Desempleado, mantén tu seguro médico

Revisa las opciones para seguir protegido y enfrentar imprevistos, dice Igal Rubinstein; el mercado de seguros ofrece soluciones para enfrentar la pérdida de esta prestación.
seguro-medico-medicina  (Foto: Jupiter Images)
Igal Rubinstein*
CIUDAD DE MÉXICO -

En México sólo el 5% de la población cuenta con Seguro de Gastos Médicos Mayores (SGMM), según la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros. Éste ofrece grandes alcances y beneficia a las personas frente a todo tipo de enfermedades, hospitalizaciones o tratamientos médicos.

En cifras aproximadas, poco más de 5 millones de mexicanos cuentan con un respaldo tangible que les brinde soporte económico en una situación de enfermedad o, peor aún, en una hospitalización prolongada, situaciones por las cuales los gastos pueden ascender a cantidades inimaginables.

¿Pero qué ocurre cuando en un contexto de crisis económica se pierde el empleo y con él todas las prestaciones que se tenían, incluida el seguro médico y el de vida, así como la posibilidad de pagar un SGMM?

Cálculos de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), el número de desempleados en México llegará al 6.9% de la población económicamente activa en el 2010, por lo que miles de familias se verán afectadas directa e indirectamente, y para ellos un simple resfrío puede significar un desequilibrio económico grave.

En algunas empresas se brinda un Seguro de Gastos Médicos como prestación laboral adicional a la afiliación al IMSS o cualquier otra dependencia gubernamental de asistencia médica.

Aunque parezcan similares, hay distinciones entre el seguro médico que brindan las empresas y el SGMM que se contrata individualmente. 

El primero consiste en una cobertura grupal que establece una serie de alcances que se hace efectivo cuando los empleados sufren accidentes o padecen enfermedades mientras pertenecen a las filas de las empresas. Éstas pagan una cuota por todos los empleados, y a estos se les brinda un comprobante para demostrar que están cubiertos. En este seguro las enfermedades, hospitales y doctores comparten los mismos, y cuando se deja el trabajo, se pierde de inmediato los derechos que otorgan.

Por su parte el SGMM es un contrato individual que ofrece, además de los servicios básicos, atención médica por enfermedad, incluso la causada por una epidemia, médicos y hospitales elegidos por el asegurado y tiene cobertura internacional, entre otros agregados.

Sus costos pueden variar desde los 10,000 y hasta los 100,000 pesos anuales, todo depende de factores como la edad, estado de salud, o cantidad de dinero que se estipula como límite de la cobertura del seguro -la llamada suma asegurada.

Mientras el seguro médico que ofrecen las empresas es un uniforme, por así decirlo, útil en caso de que la salud y la economía de los empleados estén en riesgo; el SGMM se asimila a un traje a la medida del asegurado.

Con el aumento del desempleo, no sólo se verán afectadas las personas que han perdido el beneficio de un seguro médico, aunque este sea estandarizado. También las aseguradoras verán trastocados sus ingresos, y su oportunidad de ofrecer mejores servicios se verá reducida.

Si bien será difícil tener acceso a un seguro que nos apoye en caso de suscitarse enfermedades, también puede convertirse en inaccesible pagar cantidades como 20,000 pesos anuales para sanear dichas complicaciones bajo los mejores estándares de calidad.

Entonces ¿qué pueden hacer las personas acostumbradas a contar con este soporte y las que deseen ingresar a las filas de los asegurados, por una parte? Y por otra, ¿qué pueden hacer las aseguradoras ante este panorama?

Para los primeros

Si el seguro grupal o colectivo se pagó en tiempo y forma, y éste se llevó siempre en orden, se puede buscar a la aseguradora independientemente y dar continuidad al historial. Con ello será posible  conservar la antigüedad del seguro, lo cual resulta muy recomendable si se quiere tener un futuro tranquilo frente a enfermedades causadas por la edad.

De igual forma, se puede acudir con una aseguradora diferente y al comprobar que se estuvo asegurado, y que se realizaron los pagos sin retrasos, se podrá diseñar una cobertura acorde a las necesidades del asegurado con un bajo costo y alcances idóneos tanto económicos como familiares y médicos.

Ni para los seguros médicos grupales, ni para los SGMM existen coberturas baratas o caras, sólo existen coberturas con alcances de diferentes tipos, por lo cual, la mejor opción es acercarse con un asesor para obtener la mayor información sobre el tema. Por preguntar no se paga.

Para las aseguradoras

Es recomendable ofrecer alternativas económicas y de amplio alcance, basadas en el diseño de coberturas accesibles para todos, así como incentivar la contratación de seguros por medio de información sencilla y fácil de entender para los clientes.

¿Quieres más noticias como esta?
Obtén los mejores consejos laborales y de management.

Un claro ejemplo de alto alcance son los seguros de accidentes personales distribuidos en canales masivos con precios bajos para el público y con el potencial de lograr una amplia penetración en el mercado.

*El autor es director general y cofundador de Seguros S.com.mx (http://www.s.com.mx/). Licenciado en Mercadotecnia por el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey, Campus Santa Fe, Ciudad de México. 

Ahora ve
Te contamos la historia del cereal que desayunas todos los días
No te pierdas
×