¿Eres joven?, vence al desempleo

El tiempo que un recién egresado tarda en colocarse en un trabajo es en promedio de ocho meses; las empresas buscan candidatos que se adapten, integren la tecnología y gestionen el conocimiento.
Para definir objetivos y alcanzarlos es necesario saber con  (Foto: Archivo)
Tania M. Moreno
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

Que un profesionista experimentado encuentre trabajo es una labor titánica ante la crisis actual, pero que un recién egresado lo logre es como sacarse la lotería. El número de solicitantes listos para abalanzarse sobre las nuevas vacantes es abrumante, por lo que las empresas empiezan a buscar nuevas habilidades que podrían ser la clave para el talento joven.

El tiempo que un recién egresado tarda en colocarse en un empleo es en promedio de ocho meses, según el autor del libro ¿Y después de la prepa qué?, José Pedro Landaverde.

"La única salida de los jóvenes es prepararse más y estar conscientes de lo que las compañías requieren en este momento que es un elemento con habilidades, competencias y actitudes definidas", dice en entrevista el director general de Bumeran.com, Mateo Cuadras.

Entre estas habilidades destacan la gestión del conocimiento, integración de la tecnología, capacidad de análisis y manejo del trabajo bajo presión.

 Los perfiles del ‘candidato ideal' son definidos según el área a cubrir, pero existen parámetros que toda empresa aprecia, y que tienen que ver con la disposición y el trabajo en equipo, señala a su vez el manager de la división de Finanzas de la agencia de reclutamiento ejecutivo Michael Page, Olegario García.

Mejora tu empleabilidad

Independientemente de la poca o nula experiencia laboral, existen características específicas que las empresas buscan en los jóvenes que van a  contratar.

"El talento joven es visto como una inversión a largo plazo, no se esperan resultados inmediatos, pero sí capital humano que ayude a la continuidad de la empresa", asegura Cuadras.

Al solicitar un empleo por primera vez, los expertos aconsejan lo siguiente:

Actitud desafiante y positiva: evita mostrar miedo, desesperación o angustia, siempre debes lucir seguro y motivado por cubrir la vacante.

Gestión del conocimiento: La considerada "Net Generation", integrada por los jóvenes  que nacieron a mediados de los 80 y principios de los 90, tienen un amplio acceso al conocimiento. Las empresas necesitan talento que sepa buscar y usar la información.

Integración tecnológica: Hacer uso adecuado de las tecnologías disponibles, que permitan desarrollar las habilidades de forma más eficiente y facilita alcanzar los objetivos laborales.

Primero el desarrollo: el sueldo suele ser la primera preocupación de un recién egresado, pero un reclutador desconfía de alguien que se interesa más por cuánto va a ganar que por el desarrollo del puesto y las oportunidades de carrera que la empresa ofrece.

Presume tus habilidades: la mayoría de las características que una empresa busca no son las que se aprenden directamente en la escuela, sino las adquiridas a través de la experiencia. Si acabas de ingresar al mundo laboral, demuestra por qué tú debes ocupar el puesto y asegúrate de que el reclutador conozca tu manejo de otros idiomas, disposición para el trabajo, aprender nuevas cosas y tu apertura al cambio.

Sé un experto: el principal problema en la primera entrevista es la desorientación con la que los candidatos se presentan. Antes de acudir a la cita ocúpate de saber cómo se maneja tu sector, sueldo promedio, tareas básicas y el funcionamiento de la empresa a la que te postulas.

Comunica que eres el correcto: tu personalidad debe promover la empatía, muestra una excelente comunicación, compromiso, negociación favorable, habilidad para trabajar en diferentes mercados o nichos de negocio y trabajo colaborativo.

Habilidades analíticas: aquellas que te permitan analizar situaciones complejas y desarrollar conclusiones correctas.

Ve a futuro

Antes de iniciar la búsqueda, debes saber qué quieres laboralmente hablando. Posiblemente desearías que ese primer empleo fuera en un puesto clave, pero no olvides que es una experiencia inicial, sé realista y no te desanimes.

"Los jóvenes deben tener en mente que desde el quinto o sexto semestre de la universidad deben comenzar con un plan profesional paralelo al académico, el cual puede ser por medio de prácticas profesionales o trabajo con una remuneración baja, la idea es  desarrollar experiencia",  comenta Cuadras.

La tarea no es sencilla, pero hay oportunidades en el mercado que no debes desaprovechar.

¿Quieres más noticias como esta?
Obtén los mejores consejos laborales y de management.

Por ejemplo, empresas como CIE, Ericsson y Procter & Gamble cazan talento joven y ofrecen programas para prácticas `profesionales y desarrollo de talento.

Algunos de estos programas son remunerados, otros ofrecen la posibilidad de puestos permanentes a futuro, en cualquier caso, recuerda que lo importante es adquirir experiencia.

Ahora ve
Así se vivió la emoción del eclipse en Salem, Oregon
No te pierdas
×