5 consejos para rendir más en el trabajo

Escuchar a un compañero de oficina que se queja todo el día, hace que tu rendimiento decaiga; dormir más, mejorar tu alimentación así como la posición en que trabajas te puede beneficiar.
desempleado-escritorio-JI.jpg  (Foto: Jupiter Images)
Ivonne Vargas
CIUDAD DE MEXICO (CNNExpansión) -

La sobrecarga laboral, las juntas interminables, el jefe ‘insidioso', son situaciones que además de retrasar tu entrega de proyectos, puede estresarte en lo personal, al grado de perder la satisfacción de lo que haces en tu trabajo. Situaciones tan básicas como sentirte cansado al despertar, para ir a la oficina, podría denotar una baja en tus niveles de energía. Desde el aspecto físico, las principales fuentes de vitalidad son la alimentación, el descanso y el ejercicio. En lo psicológico, hay otra clase de emociones positivas necesarias, como sentirte motivado con lo que emprendes y reservar momentos para relajarse.

No es de extrañar que un 59% de la población mexicana haya sentido falta de energía, al menos, en los últimos 12 meses, el problema es más frecuente a partir de los 25 años, de acuerdo con un estudio de TNS Gallup.

Si diario estás pensando que tu trabajo es monótono, esto puede poner a temblar tu vitalidad y desempeño laboral, pues no te concentras en sacar las actividades importantes. Lo mismo sucede cuando no existe una alimentación adecuada; ambas cosas rompen el equilibrio que debe existir entre energía física y mental.

El primer paso para romper con el círculo dañino de sentirte desmotivado, es contar con herramientas que permitan recuperar tu energía y administrarla adecuadamente. Te proponemos este plan que te ayudará a identificar las situaciones que disminuyen tu ‘batería' y propone algunas actividades para recuperarla.

1. Hora de descansar

"Dormir menos de siete u ocho horas es un hábito que a corto plazo causa problemas como dificultad para concentrarse, porque el cuerpo y la mente no se recuperan de las actividades realizadas en el día", indica Luisa Moreno autora del libro Vivir con Brio.

Comida: El organismo demanda energía en forma permanente, aún durmiendo, si quieres levantarte con energía incluye en tu cena alimentos como pescado y pollo, "tienen triptófano, una sustancia que ayuda a producir serotonina, la hormona que regula el ciclo de vigilia-sueño", dice un estudio publicado en Psychiatric Biology.

Importante: Si puedes, saca tu computadora y televisión de la recámara, la luz que emite disminuye la producción de serotonina y no descansas adecuadamente, indica una investigación del Instituto de Medicina del Sueño, en Nueva Jersey.

2. ¿Te urge huir de la oficina?

Detrás de la falta de energía, generalmente, hay una dinámica laboral agotadora, que lleva a limitar o cancelar el tiempo para tus asuntos personales. Eso además de alterar los niveles de endorfinas produciendo la típica sensación de agotamiento, hace que la persona quiera desentenderse de cualquier pendiente en los días de descanso, o incluso, cuando está en la oficina. "A veces la persona sólo está en la oficina por cumplir el horario, pero no es realmente productiva durante el día", explica Luisa Moreno.

Comida. Incluye dos veces a la semana arroz, éste alimento aporta energía en forma de almidón y si lo combinas con pescado y verduras se convertirá en un aliado para evitar el bajón entre horas, menciona el cheff Rocco DiSparito, autor del libro Real Life Recipes.

Importante. Haz el propósito de reservar un tiempo fijo a la semana para tus actividades personales. Si logras establecer este hábito, conseguirás sentirte menos agotado y con el deseo incontrolable de pedir tus vacaciones cada 15 días.

3. Sólo juntas y juntas

La falta de motivación es cada vez más común en las personas jóvenes, a partir de 25 años, porque se llena de responsabilidades, al grado de preocuparse sólo por cumplir con requisitos del trabajo, y cuando tienen tiempo libre sucumben ante el sofá y la televisión, añade Moreno.

Comida. Si se trata de aprender a crear espacios personales (más allá de un café de cinco minutos con el compañero de oficina), puedes empezar con tu alimentación. En lugar de comer todo de un bocado, para regresar corriendo a la computadora, dedica al menos 45 minutos a esta actividad. Eso ayuda a que el intestino trabaje mejor en absorber vitaminas y minerales, y aproveche la energía que proviene de la comida.

Importante. En la oficina, siéntate con la pelvis inclinada hacia atrás de forma que el coxis quede lo más pegado posible a la silla. Apoya la planta de los pies en el suelo y relaja los hombros sin despegar la espalda del respaldo. En lo físico, enderezar la columna ayuda a respirar mejor y en lo energético es un ejercicio para recuperar la confianza, señala una investigación de Harvard Medical School.

4. ¿Eres el psicólogo de la oficina?

A veces es inevitable toparse con compañeros de trabajo o con un jefe cuya sola plática de 10 minutos te deja exhausto, debido a que desgastan tu energía emocional con quejas, rumores y exigencias.

Comida. Cuando te de hambre entre comidas opta por frutos secos (y deja una día las papitas y el café) que aportan energía en forma de azúcar, además de hierro, "lo que te ayuda a librar los ratos en que hay un bajón de energía o ansiedad, dice la nutrióloga Lucia Mercado.

Importante.

Deja de ‘engancharte' con problemas ajenos, la próxima vez que tu compañero de escritorio te busque para quejarse de los superiores o hablar mal de un conocido, sé claro en lo que no te gusta o, sencillamente, aléjate de esa persona, sugiere Albert Bernstein en su libro Vampiros Emocionales.

5. Antojitos mañaneros

La alimentación, después de la respiración, es la principal fuente de energía, si te sientes desganado tal vez ya sobre pasaste tu cuota de comida azucarada durante el día, señala Elizabeth Ward, autora de The Pocket Idiot's Guide to the New Food Pyramids.

Comida. Evitar ser parte de la estadística de quienes llegan a la oficina, se instalan en la computadora y se olvidan del desayuno. Alimentos sencillos como jugos, cereales integrales y frutas fortalecen el sistema inmunológico. Los cereales, por ejemplo, se transforman en glucosa distribuida en el organismo en forma de energía, explica Lucía Mercado.

Importante. Un 14% de la población mexicana empieza la mañana sólo con una taza de café, revela la encuesta Hábitos de Desayuno, de la Profeco. No seas parte de de dicha estadística, este hábito produce que llegues al medio día con mucha hambre y sin ‘pila' para tus actividades.

Ahora ve
Elon Musk presume Roadster, el auto deportivo eléctrico de Tesla
No te pierdas
×