, Leonardo Ríos Guerrero, se han registrado poco más de 20 AERI’s en el país para sectores como autopartes, aeronáutica, farmacéutica, alimentos y biotecnología, entre otras.

Deja claro que, como hay pocos recursos para este programa, el Conacyt por el momento no aceptará más registros. Esto podría cambiar sólo si se destina más presupuesto. No habla del monto exacto con el que cuentan, pero explica que hay 260 mdp en el paquete denominado Avance, en el que se apoyan también otros programas.

Las AERI’s tienen dos modalidades: la A y la B. En la primera, los interesados elaboran un plan de desarrollo que incluye definición e integración de la red, así como la descripción de las necesidades de las empresas o el sector productivo de que se trate y su prospectiva a mediano plazo (de tres a cinco años).

El funcionario indica que en la modalidad B, los integrantes de cada AERI están obligados a entregar el desarrollo de proyectos de investigación, desarrollo e ingeniería (I+D+i), en el que se contemplen factores como: objetivos y alcance; descripción del proyecto; cronograma del proyecto, declarando metas intermedias; desglose financiero; aportación del Conacyt; aportación concurrente de la AERI en su conjunto y de cada uno de sus integrantes; indicadores del impacto del proyecto asociados a responder a necesidades u oportunidades de interés para el sector productivo del país (económico y tecnológico); así como la formación de recursos humanos y su incorporación al ámbito productivo.

SELECCIÓN CON LUPA

En febrero de 2008, la Comisión Técnica de Innovación (CTI) del Conacyt notificó a Bosch —firma con presencia en 43 países— que su aeri fue aceptada en la modalidad A y que están en condiciones de entregar su plan para la modalidad B: “Bosch entregó una propuesta que consta de un marco conceptual y de su filosofía. Nos dice con quiénes va a trabajar; pero aún no entregan su plan estratégico al que nosotros le llamamos prospectiva tecnológica”, dice Ríos Guerrero a Manufactura.

Para la elaboración de la prospectiva, Conacyt otorgó 500,000 pesos a la AERI de Maquinados de Precisión, liderada por Bosch.

En un principio, detalla Octavio Fernández, como estrategia de Bosch en mercados emergentes, la compañía hizo un estudio exhaustivo de más de dos años a varias empresas —analizando su nivel tecnológico, innovación, maquinaria, etcétera— e invitó a 11 de ellas a participar. Se trata de Mecanomatic, Metalmod México, Precisión Moderna, reme, samco, iusa, Bonaza, hdm, Difasa, Tecnodiesel, Xolox.

En la parte de asesoría, Bosch cuenta con el apoyo del Centro Nacional de Metrología (Cenam), la Fundación México–Estados Unidos para la Ciencia (Fumec), Plinius Consultants, Articulación Estratégica Mexicana (AEMX), la Facultad de Ingeniería de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), el Instituto Politécnico Nacional (IPN), el Clúster Automotiz Regional del Estado de México (CAR–EM) y el Centro Mexiquense de Ciencia y Tecnología (Comecyt).

Fernández señala que el objetivo general de la aeri es “la creación de una red para elevar la competitividad en la investigación, desarrollo tecnológico e innovación de componentes maquinados de precisión de sus procesos de manufactura primarios y secundarios para la industria automotriz nacional. Los métricos incluyen el desarrollo de procesos de manufactura, metrología, herramientas de corte, dispositivos especiales, metodologías, entre otros, que permitan fortalecer las capacidades productivas y la competitividad tecnológica en México”. En este sentido, los objetivos específicos son:

Elaborar un programa de formación y desarrollo de especialistas en maquinados de precisión de procesos primarios y secundarios, tanto técnicos como especializados de alto nivel.

  • Generar un programa de innovación y transferencia tecnológica.
  • Creación de un centro de investigación, desarrollo tecnológico e innovación de procesos avanzados de maquinados de precisión y su vinculación con otros centros internacionales; esto con el estudio y proyecto analizado por Comecyt.
  • Promover estancias en centros de investigación y desarrollo (ID) de procesos de maquinados de precisión, nacionales y en el extranjero, así como en empresas fabricantes de maquinaria de alta resolución para maquinados.
  • Desarrollar nuevos productos y procesos de manufactura avanzada en maquinados de precisión.

Bosch considera que sólo 10% de los proveedores mexicanos cumplen con los requerimientos mínimos de competitividad, los cuales deben mostrar su capacidad tecnológica, prácticas de manufactura esbelta, una estructura administrativa clara y gerencial acorde con los requerimientos de flexibilidad del mercado internacional.

La invitación a las once empresas que hoy participan en la AERI liderada por Bosch, según comenta Octavio Fernández, se dieron luego de las visitas a varias compañías, durante las cuales  conocieron su nivel administrativo, tecnológico y de calidad.

Explica que después de este seguimiento se hizo una evaluación del proveedor y se escogió a los que tienen más potencial para ser competitivos y una mentalidad enfocada hacia el éxito. “Se determina si el proveedor es hábil o está en proceso de serlo o definitivamente no puede participar dentro de la estrategia de desarrollo de proveedores con la que se impulsa a los mismos dándoles apoyo tecnológico y conocimiento”, afirma.

El directivo deja claro que todos los proveedores tienen oportunidad de participar en este proyecto, pero señala que depende de ellos mismos lograr desarrollarse.

LOS ELEGIDOS

Y ahí está el caso de Mecanomatic que tiene 200 trabajadores y ventas por 10 mdd al año, de las cuales 35% corresponde al sector automotriz y espera crecimientos de 20%. La compañía, creada en 1984, también le vende a empresas de los sectores electrónico, del juguete y servicios.

Matthias Zwicker Klotz, quien desde hace 13 años dirige la compañía junto con su padre, afirma que ellos están apostando a la innovación tecnológica, lo que le permitirá ser más competitiva y ganar más clientes, además de crear fuentes de empleo mejor remuneradas.

Y ya está trabajando para ello, pues con una inversión de 20 mdp, esta compañía está construyendo una nueva nave en Guanajuato, Gto, para hacer innovación.

“Esperamos empezar a operar en noviembre próximo. Tenemos cuatro hectáreas y ahora estamos utilizando una. Además, tenemos una oportunidad de crecimiento de 300%”, comenta Zwicker Klotz, y agrega que el primer año se crearán 50 fuentes de empleo a nivel técnico y 10 a nivel ingeniería.

Los primeros que serán contratados, son egresados del Conalep y la Universidad Tecnológica (Unitec), pues de acuerdo con Zwicker Klotz, Mecanomatic está negociando con diversas universidades para que adapten sus planes de estudio a los requerimientos de la empresa.

Considera que, a pesar del área de oportunidad que existe en México en cuanto a maquinados de precisión, no se le ha dado la importancia que merece la preparación de ingenieros para estas áreas.

“Hemos conocido varias universidades que tienen una infraestructura muy buena, equipos de medición excelentes, máquinas muy buenas; pero no los usan para que la gente que capacita le dé la formación a los alumnos y que éstos, después de esa capacitación, sepan a dónde llegar”, indica.

La intención de la compañía, dice, es adquirir cuatro máquinas (tornos multihusillos CNC) para 2012, a fin de aumentar la calidad de la producción y, en específico, para colaborar en un proyecto con Bosch.

El empresario contundente reitera que México está bien localizado geográficamente y que las tendencias indican que el mercado de maquinados de precisión crecerá: “El mercado es muy grande; hay empresas que importan 95% de los productos que yo podría hacer, por lo que el área de oportunidad es enorme”.

Eso sí,  no oculta su molestia por la falta de apoyo de las instituciones del gobierno federal a las empresas pequeñas y medianas (pymes).

“En países como la República Checa, Polonia e India impulsan este sector productivo mediante incentivos: dan terrenos para las naves industriales; aportan hasta 40% de la manufactura de la nave; incluso, condonan impuestos. En ese sentido, en México no tenemos un apoyo más que en cuestión de capacitación. Hace falta hacer inversión y apostarle a que en el país se puede manufacturar”, dice.

El estudio de Plinius, que forma parte de un análisis de riesgo financiero y empresarial en el que se apoyó Bosch, indica que existe una gran diferencia entre nuestro país y otros como China, India, Polonia, la República Checa, Alemania, Suiza, España, en donde “hay un beneficio respecto a tasas de interés preferenciales que van de 3 a 6%, mientras que aquí estos intereses fluctúan entre 13 y 14%”. Este factor, comenta Zwicker Klotz, impacta de manera considerable en el precio final del producto y, en su opinión, la Secretaría de Economía (SE) debe entender las necesidades de las pymes y apoyarlas, ya que, con ello, saldrá ganando México.
El mismo estudio revela que “existe la necesidad de las empresas de acceder a financiamiento con tasas de interés preferenciales que les permita adquirir infraestructura productiva de clase mundial. El impacto en el costo unitario y, por lo tanto, en el precio de la pieza, con las tasas de interés que se pagan en México, es de más de 10% comparado con el de las tasas que paga una empresa de manufactura en el extranjero, poniendo en desventaja competitiva a la empresa nacional”.

Incluso, el documento da cuenta de que “para producir partes de alto valor con base de acero, se requiere materia prima con especificaciones que no existen en México y se requiere importar de Estados Unidos (EU) o Europa.

Esto provoca que, del costo de las partes automotrices, la materia prima represente más de 50%, pudiendo llegar a ser de más de 60%, incluyendo el costo total de propiedad (TCO, por sus siglas en inglés). Esta variable pone a las empresas mexicanas en riesgo al ser consideradas de bajo costo, detalla el informe de Plinius.

“La maquinaria especializada para producir piezas de siguiente generación son fabricadas en el extranjero, principalmente en Europa. Esto implica la necesidad de esquemas de financiamiento competitivo para las empresas pequeñas y medianas para adquirir infraestructura productiva”, continúa el documento.

De ahí que la estrategia corporativa de Bosch sea que dichos materiales se manufacturen en los mercados en donde se demandan.“El producto Bosch debe ser desarrollado en el mismo mercado en donde se vende. Una de las estrategias corporativas es: no estar haciendo viajes turísticos de las piezas desde China a México”, aclara Fernández.

Parte del trabajo en la primera fase de la AERI, es corregir los problemas o errores de las empresas que están dentro del programa; por lo que, según explica, se tendrán reuniones con las mismas para la transferencia de conocimiento y mejores prácticas; además de realizar talleres de tecnología e innovación. Explica que las áreas que comprenden la capacitación son estructura de costos, evaluación de riesgos y cómo preverlos.

Matthias Zwicker Klotz adelanta que como parte del trabajo de la AERI “estamos en planes de negociación con diversas universidades para que adopten nuestro programa de formación, donde los estudiantes van a poder practicar lo que estudiaron. Tenemos que definir quiénes y cómo se hace”, comenta.

LA VINCULACIÓN

Guillermo Fernández de la Garza, director de la Fundación México Estados Unidos para la Ciencia (Fumec), agrega que entre los objetivos de la aeri destaca armar un plan de apoyo a las empresas de maquinados de precisión en el tema de metrología, lo que implica reforzar laboratorios, preparar especialistas en esta área y ofrecer toda una serie de cursos y asesorías a las empresas de maquinados.

Un caso claro es la adquisición de equipo de último nivel de tecnología que será adquirido para el Tecnológico de Estudios Superiores de Coacalco (Tesco), cuyo fin es involucrar a los estudiantes en este proceso de conocimiento.

“Bosch está tratando de que se produzcan en México piezas cada vez más complejas, que requieren mediciones virtuales. Lo que se está buscando es que el Tesco instale los equipos más avanzados que hay en el mundo para hacer este tipo de mediciones y que, en función de eso, las empresas puedan cumplir con lo que se les pide”, indica.

Destaca que con el apoyo de la empresa Precisión Moderna y de otras que forman parte de la aeri, se está viendo la forma de comprar nuevos equipos, de los más avanzados del mundo, infraestructura que, dice, requerirá recursos del orden de los 250,000 a 300,000 dólares.

Además de este trabajo, Bosch mantiene reuniones con funcionarios de la SE. En estos encuentros ha puesto de manifiesto las necesidades del sector, por lo que, según dice Octavio Fernández, la dependencia trabaja en el cambio de modelos de apoyo en el Fondo Pyme.

Por su parte, Leticia Borja, directora de Industria Eléctrica y Electrónica de la SE, asegura que para brindar apoyo a las AERI’s, la dependencia “está diseñando una agenda de trabajo que será complementaria con lo que ya está haciendo el programa impulsado por el Conacyt. Ellos normativamente tienen facultades para actuar a nivel de investigación y desarrollo; nosotros tenemos que actuar de ahí en adelante”.

Sin duda, el reto es grande, ya que el Conacyt tiene pocos recursos para las AERI’s; además, la banca de desarrollo y los bancos privados no cuentan, por ahora, con programas que convengan a las pymes, las cuales están en desventaja por los altos intereses que les cobran por un crédito para compra de maquinaria e infraestructura.

No obstante, queda claro que se están sentando las bases para desarrollar a los proveedores, en este caso a los que fabrican maquinados de precisión, quienes ante los requerimientos de la industria automotriz, en donde las tolerancias van a la baja y las exigencias son de cero defectos, tienen que apostarle a la innovación tecnológica.

Con el desarrollo de la AERI de Maquinados de Precisión, liderada por Bosch, los proveedores tier two estarán listos, no sólo para seguir figurando en la agenda de proveedores de la compañía alemana, sino de otras que buscan competitividad y bajar, por su puesto, sus costos de producción.

Ahora ve
No te pierdas