Hoy despedido, mañana contratado

A medida que las condiciones económicas mejoran, las firmas recontratan a los empleados despedidos; esta decisión puede ahorrar costos, pero en algunas ocasiones puede resultar contraproducente.
empleado-despido-desempleo-trabajo-JI.jpg  (Foto: Jupiter Images)
Jessica Dickler
NUEVA YORK -

La recesión ha dejado a más de seis millones de personas sin empleo en Estados Unidos, pero para algunos de ellos, el trabajo que perdieron terminó siendo el trabajo que consiguieron de vuelta.

Cerca del 38% de los empleadores indicaron que esperaban algún tipo de reencuentro con sus empleados despedidos, según un informe reciente del Departamento del Trabajo. 

Las empresas (incluyendo a General Motors, Ford Motor, Dell, AK Steel y el fabricante de camiones Oshkosh) ya contactaron a algunos de los empleados despedidos para satisfacer el alza en la demanda. 

Es común que las compañías busquen a los empleados cuando las condiciones laborales mejoren, y esto se volverá la norma a medida que esta recesión disminuye, dijeron los expertos.

En un sondeo distinto, el 18% de los empleados despedidos que encontraron otro empleo fueron recontratados por el empleador que los despidió, lo que representa más del 13% en 2005, según los servicios de recolocación de Right Management, una división de Manpower.

Más de 17,000 candidatos recolocados fueron encuestados por Right Management entre junio de 2008 y junio de 2009.

Koren Rife, de 25 años, es un buen ejemplo: fue despedida el año pasado de una pequeña empresa de relaciones públicas y publicidad en Filadelfia. Su cliente, un fabricante de tinas, no pudo seguir costeando los servicios de la empresa y despidió a Rife.

"Durante el tiempo que estuve desempleada, busqué otros puestos y no logré nada", dijo Rife. Para junio encontró un puesto como asistente de relaciones públicas en las instalaciones no rentables de un centro de rehabilitación de drogas y alcohol, pero siguió en contacto con sus ex colegas.

En otoño, su antiguo jefe la llamó y le dijo que un colaborador se iba de la empresa, le ofreció a Rife el puesto y ella aceptó. Ahora ella gana ligeramente más de lo que ganaba antes, aunque sigue teniendo el mismo puesto.

"Estaba muy emocionada por volver", dijo. "Una de las razones por las que decidí regresar fue porque sabía que la agencia era un gran lugar para aprender mucho sobre la industria; sabía que tendría excelentes maestros y tendría varias experiencias buenas", dijo Rife.

Bienvenidos de vuelta

Hay varios aspectos positivos en recontratar empleados antiguos, según el profesor de administración Peter Cappelli de la Facultad de Negocios Wharton de la Universidad de Pensilvania. Los aspectos positivos incluyen un ahorro en los costos de reclutamiento y capacitación, mantener las relaciones entre los clientes y los empleados y el hecho de que un empleado recontratado no necesita que le presenten a sus colegas.

Pero un ciclo de despidos y recontrataciones puede ser costoso para las empresas, sobre todo en cuanto a los pagos, y pueden ser perjudiciales para el desempeño de la fuerza de trabajo.

"(Para los empleados) puede ser difícil encajar de nuevo", dijo Cappelli. "Algunas veces el trabajo cambia", o dependiendo de la forma en la que se le despide a un empleado, regresar podría ser "incómodo para todos", dijo.

Es por eso que es particularmente importante para las compañías despedir a los empleados de "una forma positiva y humana", dijo Paul Bernard, asesor veterano y consejero de administración que maneja su propia empresa. Las empresas deberían ofrecer indemnizaciones para facilitar la transición, dijo.

Los empleados deberían ser cautelosos con cualquier oferta de recontratación, dijo Bernard. Si la empresa ha estado experimentando alguna presión financiera, pregúntate si la empresa tiene cómo apoyarse.

Antes de que los empleados acepten otra oportunidad, deberían considerar la posibilidad de ser despedidos otra vez si la compañía tiene problemas

¿La decisión correcta?

No todas las recontrataciones tienen un final feliz. Jerry Abiog, de 37 años, trabajaba para una empresa consultora en Atlanta hasta que fue despedido en enero, sólo para que lo volvieran a llamar seis semanas después.

"Debido a la situación económica no me sorprendió que me despidieran", dijo. Pero sí se sorprendió unas semanas después, cuando el nuevo equipo administrativo de la empresa le ofreció su puesto de vuelta.

"Me volvieron a contratar en el mismo puesto y con el mismo sueldo, pero las cosas no fueron lo mismo", dijo Abiog.

"Tuve que hacer los mismos movimientos pero en realidad estaba vendiendo los mismos servicios que ya no son viables en la economía de hoy en día".

A principios de mayo, Abiog fue despedido otra vez.

¿Quieres más noticias como esta?
Obtén los mejores consejos laborales y de management.

"Me enojé más que la primera vez", dijo.

Aunque tuvo cuidado y se fue en buenos términos, Abiog duda que regrese una tercera vez. Ha estado buscando otros empleos desde hace algunos meses.

Ahora ve
Según la psicología, estos factores pueden predecir un divorcio
No te pierdas
×