Lecciones de Obama para el mundo laboral

¿Estrenas un nuevo puesto? Asume un rol de liderazgo en tiempos de crisis; sigue el ejemplo de Obama: Guardar la calma, saber escuchar y controlar las expectativas.
Obama  (Foto: CNN)
Anne Fisher

¿Estás agobiado por las presiones de tu trabajo? ¿Angustiado por la responsabilidad de dirigir al personal en estos días difíciles, cuando a todos se les exige trabajar demasiado y el ambiente es de pesimismo?

Sigue el ejemplo de Barack Obama, después de todo él ha asumido el trabajo de mayor exigencia y perfil sobre la tierra. Así lo aconseja Julie Kampf, fundadora y CEO de la firma de reclutamiento ejecutivo JBK Associates (www.jbkassociates.net), y de la compañía de coaching profesional Career Central (www.careercentralusa.com).

"El estilo que él está fijando desde el principio -tranquilo, sereno y bien informado- es el correcto. Olvídate de hacer las cosas precipitadamente e intentar resolverlo todo en el primer mes" sugiere Kampf.

En lugar de eso, dedica los primeros días a escuchar, a estudiar la empresa y los retos que enfrenta. "¿Cuáles son las metas que quieres alcanzar, y los obstáculos para lograrlo? Lee todo lo que puedas sobre la compañía y la industria, busca las opiniones de las personas que están por debajo y por encima de ti en la jerarquía. Haz muchas preguntas, conviértete en un experto del negocio y crea una buena comunicación entre todas las personas posibles" propone Kampf.

Una vez hecho eso, idea una estrategia que incluya claras especificaciones sobre lo que quieres lograr y el plazo de tiempo para hacerlo -60 días, 90, seis meses, un año. Las proyecciones cambiarán un poco a medida que avances, pero constituyen un punto de partida y una manera de cristalizar tus metas.

La estrategia también le da a las personas (jefes o subalternos) una idea de lo que pueden o no esperar. "Es vital que en ese momento controles las expectativas. En los primeros 100 días de trabajo de cualquier ejecutivo, las personas son muy críticas y buscan formas de derribarte. Por eso no realices promesas exageradas."

Obama comenzó a aplicar la táctica de reducir las expectativas desde hace semanas. En sus entrevistas, por ejemplo, solía subrayar que el actual caos económico no se creó en una noche y que tampoco finalizaría rápidamente. Hace unos días, hizo correr el mensaje de que algunas promesas que hizo en campaña (la reforma del TLC, el cambio climático, revocar los recortes fiscales de Bush) ocuparían un lugar secundario hasta que el Congreso aprobara su paquete de estímulo económico. Además advirtió que podría haber "reveses y falsos comienzos" en sus esfuerzos por atajar los problemas del país, pero que esos contratiempos no lo desanimarían.

Igual que Obama, "debes mandar un mensaje prudente de optimismo, que refleja la idea de que las cosas mejorarán, pero sin esperar milagros" señala Kampf.

Obama también ofrece el ejemplo del trabajo en equipo, integrando un conjunto de asesores confiables. Tú puedes hacer lo mismo, incluso solicitar la colaboración de los pesimistas puede ayudar a mejorar la moral. "Es importante que les demuestres que sabes escuchar, especialmente en estos momentos."

En cuanto a la actitud, si eres jefe tienes que poner el ejemplo. "Todo mundo está asustado" indica Kampf, "así que mantente optimista y animado. Reconoce los problemas, pero haz que la gente enfoque su atención en el futuro y en lo que puede hacerse para mejorar la situación."

En el nuevo libro titulado Barack, Inc.: Winning Business Lessons of the Obama Campaign (editorial FT Press), los autores Barry Libert y Rick Faulk mencionan que la estrategia de Obama al invitar a Hillary Clinton a su gabinete es muy similar a lo que Indra Nooyi hizo cuando ganó el puesto de CEO en Pepsi: inmediatamente voló para reunirse con su principal rival que contendía al cargo y le pidió que permaneciera en la empresa.

Luego, si hay un colega en tu empresa que compitió por el puesto que ahora tienes y muchos empleados le son leales... haz todo lo  posible por convertirlo en tu aliado. Sus conocimientos y contactos pueden ser muy valiosos.

Como dice Kampf, "el liderazgo casi siempre involucra decisiones complicadas. No importa lo que hagas o dejes de hacer, habrá alguien a quien lo le guste, y mientras más alto asciendas más críticas atraerás. El trabajo directivo puede colocarte en una posición solitaria." De allí la importancia de pasar tiempo con la familia y los amigos, esas personas que te quieren sin importar lo que suceda en la oficina.

Ahora ve
No te pierdas