Mejora tus ‘momios’ en una entrevista

Te damos los 5 ‘números de la suerte’ para tener más posibilidades en una entrevista de trabajo; con un CV ‘a doc’, y algo de información sobre la empresa, llevarás ventaja de ganar el empleo.
entrevista laboral trabajo empleo cv consejo  (Foto: Photos to go)
Ivonne Vargas
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

Tener al empleado equivocado y pretender que este haga sus funciones acertadamente, sale caro. Para darse una idea, los ejecutivos que toman decisiones erróneas y no saben medir riesgos, les cuesta a las empresas estadounidenses entre el 6% y el 15% de sus ingresos, según encuestas publicadas en el libro Egonomics de David Markum y Steven Smith.

En general, el costo de remplazar a un alto ejecutivo es cinco veces mayor que el sueldo de su predecesor, de acuerdo con estudios de la firma Development Dimensions International (DDI). Con estas cifras, se entiende que un reto para las organizaciones es garantizar que su contratación realmente responda al perfil requerido.

Parece increíble, pero de cada10 personas contratadas, seis fallarán o no darán el perfil en su nuevo empleo, cuatro lo harán en los primeros 18 meses y el resto a los dos años de trabajo, indica la psicóloga industrial por la UNAM, Ruth Espinoza.

Para ahorrarse la rotación de personal, las áreas de recursos humanos buscan hacer más eficiente su proceso de selección. "Es una tarea, incluso, mucho más importante que el marketing o publicidad, áreas a las cuales se suele dar mucha prioridad, dejando de lado lo fundamental del capital humano", señala un informe del portal Trabajando.com México.

Además de las pruebas prácticas y psicológicas que son de cajón para el reclutamiento personal, hay otras técnicas que recursos humanos aplica como filtro para asegurar que su elección sea la mejor. Margarita Chico, directora del portal Trabajando.com y Ruth Espinoza, mencionan algunos ejemplos. Toma nota mejora tus ‘momios' (números estadísticos que dan las probabilidades de un resultado) para colocarte a la delantera de otros candidatos.

1. Radiografía del puesto. Recursos Humanos desarrolla perfiles muy específicos para cada una de sus áreas. Esto significa que buscará a un postulante con cierta experiencia, profesión, que hable determinado porcentaje de un idioma y tenga destrezas propias de las funciones que desarrollarás, como trabajar bajo presión.

Consejo. Averigua previo a tu llamada con el reclutador y a la entrevista cuáles son las necesidades del puesto. Si tienes a un conocido en la organización será más sencillo, sino, busca foros de recursos humanos o asesórate con especialistas para elaborar una lista de lo que requerirán de ti, cómo comprobarás ese expertise y por qué pueden descartarte.

2. Pre selección. A partir del perfil, y con algunos currículos en mano, los reclutadores empiezan a decidir cuáles son los candidatos idóneos para esa plaza. Asignan un cierto puntaje a los currículos (CV) y entrevistan a quienes les parezcan idóneos.

Consejo. Una vez que identifiques lo que esperan del puesto, adapta tu currículo a esas necesidades, sin que parezca que sólo puedes o quieres hacer ciertas tareas. El documento debe mostrar un equilibrio entre experiencia en cierta área y disponibilidad para adaptarte a nuevos retos y formas de hacer tu labor. Cuando hables para confirmar la recepción de tu CV, toma unos minutos para expresar tu interés en ese empleo y tu conocimiento del área (escribe la frase antes de decirla).

3. El primer acercamiento. En la etapa de la entrevista, el reclutador tiene en mente preguntas para recabar la información suficiente para tomar una buena decisión de contratación.

Los cuestionamientos responden a rubros, como: ¿puedes cumplir con lo que es necesario para este puesto?, ¿tienes los conocimientos y experiencia relevante en esta tarea?, ¿eres una persona dispuesta a aprender, cuál es tu estilo para hacerlo?, desempeño en empleos anteriores,  y ejemplos para comprobar todo lo que digas.

Consejo. Antes de la plática con el reclutador, plantea en casa tu entrevista por segmentos. Primero, empieza por ganarte la confianza y empatía del entrevistador, habla con honestidad y soltura de tu interés en el puesto, tus últimos trabajos  y qué de las destrezas adquiridas en ellos puedes aplicar a la nueva empresa. Prepárate para interrogantes, como ¿por qué dejaste tu trabajo anterior?, o ¿qué te gusta o disgusta en un empleo?

En la segunda fase, te pondrán en escenarios de situaciones reales, para asegurarse que estás contestado con la verdad y no en automático o con falsedades. Aquí es el momento de hablar de tu experiencia con ejemplos (cifras si se puede) concretos que engloben tu expertise en el puesto y cómo acostumbras cumplir las metas planteadas por la organización.

¿Qué te pedirán que expliques? Lo clásico es ¿qué harías frente a este caso? o ¿cómo solucionaste tal problema en tu trabajo anterior?

En la tercera etapa se te explicará para qué fuiste llamado, luego de escucharte viene una explicación de la vacante, así evitan que prepares las respuestas de acuerdo a lo que se busca en el cargo. Es el momento de reforzar tu interés en ese trabajo, comentando cómo puedes aportar valor agregado a un cargo de este tipo.

4. Elección de candidatos. Si luego de la primera entrevista, Recursos Humanos no puede definir sólo a un candidato, elegirá a dos o tres finalistas para llamarlos a una segunda ronda de preguntas y definir aquello que no se cerró en la primera instancia. Aquí la ronda de preguntas es más intensa, porque evaluarán más sobre ti: tus prejuicios, las buenas y malas experiencias previas y otras apreciaciones personales.

¿Quieres más noticias como esta?
Obtén los mejores consejos laborales y de management.

Consejo. La competencia es dura y en esta nueva ronda podrían estar presentes (o te pasarán con) los relacionados directamente con el cargo, por ejemplo, el jefe  de área o el directo. Algunas veces, la decisión viene directamente del jefe de área, aún cuando recursos humanos tenga ciertos cuestionamiento, así que también debes indagar sobre la personalidad y forma de operar de quien será tu jefe para entablar una buena platicar con él/ella. Antes: busca información de su perfil en fuentes tecnológicas o conocidos. Durante la entrevista: plantéale preguntas que te permitan unificar tu experiencia con lo que el titular espera para el puesto.

 5. Datos adicionales. Es importante que en el proceso te prepares para preguntas inesperadas, que pueden pesar en tu evaluación. Por ejemplo: ¿Cómo te visualizas en los próximos 10 años?, ¿Por qué buscas otro trabajo?, ¿Qué te hace pensar que has triunfado en un objetivo?,  Describe tu error más reciente y cómo lo corregiste, y ¿cómo reaccionas ante el estrés, ante un bomberazo?

Ahora ve
La NASA muestra cómo ha cambiado la Tierra en los últimos 20 años
No te pierdas
×