Los 6 pasos para el ejecutivo bilingüe

¿Has ido a una junta y te quedas con cara de ‘what’? lo de hoy es el ‘coaching’ intercultural; el CEO para las Américas de Berlitz habla sobre el nuevo perfil del profesionista internacional.
idioma ingles lengua ejecutiva  (Foto: Photos to go)
Ivonne Vargas
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

¿Cuántos mexicanos hablan realmente bien otro idioma? Aunque se sabe que este indicador suma valor en el mercado laboral, sólo uno de cada 10 reconoce tener conocimiento de otra lengua extranjera, en general el inglés, de acuerdo con un estudio de la Consulta Mitofsky.

Y es que comunicarse en otro idioma, va más allá de articular algunas frases. La diferencia para hacer una negociación exitosa y tener un buen desempeño laboral, cuando se necesita expresarse en otro idioma, está en conocer las referencias culturales del contacto extranjero; eso te puede facilitar el cierre de un negocio, señala el CEO de las Américas para Berlitz, Marcelo Román.

Cada vez más compañías internacionales buscan adquisiciones en el país, y los ejecutivos mexicanos aumentan su movilidad a otros destinos. Para que una reunión de internacional no termine en fracaso, el ejecutivo de Berlitz platica sobre algunas realidades que rodean el ámbito laboral, visto desde otros idiomas.

1. El reto no es aprender otra lengua, sino entender cómo comunicarse. Si se quiere hacer un negocio en China hay que saber cómo trabajan ahí; cómo piensa su gente; y qué elementos de su cultura se observan en las empresas. Si ese conocimiento se integra en la estrategia de negocio habrá un retorno importante en desempeño y en las finanzas del negocio.

"Hay que saber si la cultura con la cual se tiene contacto valora la puntualidad, el espacio físico, el orden, la disciplina", todo eso da claves para aumentar la eficiencia en lo que se expresará y acelerar logros de negocios.

2. Si de inversión se trata, la tendencia es tomar programas de idiomas que incluyan 'ambientación cultural y social' del país con cuyos representantes estarán en contacto. Lo mejor es empezar con herramientas para evaluar en "dónde está la empresa", es decir, con quiénes se quiere trabajar; cuáles son las diferencias de grupo en la misma organización y así preparar "trajes a la medida" para "cerrar esas diferencias" y que haya una buena comunicación entre todas las partes que participen de un proyecto.

"Recursos humanos funciona diferente de finanzas, mercadeo y manufactura, y si una  empresa va a sacar lo mejor que tiene de sus empleados hay que entender la cultura dentro de la misma, en especial si hay que realizar un proyecto en concreto", indica Román.

La falta de inversiones en capacitación intercultural y en idiomas se puede traducir en pérdida de clientes y/o socios, baja competitividad y hasta rotación de personal, aclara el directivo.

3. Las pequeñas y medianas empresas (Pymes) es un grupo que crece rápidamente en el tema de estudiar idiomas, por su interés en la exportación. Para ser más eficiente en ello, una buena herramienta es ese entrenamiento ‘intercultural'. Así aprenden, entre otras actividades, a hacer una presentación con las palabras correctas y los términos para vincularse con el perfil de los clientes.

4. El coaching intercultural, el "as bajo la manga" para comunicarse mejor sobre negocios en otra lengua, debe ser un programa personalizado que incluya desde videos para que la persona empiece a entender el sistema de comunicación, hasta ejercicios y, en algunos casos, se puede incluir la visita a otros países. Berlitz, por ejemplo, maneja programas con organizaciones como la Universidad George Town, en la que ejecutivos pueden tomar sesiones fuera de México y se tratan situaciones laborales específicas con directivos de otras compañías. 

"Es una fusión de cuatro semanas, donde se ve todo el ambiente económico que puede impactar una negociación", por citar un caso.

En ese tipo de entrenamientos se analiza, incluso, cómo manejar situaciones difíciles, conforme a los valores de la compañía, detalla Marcelo Román.

5. Los ejecutivos interculturales, dice el Román, no están a la baja. En épocas de crisis la inversión en capacitación es una buena alternativa para mantenerse competitivo en el terreno laboral. Eso sí, se está siendo más selectivo en el talento que se escoge para darle ese entrenamiento, según el proyecto de que se trate.

Un camino que están eligiendo algunas organizaciones, es recurrir a un consultor que los ayude a armar programas específicos y a certificar a personas de recursos humanos para que ellos evalúen cómo va desempeñándose la organización en el entrenamiento.

¿Quieres más noticias como esta?
Obtén los mejores consejos laborales y de management.

"Tenemos programas donde el consultor puede ir a la casa del abogado para trabajar específicamente. Si la persona se va a mover de un país a otro, no sólo se tiene que trabajar con ella sino también con su familia", detalla el directivo de Berlitz.

6. La tecnología es la gran aliada para respaldar ese aprendizaje. Aunado a las clases presenciales, se trabajan diversas actividades a través de la red para que la persona practique a través de talleres, tome el curso en línea, ensaye con grabaciones y reciba asesoría por ese medio.

Ahora ve
En 20 frases, así fue la defensa de Emilio Lozoya sobre el caso Odebrecht
No te pierdas
×