4 errores al buscar un trabajo

Un 18% de los mexicanos falta a su entrevista de trabajo mostrando desinterés por el ofrecimiento; no por enviar mas currículos te contratan más rápido, así que piensa a qué firmas quieres llegar.
empleo dormido entrevista mal imagen  (Foto: Jupiter Images)
Ivonne Vargas
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

Al mandar el currículo a un conocido o bolsa de reclutamiento, generalmente se tiene en mente ciertas características de un empleo: que sea una buena organización, compañeros de trabajo agradables, un sueldo decente; un lugar donde encajar. La pregunta es ¿porqué cuando se consigue una entrevista laboral, hay quien la deja escapar?

Eso le sucede a un 18% de mexicanos, que ha faltado a ésta aun cuando ya estaba concertada, revela un sondeo realizado por el portal de reclutamiento Trabajando.com

"A veces, en la búsqueda laboral contactas a tantos, que van saliendo varias opciones, sobre todo si no tienes bien definido en qué tipo de plaza quieres colocarte. Así que al ver las entrevistas, el candidato simplemente deja las que no le interesan. Eso no es recomendable, porque puedes dejar un mal antecedente y se va la oportunidad de escuchar una alternativa", explica la psicóloga de trabajo, Elsa González, quien ha participado en proyectos de asesoría para Grupo Wal-Mart.

En la encuesta, aplicada a unas 3,000 personas, se cuestionó a los participantes sobre ¿qué pasa por su cabeza? en los momentos previos al encuentro. A la pregunta ¿alguna vez dejaste de ir a una entrevista laboral ya concertada?, el 82% respondió que no y el 18% dijo sí, lo que significa que aunque el porcentaje de desertores no sea muy amplio, hay personas que no le toman el verdadero peso a esta situación.

Y ¿por qué no se presentaron? El 35% señaló que no le interesaba la empresa; el 33% afirmó que no pudo escaparse de su trabajo; el 29% reconoció que tenía otra propuesta laboral, y el 4% señaló no haber asistido porque se le olvidó.

"Parecen increíbles las razones argumentadas para no asistir a una entrevista, porque al momento de comprometerse con la empresa que lo citó, deberían considerar previamente todas estas variables y en caso que una de ellas cambie, avisar anticipadamente que no podrán asistir y no sólo dejar de presentarse", dice la directora general de Trabajando.com, Margarita Chico.

La especialista añade: "quien no se presenta, y sin previo aviso, refleja su falta de compromiso, interés y responsabilidad, características fundamentales a la hora de evaluar a un buen candidato".

¿Son selectivos?

A la pregunta ¿qué harías si el día anterior de comenzar a trabajar te llaman de otra empresa en la que ofrecen más beneficios?, el 65% optaría por la que más le conviene y le daría aviso a la otra, el 33% asumiría el compromiso y se presentaría a trabajar, mientras que sólo el 2% iría directo a la segunda.

En el contexto de la entrevista, señala el estudio, hay varios aspectos que complican a los mexicanos. El 41% dijo reconocerse temeroso por el rubro de conocimientos, al 26% le preocupa la vestimenta, en tanto, el 16% afirmó que se le dificulta dar una excusa en su trabajo actual, y el 16% apuntó como un problema el transporte para llegar al lugar.

Para el 84% de los mexicanos, quienes se ausentan en mayor medida de una entrevista son los jóvenes entre 18 y 24 años; un 8% cree que son los jóvenes entre 25 y 29 años; para el 6%, son los mayores de 36 años y, para un 2% de los encuestados, los principales desertores son los adultos entre 30 y 35 años.

Estas cifras demuestran que los jóvenes son el segmento que menos importancia le da a este tipo de conductas, eso "es más preocupante porque ellos deben dar una mejor impresión en estas actividades, pues no cuentan con experiencia laboral que los valide", subraya Chico.

De acuerdo con la psicóloga del trabajo, éstos son algunos de los errores más comunes (además de no llegar a la entrevista) en los que el candidato puede caer al buscar otra opción laboral. ¡Evítalos!

1. Sin brújula laboral. Hay quien empieza a realizar "monitoreo de trabajo" sin tener en cuenta lo que ha hecho últimamente, y a veces intenta colocarse en un mercado distinto, en el cual no posee experiencia, por lo que su perfil no resulta tan interesante.

Tip: antes de mandar tu currículo (CV) a cuanta persona te ofrece difundirlo, o saturar las bolsas de reclutamiento, necesitas hacer un ejercicio para responder a preguntas, como ¿qué empresa tienen necesidad de mi experiencia y habilidades?, ¿tengo una buena selección en cuanto al mercado de compañías meta? Con base en ello haz una lista de las organizaciones en las que puedes proponer tus servicios y, si de plano requieres un cambio, analiza qué tipo de capacitación necesitas para encontrar una opción en ese nuevo rubro en el que pretendes colocarte. Así ¡no dejarás entrevistas sin cubrir!

2. De tin marín... Salir del desempleo es una meta vital, pero hasta para eso se debe tener un plan de acción. A veces la desesperación y las prisas por encontrar una opción te conduce a elegir una oferta que no es adecuada y, a la larga, terminarás abandonando ese trabajo.

Tip: dedica una tarde (o más) a pensar en qué tipo de trabajo te gustaría verte los próximos dos años y por qué. En lista los pros y contras de cada argumento y piensa en los factores que te están llevando a tomar esa decisión. Como, tener más ingresos para dar un enganche, por situación familiar o deseo de crecimiento personal. 

3. Documentos en mano. No sólo el CV pesa como muestra de tu experiencia, es la síntesis de dónde te has desempeñado, pero los reclutadores quieren otras referencias de primera mano, y esa puede provenir de empresas en las que hayas trabajado con anterioridad (por lo que es vital cerrar tu ciclo en cada lugar de buena manera).

¿Quieres más noticias como esta?
Obtén los mejores consejos laborales y de management.

Tip: piensa en quién te puede extender una carta de presentación e, incluso, ofrécete para ayudar a redactarla. Existen algunos machotes pero éstos son muy generales y no destacan habilidades que pudieran ser indispensables para el puesto que aplicas. Una buena recomendación es que la carta subraye, en dos líneas, algún éxito que hayas obtenido anteriormente.

4. Vende tus destrezas. A los reclutadores les interesa contratar a personas que demuestren que van a incrementar o tener un mejor uso de los ingresos y recursos con que cuenta la organización. En época de recesión, las ganancias son más difíciles y el énfasis corporativo está en optimizar.
Tip: cuando más se puedan cuantificar tus logros y habilidades mejor. En algunos puestos es más difícil aplicar este concepto pero debes tratar de ligar tu desempeño a un resultado numérico. Por ejemplo "ayudé a terminar un proyecto dos semanas antes, aplicando ciertos... recursos".

Ahora ve
Gracias a ‘Despacito’, Spotify considera a Justin Bieber como “un rey latino”
No te pierdas
ç
×