PANORAMA: Un distintivo para su compañía

-
Silvia Ortiz

Por lo menos 300 empresas aplican este código, según datos del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), promotor del mismo. Son firmas de carácter mercantil, civil o asistencial, sin distinguir si cotizan o no sus acciones en el mercado de valores.

El Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas (IMEF) afirma que prácticamente todas las empresas que cotizan en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV), van avanzando de forma muy rápida en la adopción de mejores prácticas corporativas, pero reconoce que aún no existe una medición clara del número de las que han implementado este esquema que tiene como base la aplicación de un gobierno corporativo, tema incluido, por cierto, en los principios de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

Tanto los empresarios como el IMEF coinciden en que el código es una herramienta fundamental para la competitividad, toda vez que ayuda a las sociedades en su institucionalización, en la transparencia de sus operaciones, en una adecuada revelación de información, a poder acceder a fuentes de financiamiento en condiciones favorables, a tener procesos de sucesión estables y a ser permanentes en el tiempo en beneficio de sus accionistas y terceros interesados.

En otras palabras, el Código de Mejores Prácticas Corporativas es un distintivo para las empresas y no puede dejarse de lado en una economía global, donde los inversionistas son muy selectivos y colocan sus capitales en aquellos países que les ofrecen mayores garantías y mejores condiciones de transparencia y responsabilidad en la revelación de la información.

Sergio Ruiz Olloqui Vargas, presidente nacional del IMEF, explica a Manufactura que una de las bases principales del código es la conformación de un consejo de administración, cuya integración, estructura y operación servirá como “guía estratégica de gobierno corporativo”.

Agrega que lo que se busca en un gobierno corporativo es el trato igualitario y la protección de los intereses de todos los accionistas; el reconocimiento de la existencia de terceros interesados en el avance y permanencia de la sociedad; la identificación y control de riesgos a que está sujeta la sociedad; la prevención de operaciones ilícitas y conflictos de interés; la revelación de hechos indebidos y protección a los informantes; y el cumplimiento de las regulaciones a que esté sujeta la sociedad.

A decir del especialista, se está avanzando paulatinamente en la adopción del código, ya que junto con ello se tiene que cambiar la cultura empresarial, toda vez que muchas empresas en México son de tipo familiar y la toma de decisiones está centralizada. “Existen empresas de todo tamaño, desde aquellas que tienen un administrador único y, por ello, no tienen un consejo de administración y las que lo tienen y toman decisiones muy centralizadas con pocos consejeros y con una situación de consejeros suplentes”.

Ruiz Olloqui afirma que se debe hacer una difusión clara y contundente de la nueva versión del Código de Prácticas Corporativas para que sean cada vez más los que lo adopten, sobre todo pequeñas y medianas empresas (PyMEs), ya que las grandes que cotizan en la BMV se han visto obligadas a hacerlo porque la Ley del Mercado de Valores marca ciertas obligaciones que no son ajenas a las prácticas del gobierno corporativo.

La versión revisada del Código de Mejores Prácticas Corporativas que publicó el CCE tiene el respaldo de 12 organismos empresariales y un comité de mejores prácticas corporativas integrado por Roberto Danel Díaz (CCE); Héctor M. de Uriarte (IMEF); Efrén del Rosal Calzada (Asociación Mexicana de Intermediarios Bursátiles); Juan Carlos Jiménez Rojas (Asociación de Bancos de México), y Pedro Zorrilla Velasco (BMV), entre otros.

Por lo pronto, el IMEF hace su parte, pues Ruiz Olloqui adelanta que en marzo próximo será del dominio público un libro titulado: Gobierno Corporativo, editado por la Fundación de Investigación IMEF; por otro lado, este organismo que agrupa a diversas empresas, muestra en su página web los beneficios de la adopción de las prácticas de un gobierno corporativo, tema “en el que aunque se está avanzando no hay que echar las campanas al vuelo”, pues advierte que países latinoamericanos como Brasil y Argentina están utilizando esta herramienta.

Ahora ve
No te pierdas