¿Las mujeres libran mejor la recesión?

Las mujeres en puestos gerenciales tienen algunas ventajas en medio de una economía debilitada; pueden explotar las fortalezas de su carácter y aprender actitudes masculinas que les beneficien.
mujer-oficina-trabajo-lider-JI.jpg  (Foto: Jupiter Images)

Hay una forma segura de empezar una discusión acalorada, ya sea en la oficina o cenando en tu casa: lo único que tienes que hacer es decir algo que sugiera que las mujeres gestionan de forma muy distinta a los hombres. Después, da un paso hacia atrás y ve cómo explotan los fuegos artificiales. "La idea de que las mujeres con puestos decisivos piensan y actúan diferente a los hombres es controversial, sobre todo entre las mujeres de la generación del baby-boom, quienes tuvieron que luchar muy duro para superar los estereotipos que afirmaban que las mujeres eran "tiernas" e "intuitivas"; por muchos años, esta consideración fue el código corporativo para decir que "no eran lo suficientemente fuertes o analíticas como para atender puestos de alta administración", como escribe Catherine Kaputa, autora de The Female Brand (La marca de las mujeres): El uso de la mente femenina para lograr el éxito en los negocios.

Sea o no controversial, queda claro que las mujeres están haciendo algo diferente. De los más de seis millones de estadounidenses que han perdido su trabajo desde que la recesión comenzó en diciembre de 2007, 80% son hombres, como indica la Oficina de Estadísticas Laborales. No cabe duda que una razón importante es que los hombres tienden a dominar los negocios cíclicos, los cuales se han visto diezmados por la crisis, incluyendo la manufactura, construcción, ingeniería y finanzas. Los campos con mayor presencia femenina (como la enfermería y la educación) se han visto menos afectados, al menos por ahora.

Aún así, como dice Kaputa, ésta no es toda la historia; en este mercado laboral, sobresalir de entre la multitud requiere de una "marca personal", es decir, una identidad profesional clara que subraye el conjunto de habilidades y fortalezas únicas de un candidato. Aquí es donde las mujeres pueden lucirse. Hace poco hablé con Kaputa sobre por qué las mujeres gerentes tienen una ventaja en esta terrible economía, y aquí hay algunos extractos de nuestra conversación:

P. Entrevistaste a más de 150 mujeres de la generación del babyboom para este libro. Esta generación ha estado trabajando desde hace mucho tiempo para alcanzar altos puestos. ¿En qué radica la diferencia de sus acciones con la de su contraparte masculina?

R. En general, las mujeres se sienten más cómodas con un estilo administrativo más colaborador y menos preocupado por las jerarquías rígidas y puestos directivos escalonados. Suele suceder que ese estilo colegial y exclusivo es lo que logra resultados en las compañías mundiales hoy en día.

Queda claro que la colaboración es algo natural entre las mujeres desde edades muy tempranas. En un estudio realizado entre niños de secundaria (que describo en el libro), los investigadores dieron la misma tarea a un grupo de niños y a un grupo de niñas. Los niños eligieron un capitán que daba órdenes, mientras que las niñas crearon un comité de iguales donde cada una tenía algo que decir. Ambos grupos lograron el objetivo, sólo que lo hicieron de forma diferente.

Dicho esto, hasta cierto punto todos tienen modos "masculinos" y "femeninos", y algunas mujeres podrían beneficiarse realmente del desarrollo de su lado "masculino", sobre todo cuando se trata de promoverse a sí mismas. Una mujer tiende a mantener sus logros reservados, mientras que un hombre hace alarde de ellos.

Trabajé en Wall Street algunos años, y una alta ejecutiva que conocí me dijo que los hombres que trabajaban para ella siempre comenzaban a aparecerse en su oficina algunos meses antes de la época de bonos para decirle todas las cosas buenas que estaban haciendo. Las mujeres nunca lo hacían, ni una vez, y adivinen quién recibía los bonos más grandes.

P. ¿Por qué crees que las mujeres estén mejor equipadas que los hombres para lidiar con las malas rachas económicas?

R. Hay varias razones; para empezar podemos decir que en general, las mujeres aún ganan menos que los hombres en algunos empleos, por lo que en muchos casos, cuando las empresas buscan formas de cortar los precios, dejan ir a la gente que sale más cara y los puestos administrativos menos costosos se quedan.

Otra ventaja de recorte de costos que tienen las mujeres es que tienden a obtener ideas de otros niveles de la compañía, es decir, se acercan a un grupo más extenso de personas. Cuando un hombre busca la forma de recortar costos, es probable que se apegue a sus informes directos exclusivamente, mientras que una mujer llamaría a alguien que conoce en el piso de la fábrica, o algún empleado de embalaje, o a alguien del centro telefónico o a más gente dentro de la organización. Como siempre está más atenta, es más probable que obtenga ideas más efectivas.

Siguiendo parámetros similares, ya todos sabemos la importancia que tienen las redes sociales en nuestras carreras. Las mujeres trabajan en redes sociales de forma natural; ésta es un área en la que las búsquedas disponibles muestran que los hombres y las mujeres difieren en formas muy interesantes. Para empezar, las mujeres tienden a gravitar hacia relaciones relativamente cercanas e incluso intensas con grupos pequeños de contactos. Por su lado, los hombres tienden (como grupo) a conectarse a un nivel muy superficial con grupos mucho más extensos. En general, las mujeres son más renuentes a pedir un favor dentro de su red de contratación, mientras que los hombres no dudan en pedir cosas a la gente que apenas conocen. A las mujeres les serviría mucho cultivar parte de esa osadía "masculina".

P. Algo que se cree sobre las mujeres gestoras es que son más empáticas que sus compañeros hombres; incluso si esto es cierto, ¿qué no la empatía es una desventaja en momentos como éste, cuando mucha gente está siendo despedida?

R. En realidad ocurre lo contrario. Claro que no todas las mujeres en puestos decisivos son cálidas y empáticas, pero por lo general, las mujeres tienden a tener más destreza para crear lazos emocionales y cuidar el sentido de que "todos estamos en esto juntos". Las mujeres se inclinan más que los hombres a darse cuenta del componente emocional de los despidos.

Esto es importante porque, les guste o no, privar a alguien de su empleo es un golpe emocional para esa persona y para los sobrevivientes que ven esto ocurrir. No son "sólo negocios", y las mujeres lo entienden.

¿Quieres más noticias como esta?
Obtén los mejores consejos laborales y de management.

En el libro cito un estudio interesante que muestra que la gente responde mucho mejor a las malas noticias cuando estas se reciben de forma cuidadosa que a las buenas noticias que se reciben de forma fría e impersonal. Es por esto que las mujeres suelen ser mejores que los hombres al momento de despedir a alguien y al motivar a los empleados que se quedan.

 

Ahora ve
Emmerson Mnangagwa afirma que Zimbabwe vivirá “una nueva democracia”
No te pierdas
×