Ir a la universidad, más caro que nunca

El costo actual de los grados académicos en EU los coloca fuera del alcance de muchos estudiantes; las colegiaturas se elevaron 4.4% en el ciclo escolar que está en curso en la Unión Americana.
universitario  (Foto: Jupiter Images)
Hibah Yousuf
NUEVA YORK -

Según un nuevo informe, el costo de la universidad es más alto que nunca, haciendo que los grados académicos estén fuera del alcance de muchos estadounidenses.

Las matrículas y las colegiaturas en escuelas privadas de cuatro años se elevaron 4.4% en el año académico en curso, llegando a un total de 26,273 dólares, según un sondeo publicado el martes por la Junta Universitaria.

Las cuotas en universidades públicas a cuatro años aumentaron 6% tanto para estudiantes nativos estatales como foráneos, a 7,020 dólares y 18,584 dólares respectivamente.

"Estamos en un mercado de venta de educación superior", dijo Pat Callan, presidente del Centro Nacional de Políticas Públicas y Educación Superior, quien destacó que la generación de graduados de preparatoria 2009 fue la más grande en la historia.

"Las universidades siguen capitalizando en eso más que ninguna otra institución en la economía. Si vas caminando por un centro comercial, verás que nadie más está elevando los precios a la misma tasa".

Los precios por matrícula siguen elevándose en las escuelas privadas al menos en parte porque esas escuelas han visto una disminución en los donativos que reciben. Las escuelas públicas sufren de un debilitamiento por parte del financiamiento estatal, el cual se redujo 5.7% por estudiante este año.

Menos dinero subsidiado. Al mismo tiempo, la disponibilidad de ayuda financiera no va de la mano con el aumento de los costos. Los financiamientos aumentaron sólo 4.7% en el ciclo académico 2008-2009, según la información más reciente disponible, lo que significa que los costos para aquellos que aún no se han titulado son más altos que nunca.

Eso, combinado con el alto desempleo y los estancados ingresos particulares, dificulta más que nunca el poder financiar un grado académico.

La buena noticia (si la podemos llamar así) es que cerca de dos tercios de los estudiantes de tiempo completo reciben ayuda financiera que no debe ser pagada de vuelta. Después de haber considerado los subsidios y los beneficios de los impuestos federales, el costo neto de la universidad es mucho más bajo que el precio dado a conocer. En promedio, los estudiantes en escuelas privadas pagan 11,900 dólares, mientras que aquellos que van a escuelas públicas gastan cerca de 1,600 dólares de su propio bolsillo cada año.

Eso aún deja a un tercio de los estudiantes pagando cuotas completas, y todos los alumnos siguen luchando contra los costos que van en aumento: 5.4% en las escuelas públicas y 4.2% en las escuelas privadas en lo que va del año.

"La matrícula es sólo una parte del todo", dijo Sandy Baum, analista de políticas en la Junta Universitaria. "Aunque la matrícula neta no está en aumento para los estudiantes con ayuda subsidiada, dicha ayuda no es suficiente para cubrir los costos de vivienda".

Más préstamos. Para ayudar a cerrar la brecha entre los costos de las universidades y lo que las familias pueden pagar, los préstamos estudiantiles también aumentaron. El total de préstamos aumentó 5% entre los ciclos escolares 2007-2008 y 2008-2009, según la información disponible más reciente.

Si esta tendencia continua, los expertos dicen que será aún más difícil obtener un título académico.

"Si no encontramos la forma de reducir los costos e invertir en ayuda financiera al mismo tiempo, no ganaremos nada aumentando la accesibilidad de la educación superior", dijo Pat Callan del Centro Nacional de Políticas Públicas y Educación Superior.

Callan y sus colegas dicen que los gobiernos estatales y los legisladores tienen que ejercer presión en las universidades públicas para limitar las alzas en las matrículas, mientras que los fiduciarios deberán hacer lo mismo en las escuelas privadas.

Callan dice que de manera simultánea, las escuelas necesitan invertir más en ayuda financiera para los estudiantes que realmente lo necesitan. Por ejemplo, durante el ciclo escolar 2007-2008, dos terceras partes del dinero subsidiado en las escuelas públicas iba a estudiantes cuya situación económica no era analizada. Los estudiantes provenientes de las familias con menores ingresos obtenían en promedio sólo 570 dólares en préstamos sin fundamentos, mientas que los estudiantes provenientes de familias de clases medias o altas recibían 730 dólares.   

¿Quieres más noticias como esta?
Obtén los mejores consejos laborales y de management.

Pero Sandy Baum, de la Junta Universitaria, se muestra optimista ante el reto que debe superar la comunidad educativa.

"Creo que la base de este problema actual es que gastaremos menos dinero en los jóvenes que no lo necesitan", dijo, "y nos concentraremos en aquellos jóvenes que necesiten el financiamiento".

Ahora ve
La renegociación del TLCAN va a toda marcha por los tiempos políticos
No te pierdas
×