¡No te quemes!, sé honesto en el CV

El 18% de los mexicanos reconoce que ha mentido o inventado información en su currículo; la exageración de logros, el manejo de idiomas y exceso de tecnicismos, las más frecuentes.
curriculum  (Foto: Jupiter)
Tania M. Moreno
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

El 18% de los mexicanos que busca trabajo ha mentido en su currículo o inventado información para mejorar sus posibilidades de ser contratado, según una encuesta de la aceleradora de competencias Inteligia.

Sin embargo el 77% de las compañías afirma que ha encontrado varias inconsistencias, que van desde exageraciones hasta falsedades en los CV, de acuerdo con el análisis hecho a 1,200 trabajadores y 750 empleadores o empresas entre enero y marzo de 2009.

La mentira más recurrente es sobre las competencias, donde 25% de los encuestados admitió haber falseado información; le sigue el nivel de estudios, con 22%; el manejo de idiomas, con 18%; y las fechas de empleos anteriores en un 15%.

El 8% de los mexicanos miente con respecto a su título, según los resultados de la encuesta de Inteligia.

"Es muy difícil con sólo ver el papel detectar falsedades, pero existen ciertos puntos que permiten hallar a los mentirosos en el proceso de reclutamiento", dice en entrevista el consultor y profesor de Factor Humano y Dirección de Personal de la institución dedicada a la formación y desarrollo de gerentes, ICAMI, José Antonio Pérez Cruz.

Y aunque a la hora de conseguir un empleo la clave está en ‘saberse vender', existe una gran diferencia entre el marketing personal y enfatizar información, adornarla, exagerarla o de plano inventarla, señala el académico.

La práctica hace al maestro, así que antes de convertirte en el ‘Pinocho' de los CV, debes saber que los reclutadores tienen presentes cuatro exageraciones comunes para identificar a los mentirosos, según José Antonio Pérez Cruz.

La primera es cuando el candidato utiliza en su currículo demasiadas siglas o tecnicismos con el único fin de ‘impresionar' al entrevistador, cuando lo único que logra es, en el mejor de los casos, confundirlo o de plano evidencia inconsistencias profesionales.

La segunda es la relativa a las características personales, "por un lado se dice que son flexibles y con disposición al cambio, pero en cuanto describen sus competencias profesionales ponen que son estrictos con el horario de trabajo y competentes bajo planes de trabajo y procesos definidos, lo que es incongruente", asegura el profesor.

La tercera es la relacionada con la exageración de logros en empleos anteriores. Actualmente las empresas le dan mucho peso a la cuantificación de objetivos y los porcentajes, pero cifras demasiado elevadas en tu CV pueden decirle al reclutador que dejaste fuera a tu equipo de trabajo o que de plano inventaste la información.

Finalmente, las referencias son la cuarta mentira más común, ya que una estrategia usual es poner a una persona prácticamente imposible de localizar para que el entrevistador desista de pedir información, y cuando logra comunicarse se nota que es alguien previamente aleccionado para hablar sólo maravillas.

Los mexicanos no son los únicos que utilizan esta estrategia, los niveles jerárquicos en EU mienten con frecuencia sobre su nivel de estudios, las cifras de ventas, rango de sueldo y manejo de idiomas, según una investigación de Forbes en 2008.

Lo importante es que antes de mentir, recuerdes que el riesgo en caso de ser descubierto es enorme, pues además de no conseguir el empleo, puedes quedar en la lista negra de los reclutadores y hacerte mala fama en el sector.

Los candidatos tienen sólo una oportunidad para venderse ante una empresa, necesitan sacar el mayor provecho posible de cada una, pero también cuidar su información y su imagen", dijo Sergio Gómez-Luengo, director General y VP, Latinoamérica y el Caribe de Kelly Services.

¿Quieres más noticias como esta?
Obtén los mejores consejos laborales y de management.

No te arriesgues, mejor diseña un CV de alto impacto, prepárate para la entrevista y, sobre todo, no te desanimes en tu búsqueda de empleo.

"Un reclutador podría perdonar una exageración o un adorno, pero en el momento que sienta que el aspirante quiere tomarle el pelo, todo habrá acabado", finaliza José Antonio Pérez Cruz.

Ahora ve
Protestas dentro y fuera del Congreso por el proyecto de salud de Trump
No te pierdas
ç
×