Que la ‘virginidad’ laboral no te frene

Los jóvenes tienen una gran desventaja al ser reclutados por primera vez: su falta de experiencia; pero hay formas de impresionar a un entrevistador con tu actitud y seguridad al ser cuestionado.
sonrisa-falsa-mujer-joven-JI.jpg  (Foto: Jupiter Images)
Ivonne Vargas
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

La población entre los 20 y 29 años ocupa la proporción más gruesa entre los desempleados de la Ciudad de México, según datos de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo, 2009, que realiza el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI). La proporción de egresados de las universidades crece un 5.5% aproximadamente, al año, lo que significa que más de 250,00 jóvenes con poca o nula experiencia laboral se suman al mercado para luchar por un puesto, según datos de la Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior (ANUIES).

La pregunta es ¿cómo puedes destacar por encima de la oferta de personal con experiencia? Lo esencial en una primera entrevista es expresar individualidad, es decir, tomar el control de la imagen que se desea proyectar frente al reclutador para convertirla en tu aliada, comenta la consultora de imagen Ana Orozco.

Quienes se encargan de supervisar a los candidatos se toman muy en serio la frase "la primera impresión jamás se olvida".

Aunque se lleve un buen currículo, nunca hay que subestimar la imagen que un reclutador se puede formar de la persona. Son profesionales cuya función es analizar y ponerte a prueba, por ello, si se quiere un empleo, lo menos que se puedes hacer es que el reclutador sienta confianza. Ésta normalmente viene de la experiencia, pero un recién egresado que no cuenta con ella, debe mostrar esta característica a través de otros elementos, apunta la consultora del portal de trabajo Monster.com.mx.

Los básicos

En el caso de un recién egresado, su imagen brinda (incluso antes de comenzar la entrevista) información sobre su edad, estado de ánimo y personalidad; generando opiniones acerca de la eficacia, capacidad y habilidades profesionales. "Ésta debe ser coherente con la forma de ser, nada se gana con pretender y engañar esto sólo empeora los objetivos propuestos", explica la especialista.

A decir de la pedagoga de la Universidad del Valle de México Liliana Soria, la imagen no sólo es sinónimo de vestimenta. Va más allá, implica ser congruente con las respuestas que se dan al reclutador, y ser muy profesional al momento de transmitir los argumentos de por qué se quiere entrar en esa compañía.

"Con la falta de empleo, pareciera que toda la gente entiende que al ir a una entrevista debe prepararse para preguntas, como qué experiencia has tenido en temas que se manejan en el puesto, y cuánto quisieras ganar. Pero la historia se repite: los profesionistas se venden alto por la institución que provienen o algún puesto que tuvieron, pero resulta que desconoce todo sobre el mercado en el cual se inserta la oferta laboral, para la que aplican", añade Soria.

La académica, sugiere alunas recomendaciones para enfrentar, como egresado, las primeras entrevistas laborales.

1. Preguntas concretas, respuestas iguales. Un cuestionamiento recurrente del reclutador es ¿qué piensas de las metas que tendrás que cumplir en este puesto? y ¿cómo medirías tu éxito en este puesto? En ese momento, en lugar de dar una gran explicación que resulte incomprensible, hay que buscar argumentos sinceros para expresar cómo podrías desempeñar, de la mejor manera, ese puesto, aunque carezcas de experiencia.

Palabras clave: "Me esforzaría para entrenarme en..."; "Me gusta escuchar opiniones para"; "Podría comenzar por... y después".

2. No te desquites de otros empleos. Aunque hayas tenido un solo trabajo previo, encuentra un aspecto positivo de éste y destácalo cuando te pregunten por tu experiencia anterior y el motivo que te hizo salir de esa oficina. Los comentarios negativos, en especial, los referidos a relaciones humanas, suelen despertar desconfianza e el reclutador, y crear una fama de persona conflictiva.

3. Cuida tu comunicación no verbal. ¿Qué imagen crees que puedes proyectar si al saludar, tiembla tu mano o repites lo que el interlocutor dice? Ensayar tu reunión laboral unos días antes y pedir referencias a otros de esa plaza, permitirá que vayas más ‘relajado' al encuentro. Escucha con detalle las indicaciones del reclutador y responde a ellas, tratando de ligar conductas o comentarios que sean favorables para tu entrevista. Si te dice ¿has realizado prácticas o trainees en alguna compañía? Alinea tu respuesta de funciones realizadas, a logros adquiridos en ese puesto.

Respecto a la vestimenta, para una entrevista no existen temporadas, es decir, aunque haga demasiado calor, no es recomendable llevar ropa demasiado entallada o corta, o blusas sin mangas (esto al menos en la primera reunión). Una traje sastre o una combinación de colores formales para mujeres, funciona, y en los hombre el traje es indiscutible, señala un artículo publicado en la revista Forbes.

4. Responde un cuestionario antes de hablar. En una entrevista tienes, como máximo, media hora para convencer al reclutador de tu interés en ese puesto. Si bien, ellos tienen algunas preguntas de cajón para sus candidatos, hay algunas respuestas que puedes ir preparando para dar un aspecto favorable de tu imagen. Ejemplo:

- ¿Qué obtiene la empresa si te contrata a ti en lugar de a otro candidato?, ¿cuál es tu valor agregado?

- ¿Te gusta trabajar con gente o te mueves mejor sólo?

- ¿Cual fue la decisión más importante que tomaste en un trabajo anterior?

- Defínete con cinco adjetivos calificativos y justifícalos.

- ¿Cuáles son tus principales puntos negativos?

¿Quieres más noticias como esta?
Obtén los mejores consejos laborales y de management.

- ¿Cuáles son tus actividades extra laborales favoritas?

- ¿Qué libro leíste últimamente? ¿Qué te pareció?

Ahora ve
Mancera entrega las llaves de la primera casa antisísmica de la CDMX
No te pierdas
×