Adiós al CV en papel. Hola LinkedIn

A diferencia de Facebook o Twitter, los empleadores saben que el portal tiene un perfil profesional; más de 60 millones de miembros se han suscrito para crear perfiles, ¿tú ya estás aquí?
empleo-internet-cv  (Foto: Jupiter Images)
Jessi Hempel

Si buscas empleo o sólo quieres uno mejor al que ya tienes, aquí hay una cifra que te hará sentir bien: 50,000. Esa es la cantidad de gente que la consultora Accenture planea contratar este año, y sí, son trabajos de verdad con sueldos de verdad. Busca consultores de telecomunicaciones, expertos financieros, especialistas en software y mucho más. Tú puedes ser uno de ellos, pero ¿Accenture podrá encontrarte?

Para hacerlo a la antigüita, la empresa dependería de los cazadores de talentos, referentes laborales y juntas de empleados, pero el juego ha cambiado, y para llamar la atención de John Campagnino, reclutador global de Accentrure, debes estar en Internet: si no tienes un perfil en LinkedIn, no tienes presencia. Motivado por el reclutamiento menos costoso y más expedito que puede conseguirse en línea, Campagnino planea hacer el 40% de sus contrataciones en los próximos años por medio de redes sociales, pues dice que "es el futuro del reclutamiento para nuestra compañía". 

Facebook es para divertirse y los tweets (nombre de los mensajes en Twitter) no tienen tanta permanencia. Si quieres manejar tu carrera con seriedad, el único sitio social que realmente importa es LinkedIn. En el mercado laboral de hoy, una invitación para "unirte a mi red profesional" es obligatoria (y más útil) que repartir tarjetas de presentación y entregar currículos.

Más de 60 millones de miembros se han suscrito para crear perfiles, cargar sus historiales laborales y crear nexos con gente que conocen. Los visitantes del sitio han aumentado 31% desde el año pasado a 17.6 millones de usuarios en febrero. Esto incluye clientes, colegas, competidores y hasta tu jefe. Estar en LinkedIn te posiciona en el grupo de gente con credenciales impresionantes: el miembro promedio es una persona con estudios universitarios de 43 años de edad que gana 107,000 dólares al año. Más de una cuarta parte está compuesta por ejecutivos. Todas las compañías de Fortune 500 están ahí, es por eso que los reclutadores confían en el sitio para encontrar a los mejores ejecutivos: Oracle encontró a su director financiero Jeff Epstein en LinkedIn en 2008.   

LinkedIn funciona tan bien en el campo profesional porque la mayoría de sus miembros ya tiene empleo, y los empleados felices lo usan para investigar a clientes antes de hacer llamadas de ventas y para pedir consejos a sus contactos. En este ambiente, los buscadores de empleo pueden crear redes laborales sin parecer que se están ofreciendo en el mercado. Esta población también es valiosa para los reclutadores. Mientras que las juntas laborales en línea como Monster.com se concentran en los buscadores de empleo activos, los más talentosos tienen trabajo en el momento. Los cazadores de talentos los denominan candidatos pasivos. El sector de reclutamiento de 8,000 millones de dólares se fundamenta en el hecho de que son difíciles de encontrar. LindekIn cambia eso, pues es similar a un pequeño libro negro donde los detalles de todos están expuestos.

Esta transparencia puede ser un choque para los profesionales que quieren encubrir a sus contactos a toda costa. Hasta ahora, las indicaciones para usar las redes profesionales se concentran en lo que no hay que hacer, como no compartir fotos de borracheras en Facebook ni usar Twitter para presumir cómo juegas solitario en la oficina. Pero a medida que las firmas buscan mejores candidatos en la Web, ya no es tan ventajoso compartir información personal, sino presentar las aptitudes profesionales de la forma más atractiva posible, llenando los perfiles laborales con palabras clave como gestor de mercadeo o especialista en fuentes globales, para que sea más fácil que los reclutadores los localicen.

También se pueden unir los contactos profesionales en un solo lugar, uniéndose a grupos (LinkedIn cuenta con más de 500,000 entre compañías, escuelas e intereses), y así ofrecer consejos a los demás y actualizar tu presentación. 

"Si tú buscas a gente en Google, ¿no crees que hay quienes hacen lo mismo contigo", dijo el fundador de LinkedIn, Reid Hoffman. "Parte del mundo en redes sociales está formado por gente que te va a buscar, y querrás controlar lo que encuentran". Una buena presencia en línea es un buen comienzo. LinkedIn planea avanzar y hacerse activo e indispensable como una herramienta laboral. El secreto está en la información de los 60 millones de perfiles (incluyendo el tuyo).

En un negocio donde los "bichos raros" de la información son estrellas de rock, Dipchand "Deep" Nishar es como Bono. Durante sus cinco años en Google, Nishar, de 41 años, fue clave para desarrollar su plataforma de publicidad, su estrategia móvil y los productos para la región Asia-Pacífico. Hoffman pasó casi un año reclutándolo para ser vicepresidente de productos, hasta que en enero de 2009 Nishar salió de Google y comenzó a trabajar a dos cuadras, en las oficinas centrales de LinkedIn.

Con su experiencia en Asia, Nishar entendió el valor de un sistema que ayude a los consumidores a organizar las relaciones digitales. Pero lo que realmente lo hizo atractivo para LinkedIn fue que Nishar intentaba decidir si su hija, en aquel entonces de 12 años, debía acudir a un programa de verano en la Universidad John Hopkins. Él hizo la pregunta en Facebook y en LinkedIn, y aunque recibió más comentarios en Facebook, estos eran más casuales. Sólo cuatro de sus contactos de LinkedIn le respondieron, pero ofrecieron análisis profundos y describieron las experiencias del programa, alegando que fueron positivas para ellos, y así se convenció de enviar a su hija. "La gente está en un contexto distinto en una red profesional" dijo el Nishar.

Esto es lo que Hoffman buscaba cuando fundó el sitio en 2003. Fue justo después de que eBay pagara 1,500 millones de dólares por PayPal, donde Hoffman era miembro de la junta fundadora y vicepresidente ejecutivo, y comenzaba a planear su próximo gran proyecto. Hoffman, de 42 años, ya era una de las estrellas en Silicon Valley, con inversiones en docenas de otras empresas (como Facebook), así que le fue natural pensar en una alternativa para que la gente creara sus nexos.

"Me di cuenta que todos tendrían su identidad profesional en línea para poder ser descubiertos por los temas que les interesan. Lo más obvio son los empleos, pero no se trata sólo de eso, sino de clientes y servicios. La gente quiere saber cómo haces tu trabajo y quiere compartir consejos".

Respaldado por otro mecenas angelical como él, Hoffman y otros cuatro financiaron el proyecto y reunieron un equipo para lanzar el sitio desde cero desde su casa en Mountain View. Al principio los usuarios no adoptaron el servicio rápidamente. Muchos sitios de entretenimiento Web 2.0 disfrutaban del éxito y de las compras de compañías mediáticas grandes.

LinkedIn lucía estático: sólo funcionaba con currículos. Facebook contaba con redes de adultos genuinos, y creaba una población de usuarios que actualizaban su estatus con frecuencia, haciendo publicaciones y creando micro blogs. Hoffman vio que las redes sociales ya eran una tendencia fuerte, y debía dar a los usuarios de LinkedIn una razón para quedarse antes de que movieran sus currículos de lugar, como a Facebook. En diciembre pasado reclutó al ex ejecutivo de Yahoo, Jeff Weiner, y lo convirtió en director ejecutivo, ganándose a Nashar.

John Klodnicki no estaba buscando empleo cuando un reclutador de IMB encontró su perfil en LinkedIn. Como director de programas en la empresa de almacenamiento de información, EMC, pasaba cinco días de la semana viajando para consultar compañías farmacéuticas. "Era moderadamente feliz" pero tantos viajes eran una molestia. Una tarde, en el aeropuerto, mientras hacía fila para regresar con su familia en Nueva Jersey, tuvo tiempo para chatear sobre algunas oportunidades. Después de ser entrevistado le llegó un empleo potencial, y así comenzó la relación, hasta que en septiembre del año pasado Klodnicki comenzó a trabajar como socio asociado en las firmas farmacéuticas de Filadelfia en IBM, a sólo una hora de su casa.

Gracias a LinkedIn, gente como Klodnicki es fácil de encontrar. Annie Shanklin, reclutadora de IBM, dice que LinkedIn ofrece la oportunidad para investigar directamente a un candidato, lo cual es significativo para una compañía del tamaño de IBM, empresa que siempre ha experimentado con las tecnologías sociales. Sus reclutadores usan Twitter para encontrar vacantes laborales, y la tecnológica organiza sus propias comunidades de talentos, pero Jones dice que LinkedIn es el medio social más importante para tener prospectos de contrataciones.

El ahorro de costos también es una motivación para las compañías que quieren evitar a las firmas de colocaciones. "Si buscamos una empresa de colocaciones, podríamos pagar hasta 100,000 o 150,000 dólares por una persona. Multiplicar eso por varios ejecutivos dará un total de muchos dólares muy rápido", dijo Campagnino. Si alguien tiene algo que temer con respecto a esto es L. Kevin Kelley, presidente ejecutivo de la compañía reclutadora más prominente, Heidrick & Struggles, pues ha vivido de la opacidad del mercado de contrataciones. Mientras vio el crecimiento de LinkedIn, supo que tendría que conocer bien y a profundidad esta fuerza, y el verano pasado cenó con Hoffman. 

Sus negocios tienen relaciones complicadas. LinkedIn es una herramienta de bienvenida para los reclutadores, y Heidrick & Struggles es un cliente. El software de LinkedIn permite a los reclutadores investigar sus bases de datos sin acceso a fotografías para cumplir con las leyes antidiscriminación, y pueden contactar a cualquiera en la red de LinkedIn. Pero la recesión obligó a las compañías a recortar su presupuesto para contratar empresas externas.

Los ingresos de Heidrick & Struggles cayeron 36% en 2009, y aunque el negocio ha comenzado a recuperarse, Kelly está intentando reconstruir la firma como una compañía asesora más que una de búsqueda, ofreciendo consultorías para manejar problemas de personal y selección de miembros para las juntas. Ahora eso comprende sólo el 7% del negocio, aunque espera que crezca a un 50%. Pero la necesidad de los métodos tradicionales de contratación y de buscadores de talentos permanecerá, pues LinkedIn no sirve para todo, y debe usarse con cuidado.

"Si no dominan el sitio pueden dañar su imagen", dijo Arlett Guthrie, vicepresidenta de gestión de talento en Home Depot. Ella aprendió a usar el sitio gracias a un error. Durante los últimos años experimentó el uso de LinkedIn para contrataciones, incluyendo las de empleados temporales (Home Depot necesitará a 80,000 el próximo año), pero descubrió que LinkedIn no ofrecía mejores solicitantes para los puestos disponibles, sobre todo en las tiendas. Aunque muchos cajeros y doctores y maestros están en LinkedIn, el sitio cuenta primordialmente con profesionales corporativos.

Ahora Guthrie usa LinkedIn sobre todo para los puestos difíciles de llenar, como cadena de suministros, tecnología de la información y fuentes globales. Algunos de sus reclutadores pasan todo el día en el sitio leyendo sobre candidatos potenciales, hablando con ellos y respondiendo sus preguntas. El enfoque ha funcionado; usar servicios como este le ha permitido reducir el tiempo que usaba para llenar las vacantes en casi la mitad.

En la entrada del salón "Hope" del campus de la Universidad Belhaven en Houston, Susan Thorpe entrega un libro llamado 12.5 Ways to Get Ahead on LinkedIn. Su esposo, Doug Thorpe, que publicó la guía, escribe un diagrama en el pizarrón que parece una estrategia de una jugada de futbol. Hay círculos y líneas que llegan a una burbuja con "tú" escrito en el centro. Una docena de buscadores de empleo toman notas mientras Thorpe describe cómo llamar a los contactos primarios (colegas y amigos) para llegar al segundo nivel de contactos. Es un proceso tan antiguo como las relaciones humanas: "¿me presentas a tu amigo?". Thorpe explica la mejor forma de hacerlo de manera digital. "Escriban una nota personal cada vez que soliciten un contacto", dijo a sus estudiantes.

Thorpe, de 57 años, es uno de los cientos de consultores que han luchado por permanecer profesionalmente en línea. Después de perder su compañía hipotecaria hace dos años en el colapso de los bienes raíces, comenzó Jobs Ministry Southwest, una sociedad religiosa no lucrativa que ofrece apoyo a los buscadores de empleo en la zona de Houston. Una docena de los 160 asistentes pagó 24.95 dólares por un curso de medio día para aprender a usar LinkedIn.

Su mensaje principal a sus clientes es la importancia de completar un perfil, obtener recomendaciones de ex colegas, usar palabras clave para que destaquen y unirse a grupos: los reclutadores suelen esculcar entre grupos sociales para encontrar candidatos. Contestar preguntas de los colegas puede elevar la apariencia de su experiencia profesional.

Uno de sus alumnos, Heinz Meyer, suspira ante la idea de pasar tanto tiempo en línea. "Esto podría volverse algo permanente", dijo Meyer, de 67 años, quien apenas perdió su empleo en Universal Pegasus, una compañía constructora de ductos. Thorpe respondió sugiriendo a la clase que pasara una cantidad de tiempo fija en el sitio al día, como media hora (aunque no lo crean, LinkedIn no le paga a Thorpe).

Mucho se discute sobre la sugerencia de Thorpe de incluir una fotografía en los perfiles (pero no usen una con perros o caballos). Los buscadores de empleo mayores temen que su apariencia desencadene cierta discriminación, pues creen que podría ofrecer más información a los empleadores potenciales de la que necesitan. Además de los beneficios que LinkedIn ofrece a los buscadores de empleo, puede borrar retos fundamentales en el mercado laboral.

¿Quieres más noticias como esta?
Obtén los mejores consejos laborales y de management.

Una realidad es que muchos baby boomers están sin trabajo, pues los sectores en los que se desarrollaron hace 30 años se están yendo al extranjero o cambiando irrevocablemente. Ellos necesitarán reinventarse con nuevas carreras. Lo bueno de los perfiles en redes sociales es que no mienten (o al menos no exitosamente). No pueden acentuar su experiencia ni ocultar su edad porque sus contactos los conocen en la vida real. Hoffman está de acuerdo con Thorpe: hay que colocar una fotografía. "Un perfil en LinkedIn les permite presentarse de la mejor forma posible, así que tomen ventaja de eso".

¿Y cuando consigan un empleo potencial? Thorpe voltea al diagrama y señala unas cifras. Las redes sociales son la forma más eficaz de llegar a la gente que conocen, y a la gente que ellos conocen. Ustedes hacen funcionar la red, se conectan con gente como John Campagnino en Accenture si quieren ser consultores. Después apagan la computadora, llaman a su contacto y lo invitan a comer.

Ahora ve
El mensaje #FuerzaMéxico llega desde distintas partes del mundo
No te pierdas
×