Trabaja desde que estás en la escuela

Los programas de prácticas profesionales se enfocan a desarrollar competencias laborales; los jóvenes pueden beneficiarse al aumentar su CV y al conseguir experiencia, opinan expertos.
joven-empleada-trabajo-JI.jpg  (Foto: Jupiter Images)
Ivonne Vargas Hernández
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

La falta de experiencia ya no debe representar un obstáculo para conseguir empleo al concluir la universidad. Los programas de "internship" y las prácticas profesionales ayudan a adquirir competencias laborales que las empresas valoran, como: trabajo en equipo, iniciativa, atención, adaptabilidad y mejora continua.

En México, "los universitarios señalan que ese factor los ha relegado de conseguir una fuente de trabajo al término de sus estudios, en los sectores público y privado, por lo que deben depender de sus familias", indican encuestas realizadas por el Instituto Mexicano de la Juventud (IMJUVE).

Para el primer trimestre de 2009, en el Distrito Federal se contabilizó a 85,547 jóvenes, de 20 a 29 años, desocupados, según datos de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE).

Un recurso "para que los estudiantes tengan en su currículo cierta experiencia al egresar se da a través de los programas de prácticas, donde desarrollan competencias que les servirán para cualquier área y función que desempeñen", indicó el Gerente de Desarrollo Humano de parque Xcaret y Xplor, Hugo Rojas.

Conocimientos deseables

Lo indispensable al participar en esa iniciativa es que exista un responsable en la empresa y en la universidad que monitoree la forma en que el joven resuelve ciertos problemas.

Eso permite ver qué habilidades suyas son susceptibles de mejorar a través de capacitación "y se le retroalimenta sobre cómo actuar para tener otro desempeño en la función que realiza", indicó Rojas, que cuentan con programas de cuatro, seis meses y un año de prácticas, abiertos a todas las universidades del país (www.xcaret.com.mx).

Otro punto importante, detalló, es elegir organizaciones que ofrezcan una base de competencias laborales que los futuros profesionistas puedan aplicar en cualquier empleo.

Hay programas tradicionales donde a los jóvenes se les pone a "hacer talacha o las sobras del trabajo y eso no funciona, deben participar en proyectos con objetivos claros y actividades que les permiten conocer cómo es el negocio y las habilidades específicas de la función que tendrán", señaló la Directora de Recursos Humanos de Unilever, Maye Alessandrini.

Necesitan conocer cómo se mueve el departamento en el que colaborarán, aplicar sus conocimientos a situaciones reales y tener la oportunidad de hacer propuestas y ejecutar ideas, comentó la directora.

En el caso de Unilever, cuenta con un programa de "intership" (www.unilever.com.mx), que actualmente integra a unos 60 jóvenes, que durante seis meses a un año forman parte de proyectos en diversas áreas.

 "Es una fuente de talento, apostamos en el desarrollo desde etapas tempranas para cubrir en el futuro ciertas vacantes. Con esta herramienta se puede valorar el potencial, habilidades y comportamientos de los participantes y un 80% de los chicos que vienen como "intern" ocupan, después, alguna posición", afirmó Alessandrini.

¿Qué características deben reunir estas prácticas para que sean enriquecedoras y garanticen experiencia? Los entrevistados señalaron las siguientes:

1. Habilidades básicas. El programa debe incluir competencias esenciales para cualquier trabajo y disciplina a la que se enfrentará el profesionista, Rojas ejemplificó:

- Atención: que aprendan a conocer el mercado donde estarán y anticiparse a sus necesidades.

- Adaptabilidad: el joven debe aprender a adecuarse a diferentes estilos de trabajo, así como a normas y reglas de la organización.

- Trabajo en equipo: es indispensable ser compatible para operar por un objetivo en común.

- Iniciativa: en el proceso educativo se les enseña a ser obedientes, pero eso no puede traducirse en ser "sumiso"; estos espacios son para saber cómo proponer y ser creativo.

- Mejora continua: las prácticas te ayudan a mantenerte abierto a nuevas rutinas y a conocer la importancia de capacitarte.

Estas habilidades, expresó, deben desenvolverse junto con tareas técnicas específicas del área donde se esté.

2. Desarrollo interno. Desde gerentes hasta directores, en cualquier puesto una empresa busca que sus futuros trabajadores cumplan con cierto perfil.

¿Qué buscan y desarrollan los "intern"? Alessandrini puntualizó:

- Trabajo apegado a un código de ética.

- Tener pensamiento analítico.

- Saber lo que sucede en tu campo de acción.

- Capacidad para alinearte a un trabajo bajo metas afines.

- Cumplir con lo prometido.

3. Tras lo específico. Cuando se toma esta iniciativa es importante que ofrezcan trabajar por áreas funcionales, es decir que te asignen a un proyecto determinado. Eso además de darte capacitación formal ayuda a interactuar con los líderes de esa iniciativa, expresó Alessandrini.

¿Quieres más noticias como esta?
Obtén los mejores consejos laborales y de management.

4. Apoyo adicional. Debido a que estos programas se dirigen a estudiantes es importante (aunque suene difícil) que contemplen una compensación económica que te facilite dedicar tiempo a ese trabajo, coincidieron los especialistas.

Ambas empresas, como sucede con otras más, cuentan con alianzas con diversas instituciones académicas para activar estas oportunidades de adquirir experiencia laboral. ¡Qué esperas para aplicar a alguno!

Ahora ve
30 datos de Lionel Messi a sus 30 años
No te pierdas
ç
×