TEXTIL: Antídoto vs la competencia

-
Antonio de Marcelo Esquivel

Los que llaman a China el tigre asiático, seguro es porque saben de quién se trata en asuntos comerciales; y es que con la garra que han demostrado en el mundo desbancando a los más poderosos, pone a pensar a empresas grandes y pequeñas en conseguir la medicina precisa para curar los males que han comenzado a sufrir diversas industrias a causa de la competencia con productos chinos.

Sin embargo, siempre hay algo qué hacer y, en el caso del sector textil mexicano, golpeado por la competencia asiática, la entrada en vigor del decreto que permite la importación de fibras y textiles que no se fabrican en México exentos de arancel, sumado a políticas de innovación y tecnología, se ha convertido en un antídoto a los males que aquejan a la industria.

Rafael Zaga Kalach, presidente de la Cámara Nacional de la Industria Textil  (Canaintex), en entrevista con Manufactura habló de las modificaciones a la Ley de Impuestos Generales de Importación y Exportación que desde el 1 de enero hace posible que las empresas textiles y del vestido importen, exentos de arancel, insumos procedentes de países con los que no se tienen acuerdos comerciales, permitiendo que las empresas que no estaban haciendo algunos productos por falta de estas fibras o por su alto costo, ahora puedan invertir en importación.

En tanto que, para fibras que antes pagaban 15%, el arancel será de 9%, lo que hará más competitiva a la industria textil.

El empresario dijo que además de la exención a importaciones, la medida más importante es el decreto para el Fomento de la Industria Manufacturera, Maquiladora y de Servicios de Exportación (IMMEX), ya que antes de éste cada empresa tenía que pedir permiso para hacer cada uno de los artículos específicos que fabricaba, mientras que ahora una sola puede controlar todas las actividades, lo que no excluye a nadie de esta pelea, pues una empresa de gran tamaño puede dar trabajo a otras mas pequeñas que maquilen el producto para su exportación a Estados Unidos (EU), que es uno de los principales mercados que se busca explotar.

Lograr este decreto significa que dentro de un mes aproximadamente podrán tener un control de las importaciones de la industria textil, ya que a partir de éste habrá un tope para cada empresa, de manera que al mismo ritmo que van importando tiene que ir exportando, o de manera automática el proceso se detendrá.

Los empresarios aseguran que les es posible competir con bajos costos: “La competencia con productos baratos México versus Asia en este momento está perdida”, pero pueden enfrentarla con servicio, calidad, diseño y entrega rápida, lo que no pueden hacer los países asiáticos, afirmó Rafael Zaga.

No obstante, pese a la problemática exportan más de 10,000 mdd al año y dan empleo a cerca de 600,000 trabajadores en la cadena de fibras y vestido, con lo que se colocan a la cabeza de quienes generan fuentes de empleo en la manufactura.

Su capacidad es tal que puede atender al mercado interno, agregó el dirigente de la Canaintex, quien aplaude que el segundo tema logrado es el estricto control en la introducción de la mercancía ilegal al país, una vez que las secretarías de Hacienda  y Crédito Público (SHCP) y de Economía (SE), a través de controles digitales, lleven la ley hasta sus últimas consecuencias.

Un tema también de relevancia para la industria nacional –según explicó Zaga– es que gracias a un acuerdo aduanal y al Tratado de Libre Comercio de Centroamérica (Cafta, por sus siglas en inglés), países centroamericanos podrán importar, con aranceles cero, insumos textiles mexicanos para fabricar prendas que tienen como destino el mercado estadounidense, lo que reforzará la relación comercial con esta nación que factura más de 10,000 mdd en confección.

“Con la entrada en vigor del Cafta, como se planteó, el primer año venderemos alrededor de 250 mdd y, el segundo, alrededor de 500 mdd”, destacó.

No obstante, falta dar un paso más para la aplicación de esta medida, pues es necesario hacer modificaciones a los tratados comerciales con Centroamérica, por lo que esperan que el Congreso mexicano las apruebe en el primer trimestre de este 2007.

Ahora ve
No te pierdas