¿Tu jefe es invencible?

Si tu jefe es incompetente, te roba las ideas, y lo ves en tus pesadillas, aprende cómo afrontarlo.

Mi jefe, mi peor pesadilla

1
jefe pesadilla abuso colmillos vampiro  (Foto: Jupiter Images)

Si sufre de ansiedad o insomnio con el sólo pensar cómo enfrentará a su superior el día siguiente, puedes estar viviendo un caso de mobbing, o violencia laboral, como le sucede a 55% de los mexicanos que reconoce haber sido víctima de acoso psicológico en su trabajo, según una encuesta de Trabajando.com México.

¿Qué situaciones señalas que estás sufriendo acoso? :

1. Asignarte trabajos sin valor o utilidad alguna.
2. Ponerte en evidencia delante de tus compañeros o repetir varias veces que eres ineficiente.

3. Causarte rumores o intrigas sólo por el hecho de desprestigiar.

4. Que te limiten información necesaria para el trabajo y descarten tu participación en juntas donde tu presencia es necesaria.

5. Interrumpirte constantemente, impedir que te expreses.  

6. Desmoralizarte, a través de varias acciones, continuamente.

¿Qué puedes hacer?

Hay que "descifrar el problema lo más neutral posible, y descartar que no sea cuestión de empatía", explica Margarita Chico, directora de Trabajando.com México. También se recomienda no aislarse, aprovecha cualquier oportunidad para enfrentar la situación con el jefe, utilizando argumentos sólidos sobre tu trabajo. Si no se puede tener un diálogo con él hay que acudir a otras instancias, como Recursos Humanos, o hasta con los jefes inmediatos, sugiere la entrevistada.

Con información de Ivonne Vargas.

Cuando el jefe es un pelmazo

2
jefe-malo-empleado-empleo  (Foto: Jupiter Images)

Cuando el jefe es un pelmazo

Entre los factores que generan insatisfacción laboral está tener que lidiar con un superior incompetente. Aunque estés comprometido con la organización, toparse con una persona así causa desmotivación y frustración; lo que muchas veces orilla a renunciar, comenta la directora de Trabajando.com, Margarita Chico.

¿Y qué características tiene este ‘líder'? En primer lugar, no es apto o no está capacitado para el puesto y delega en exceso las actividades a sus subordinados. Otro rasgo que lo distingue es su demora para tomar decisiones importantes que beneficien al equipo y/o empresa; se involucra poco con la gente que le rodea, y por tanto, carece de información de sus empleados, por lo cual somete a presión, añade Margarita Chico.

¿Qué puedes hacer?

Prefiere lo neutral y no la guerra. Quizá te encantaría hacerle la vida imposible a ese jefe porque estás cansado de "hacer su trabajo". Sin embargo, aquí lo que conviene es ‘cambiar la moneda' hasta donde sea posible. Es decir busca mostrarte receptivo a sus observaciones y complementa sus ideas con algunas propias. Eso propicia que él o ella no se sientan atacados o perciban un comportamiento hostil de tu parte. El dar cierto valor a su opinión lo hace sentirse menos frustrado.

Con información de Ivonne Vargas.

¡Esa era tu idea!

3
jefe-malvado-malo-oficina  (Foto: Jupiter Images)

El plagio de ideas es un hecho que ocurre con cierta frecuencia entre compañeros de trabajo, pero cuando esta práctica proviene directamente del jefe, el ambiente puede dañarse hasta el punto de terminar con la productividad laboral de los empleados, dicen especialistas.

Algunos superiores utilizan la "lluvia de ideas" para robar proyectos o iniciativas de sus subordinados, lo que causa que los empleados se enojen y se desmotiven al pensar que no vale la pena esforzarse si otro se llevará el crédito, dice el especialista en Administración de Empresas de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), Carlos Aguilar.

¿Qué puedes hacer?

Denunciar a tu jefe ante sus superiores puede parecer un acto suicida, sin embargo existen algunas estrategias que pueden evitar que seas víctima de plagio, además de algunos consejos que te ayudarán a salir bien librado en caso de estar en una situación como ésta.

1. Identifica tu idea: pon en ejecución tu idea antes de compartirla.

2. Busca aliados: si tu nivel dentro de la empresa está lejos de ser una posición influyente, puedes crear una alianza con tu superior para asegurarte de que tu idea sea escuchada y ejecutada.

3. Pequeñas ideas crean grandes resultados: no menosprecies una idea, posiciónala y arma una estrategia, te sorprenderás con los resultados.

4. Haz como las abejas: el trabajo en equipo es una forma de posicionar tus ideas y llegar a más lugares.

5. Supera el miedo: si tu jefe te robó la idea, lo correcto es que enfrentes la situación. Si crees que por acusarlo tu jefe te correrá o que su palabra tiene mayor peso ante los directivos de la empresa por su cargo, pide el derecho de réplica, ya que al darse un enfrentamiento quien debería estar asustado es él.

Con información de Tania M. Moreno.

El criticón crónico

4
jefe-malo  (Foto: Jupiter Images)

¿Quién no ha tenido que trabajar alguna vez con personas de actitud negativa? Seguramente todos hemos tenido que convivir con algún colega que no deja de decir que hiciste algo mal, incluso cuando tú sabes que ofreciste un buen trabajo. Cuando esta persona es tu jefe, todo puede empeorar, pues no sabes si poner más esfuerzo para obtener su aprobación, o simplemente quitarte de su vista para no ser objeto de sus malos comentarios.

Si la mayoría de la gente que trabaja con esa persona tomó la actitud de evitar e ignorar sus comentarios, significa algo bueno, pues  esto indica que sus comentarios no se toman en serio. A esta actitud se le puede llamar Críticos Crónicos.

¿Qué puedes hacer?

Mientras buscas la forma de escapar de ese jefe, deberías poner en marcha estos ejercicios para fortalecer tu confianza y mantener la frente en alto:

1. Busca logros pequeños. 

2. Encuentra la forma de ser útil fuera de tu departamento, pues si tu jefe no te aprecia, alguien más lo hará.

3. Escribe tus éxitos, tómate un minuto para anotar tres logros relacionados con el trabajo todos los días.

4. Pasa tiempo con gente que te apoye.

Con información de Fortune.

¿Quién le dijo eso? ¿Mi ex jefe?

5
jefe-malo-psicotico-luchador  (Foto: Jupiter Images)

A muchos empleados les tocó ver cómo sus jefes eran reemplazados. La diferencia de personalidades pudo haber ocasionado varios problemas. Es poco probable, pero puede pasar, que estos nuevos empleadores no tengan el mejor concepto de ti. Esto le ocurrió a un colaborador que fue despedido recientemente por su nuevo jefe, y quien tras mucho tiempo de estar buscando empleo se percató de que era su jefe quien daba malas referencias de él.

Antes que nada debes saber que haberte enterado de que un ex jefe tuyo habla mal de ti es algo positivo para ti. La mayoría de la gente que recibe malas referencias no sabe quién las está emitiendo, simplemente no obtienen el empleo.

¿Qué puedo hacer?

El primer paso para resolver el problema es usar referencias distintas. Si ese fue tu primer empleo al salir de la universidad, debe haber otros jefes de otros empleos que puedas dar como referencia, por ejemplo, ex colegas que puedan hablar bien de tu trabajo. En caso de que se les haya olvidado lo bueno que eres, puedes darles una lista de los logros que te gustaría que mencionaran cuando hablen para pedir referencias tuyas.

Si te niegas a dar el nombre de tu último jefe como referencia, y tu nuevo empleador te pregunta por qué, puedes decir que simplemente nunca congeniaron y que dudas de la forma en que pueda juzgar tus logros y aptitudes. Después debes cambiar la conversación a un tema más interesante como lo que tienes que ofrecer.

Con información de Fortune.

O es muy malo, o eres muy delicado

6
jefe-mando-psicopata  Los expertos recomiendan aumentar el diálogo y no asumir como personal la conducta de un superior. ✓  (Foto: Jupiter Images)

Ocupar un cargo de mando no es tarea fácil. Tres de cada 10 mexicanos reconozcan cierto grado de prepotencia en sus jefes; incluso, es lo que más detestan, indica una encuesta 

El análisis de Trabajando.com, realizado entre 3,000 personas, tuvo por objetivo evaluar los puntos de vista sobre cómo es la relación que mantienen los empleados con sus jefes.

Un 32% aseguró que detesta que no valoren su trabajo; 20% que sea incompetente; otro 20% lo resumió en falta de habilidad para saber escuchar. Mientras que un 14% refirió problemas para comunicarse con claridad, y el otro 14% restante expresó que el peor error es que éste no delegue tareas.

¿Qué puedes hacer?

1. La próxima vez que te sientas enojado porque tu jefe te trató de manera indiferente o molesta, toma unos minutos para identificar lo que con exactitud despertó tu sentimiento de frustración.

2. El siguiente paso es no ‘interpretar' sino hablar directamente con el jefe y, sin reprochar, explícale por qué es importante para ti recibir su retroalimentación.

3. Si tu jefe considera que no estás realizando tus tareas o las minimiza, la manera de revertir esa situación es creando una herramienta para que él monitoree, brevemente, tus avances (y a ti te sirve para llevar un orden de tus pendientes).

4. Existe una ley muy práctica: "separa tus emociones del trabajo".

Con información de Ivonne Vargas.