La moral de los trabajadores, a la baja

La mayoría de quienes aún conservan su empleo tienen más responsabilidades por un menor sueldo; la falta de motivación laboral en medio de la recesión afecta a la productividad de las empresas.
empleado-triste-aburrido-JI.jpg  (Foto: Jupiter Images)
Jessica Dickler
NUEVA YORK -

No tienen que ser despedidos para sentir el dolor de la recesión. Varios trabajadores que han tenido la suerte de haber sobrevivido al desempleo siguen sintiéndose infelices y poco motivados en sus trabajos.

Los aumentos, los bonos y otros programas de incentivos han sido reducidos desde que comenzó la recesión, y los empleados obtuvieron mayores cargas de trabajo por menos paga, por lo que se han sentido insatisfechos con sus trabajos actuales, de lo cual ya están exhaustos.

"No puedes evitar hacer más de lo indispensable para evitar que te despidan", dijo Domnick Eger, especialista en tecnología de la información en Phoenix, Arizona.

Eger, de 26 años, dice que se siente presionado por su jefe actual pero no ha sido capaz de encontrar un nuevo empleo.

Los despidos masivos y la falta de implementación de beneficios como seguros de salud y planes de retiro en su oficina le han dado a Eger más trabajo y ninguna compensación adicional. Él dice que teme que el siguiente paso sea en los cortes salariales.

Muchos trabajadores pasaron el año pasado lidiando con los recortes de personal, de beneficios y de sueldos, y se sienten presionados. "¿Pueden culpar a la gente por sentirse descontentos o incluso con ganas de tomarse un respiro?", preguntó Eger.

Eger no es el único. Queda claro que la reciente caída económica ha tenido un impacto adverso en la productividad y en la moral de los trabajadores. El 40% de los empleados en las organizaciones afectadas por los despidos dice que la productividad ha tenido un impacto negativo, según una encuesta realizada recientemente por el Instituto de Fuerza Laboral en Kronos. De ese 40%, dos tercios dice que su moral se ha visto afectada y que los empleados están menos motivados que antes.

Además de ver cómo se deteriora su compensación y sus oportunidades de crecimiento, los empleados como Eger pueden estarse aislando por la falta de posibilidades en el aún complicado mercado laboral, el cual los hace sentir estancados. "Mucha gente sigue en su trabajo actual probablemente porque no hay mejores oportunidades en el mercado", dijo Joyce Maroney, directora del Instituto de Fuerza Laboral en Kronos.

Perdiendo productividad

Ahora que el ritmo de despidos ha aminorado y el ambiente comienza a aclararse, las compañías están tomando cartas en el asunto y se han dado cuenta de que la moral caída puede afectar los aspectos más importantes del trabajo.

Marc Wolfe dice que día a día ve cómo declina la moral de los trabajadores en su negocio. Wolfe, de 41 años, tiene su propia empresa de consultoría computacional y tiene cerca de 18 clientes en Nueva York, Nueva Jersey y Connecticut. Parte de su trabajo consiste en supervisar la actividad de los empleados y ayudar a los negocios a menorar su presencia en línea.

Dice que recientemente ha habido un alza notable en "la flojera". "Veo a más gente navegando por la Web, actualizando sus perfiles sociales y hablando por celular más que cuando la economía iba bien".

"Cuando veo a gente en Facebook, buscando cosas en Wikipedia o mandando mensajitos una y otra vez, me pregunto qué es lo que pasa", dijo. "No tienen la misma emoción ni entusiasmo".

Para las compañías como las de Wolfe, la moral de los empleados es una parte crucial del manejo sólido de un negocio. A una organización se le puede dificultar congeniar con empleados a largo plazo y tienen problemas para traer nuevo talento si no tienen la mejor reputación como un buen lugar de trabajo. La compañía puede no estar preparada para satisfacer el aumento en la demanda cuando la economía se recupere.

"El riesgo aquí es la salud financiera de la organización", dijo Roxanne Emmerich, autora de "Thank God It's Monday" (Gracias a Dios es lunes: cómo crear un lugar de trabajo que te guste a ti y a tus empleados). "La moral de los empleados es un medidor clave del crecimiento futuro y de la rentabilidad".

¿Quieres más noticias como esta?
Obtén los mejores consejos laborales y de management.

Emmerich dice que en algún punto, los empleadores tendrán que hacer más para incentivar a sus empleados. Ella recomienda que se implementen recompensas que simbolicen la visión y los valores de la compañía, pero que no necesariamente sean monetarios. "En general la gente sólo quiere que se le reconozca", dijo.

Domnick Eger es menos optimista con respecto al cambio que sus empleados puedan tener pronto. Él piensa que la recesión ha causado un cambio permanente en la forma en la que las empresas tratan a sus empleados. "Creo que la recesión no sólo destruyó los mercados sino que mató la humanidad de las compañías".

Ahora ve
Ildefonso Guajardo habló de los puntos álgidos de la renegociación del TLCAN
No te pierdas
×